La prosa de la primera mitad del siglo XIX. El costumbrismo romántico.

    0
    48

    Teniendo en cuenta que uno de los rasgos que mejor caracterizan al movimiento romántico es la búsqueda de la individualidad, de lo que nos hace diferentes, de lo propio, de lo típico, máxime en una época como esta, tan cambiante y tan amenazada por el progreso industrial, el escritor romántico se vuelve hacia sí mismo y hacia lo que lo rodea, y deja, en palabras, auténticos retratos que, unas veces sirven para divertir y otras para hacer una crítica mordaz a la situación del momento.
    De todas maneras, este esfuerzo literario de observación y de ataque sociopolítico tendrá sus frutos, en la segunda parte del siglo XIX, en la narrativa realista, que tan buenos escritores dejó en la literatura española.