¿Cómo viajaban de un lado a otro los habitantes del Antiguo Egipto? Acompáñanos a descubrir los viajes de los antiguos faraones en una tierra que hoy en día recibe a millones de turistas al año.

La civilización egipcia comenzó con la unificación de algunas ciudades en el Valle del Nilo en el año 1350 a.C y su fin se data del año 31 a.C. Todos estos años de historia pueden dividirse en tres eras o reinados con unos períodos intermedios. En cada una de estas etapas se distinguen un total de 30 dinastías distintas. Los períodos de duración de estas dinastías son diversos habiendo, así, algunas que llegaron a durar 200 años como fue la dinastía VI mientras que otras solo sobrevivieron durante un período corto de tiempo como fue la dinastía XXIV la cual solo reinó durante seis años.

El Imperio Antiguo: Es un período que llegó a abarcar un total de 1.000 años. Durante esta etapa se marcaron las bases del Estado y de la sociedad egipcia. En este momento el faraón (título dado al rey durante esta etapa histórica) ya se le consideraba un Dios y, por ello, tenía en sus manos todo el poder político y religioso. La capital se localizaba en Menfis. Los faraones que más importancia tuvieron durante este período fueron Keops, Kefren y Micerí. Fue en el año 2.200 a.C cuando un período de crisis supuso el fin de esta etapa.

El Imperio Medio: Su capital se localiza en Tebas y fue una etapa que tuvo una duración de casi 300 años. En este momento el poder del faraón se hizo mucho mayor creándose nuevas ciudades y obras públicas. Se produjo una expansión hacia el sur con la conquista de la ciudad de Nubia. Desde el año 1.800 a.C Egipto sufrió la invasión de pueblos extranjeros.

El Imperio Nuevo: Este imperio comenzó en el año 1600 a.C y tuvo una duración de 500 años. En un principio fue una etapa de esplendor. Los faraones que resaltaron fueron Tuthmosis I, Amenofis III, Akhenaton, Tutankamon y Ramsés II. Ante esto, Egipto pudo conquistar Libia y Siria. Se construyeron templos y palacios. A partir del año 1.100 a.C Egipto fue invadido por pueblos como los asirios, los persas, los griegos o los romanos.

Turismo y Viajes

El turismo y los viajes eran ya una actividad de la que se tenía conocimiento dentro del Antiguo Egipto. A pesar de que los egipcios hayan sido conocidos en la historia como un pueblo muy unido a su tierra y sin ningún interés por salir de casa, sí se sabe que estos viajaron de forma muy extensa por, principalmente, la zona de Siria, Fenicia, Creta, Chipre, Libia, Túnez, la parte oriental del continente africano, Sudán, el Mar Rojo, la costa arábiga, Persia y se piensa que también llegaron a la India mediante el Océano Índico (el conocido como “Mar del Éufrates”). 

Así, viajar en el Antiguo Egipto era visto como una especie de misión de enorme prestigio mandada por el rey de forma personal. Una persona que viajaba de un lugar a otro era muy aceptada y tenía un enorme aprecio por parte de los demás.

Por ello y, especialmente en el caso de los propios faraones, sus viajes han sido enormes empresas de comercio que tenían como finalidad la de controlar de forma política los territorios circundantes. Estos viajes supusieron un gran coste ya que en ellos se desplazaban muchos hombres.

Una de las principales razones por las que se viajaba era por la búsqueda de lugares tranquilos y de placer. También ayudó su localización geográfica a los viajeros a la hora de explorar regiones fuera de su país. Viajar era considerado un objeto de demanda social con una alta prioridad. 

El realizar visitas turísticas a sus propios monumentos era también una muy destacada razón por la que los egipcios realizaban estos viajes. Se cree que los egipcios tenían bastante interés por visitar Abidos o las pirámides de Giza con el fin de disfrutar de ellas.

Al igual que hoy en día es costumbre, en el momento en el que se viaja, el traer algo típico del lugar que se visita como una especie de recuerdo bonito o singular del propio sitio. Esta costumbre era también común durante el Antiguo Egipto.

La primera de las expediciones fue al llamado País de Punt (la localización de este lugar continúa siendo desconocida aunque sí se cree que puede corresponder a algún punto de la costa africana de cara al Océano Índico) siendo el principio en la exploración realizada al continente de África. Dentro de su región se encuentra el origen del tan codiciado incienso por los faraones. La primera referencia de expedición al País del Punt y el primer testimonio con el que contamos de una expedición llevada a cabo por egipcios se encuentra en la conocida como Piedra de Palermo.

Fueron dos siglos después cuando la VI dinastía colonizó Nubia lo cual será muy importante en el desarrollo económico posterior del país:

Viajeros destacados de Egipto

Príncipe Herkhuf: Fue un príncipe, tesorero del Rey, el mejor amigo de este y por tanto una persona de enorme confianza para él hasta tal punto que se pensaba que era el único y más importante amigo del rey. Se sabe que este príncipe realizó una gran cantidad de viajes llegando siempre a abrir nuevos caminos. Estas exploraciones tuvieron como fin el control de las rutas comerciales hacia la parte sur. A esto se le une la aventura y una de las audacias más increíbles de todos los tiempos. Así, Herkhuf consiguió una enorme fama. Este viaje tuvo una duración de siete meses lo cual es un dato importante tanto para arqueólogos como historiadores ya que les ayuda a conocer la duración de los viajes en el Antiguo Egipto. Posteriormente, realizó una segunda expedición que tuvo un éxito mayor que la primera. La tercera expedición de Herkhuf se define como un viaje con una enorme cantidad de inconvenientes. Se llegó hasta los oasis líbicos (oasis situados en el desierto Líbico que es un desierto localizado en la parte noroeste del desierto del Sahara).

Henenu: Fue un comerciante que en la dinastía XI (210-1899 a.C) se dedicaba a transportar en barco elementos para la construcción usando como canal el Mar Rojo. A través de sus viajes se puede ver la enorme potencia con la que contaba el Estado de Egipto en esa época, especialmente, en las zonas de desierto que se atravesaban y en las que era muy difícil el aprovisionamiento de todo el ejército. Gracias a los datos dados por las expediciones de Henenu se pudieron construir fortalezas con el fin de consolidar las fronteras en Egipto y hacer posible el menor avance de los pueblos de Asia.

Hatshepsut; Fue una reina- faraón de la dinastía XVIII de Egipto. Esta reina llevó a cabo la mayor expedición realizada al País de Punt Además, tanto este viaje como su reinado son el primer ejemplo conocido que se tiene de “estudio antropológico” acerca de una cultura extranjera ya que se muestra con enorme detalle toda la flora y fauna de esas regiones visitadas, de sus hombres o de las viviendas de estos. El egipto Nehesi fue el jefe de esta expedición que se llevó a cabo por partida doble, es decir, por mar y por tierra. Los navíos usados para esta expedición se denominaban “Kebenit”(barcos largos cuyas formas de navegación eran tanto a vela como a remo).

Como objetivo de este viaje se señala el de conseguir las maravillas existentes en todos los países con los productos más caros y a la vez que más demandados eran por la población. El relato de esta expedición ha servido tanto para conocer nuevos detalles del país como del proyecto que la reina Hatshepsut tenía en lo que se refiere a la expansión política y comercial que ya estaba en su mente. Así, este viaje logró la legitimación de una reina-faraón. En el viaje es importante observar todos los detalles que ofrecen tanto en lo que se refiere a preparativos como en la realización de la partida de las expediciones, cómo llegaron, nos habla de los aborígenes mostrando una descripción de estos, los artículos que se obtuvieron, el regreso y el triunfo con el que este se realizó.

Necao II: Este faraón perteneciente a la dinastía XVIII protagonizó el viaje más famoso de exploración realizado por la civilización egipcia. Este relato fue llevado a cabo por Heródoto de Halicarnaso (historiador y geógrafo de origen griego que vivió entre los años 484 y 425 a. C). Se basa en la circunnavegación del continente africano por primera vez, así, este viaje es descrito como toda una hazaña basada tanto en la exploración como en el descubrimiento.

A Necao se le conoce como el que descubrió que África se encuentra rodeada por mar. Las razones por las que se llevó a cabo este viaje son desconocidas. Se cree que pudo ser un paso anterior al desarrollo de un proyecto que contaría con una expansión mayor. Otra razón podría ser el simple deseo de obtener nuevas riquezas que beneficiaran a Egipto. Sin embargo, no se sabe con certeza si este relato es verídico o no.

Cuando los persas llegaron a Egipto, debido a que el rey persa Cambises II venció al faraón egipcio Psamético III en la denominada Batalla de Pelusio en el año 525 a.C, Egipto comenzó una época de bonanza económica como consecuencia de su buena producción interna ya que gran parte de ésta se dedicaba a exportar productos. Los persas siguieron con los proyectos ya mencionados de Necao. Por ello, se envió a Escilax a que navegara desde el lugar en el que desembocaba el río Indo hasta el Mar Rojo con el fin de poder desarrollar relaciones de manera directa entre la India y Egipto. Esta ruta se transformaría, por tanto, en una de las vías más imprescindibles dentro del Imperio Persa. Se reconstruyó el llamado “Canal de Necao” (ambicioso proyecto basado en un canal en el que se pudiera navegar y que conectara el Río Nilo con el Mar Rojo). Este canal ha sido considerado el precursor del canal de Suez. La inauguración de este tuvo lugar con una enorme ceremonia.

Con esta obra desarrollada por un rey persa terminaba una larga etapa que había supuesto una enorme exploración dentro del continente africano y que había transformado a Egipto en el centro histórico más destacado de la etapa antigua.

BIBLIOGRAFÍA

Nichol, E. (2016). Más allá del Nilo. Viajes y expediciones faraónicas en el antiguo Egipto . 16/03/20, de Sociedad Geográfica Española Sitio web: https://sge.org/publicaciones/numero-de-boletin/boletin-23/mas-alla-del-nilo-viajes-y-expediciones-faraonicas-en-el-antiguo-egipto/

Yehia Z, A. M. (2017). El Turismo y los Viajes en el Antiguo Egipto: Viaje como un Egipcio. Babelcube Inc.

Stanford,Mc.K. La vida en el antiguo Egipto: Obra completa. Cambridge Stanford Books.