El mundo laboral ha sido objeto de cambios sustanciales y se encuentra en constante proceso de evolución. La realidad del desempleo también es un factor influyente en las tendencias del mercado de trabajo.

Tras la transformación del modelo productivo de la sociedad industrial avanzada (en los llamados “países desarrollados”), la revolución tecnológica ha ganado protagonismo en las relaciones comerciales junto a la descentralización productiva. La interdependencia de los mercados está ligada al empleo masivo de las nuevas tecnologías de la información y comunicación (TIC). Las formas laborales y de hacer negocios son parte de la nueva realidad socio-económica.

En este contexto de transformación digital, las organizaciones empresariales deben incorporar los mecanismos tecnológicos y tener en cuenta la innovación. Las formas de negocio  se encuentran influidas por la obtención e interpretación de información, por lo que son muy demandados profesionales en sectores relacionados con el Big Data, la analítica, la programación o la dirección de sistemas. Del mismo modo, la gestión del capital humano se ha convertido en un factor importante para las empresas. Asimismo, el comercio internacional está destacando por su potencialidad. Por otro lado, el marketing es esencial en la estrategia empresarial y constituye una herramienta fundamental para el rendimiento de las organizaciones. El marketing digital y la publicidad son ámbitos corporativos indispensables y están relacionados con sectores como la comunicación y el diseño.

La opción por el autoempleo ha sido una apuesta acogida por numerosas personas con dificultad de encontrar un trabajo estable. Además, esta vía de empleo también ha sido admitida por parte de diversas administraciones estatales en distintos niveles, de tal modo que se han llevado a cabo actuaciones públicas que favorecen diferentes fórmulas de “autoempleo”.

Dichas vías administrativas referentes al trabajo posibilitan la aparición de novedosas formas de organización laboral al plegarse a la flexibilidad de las nuevas configuraciones de las dinámicas empresariales. Existen programas dirigidos al fomento del autoempleo y a la creación de empresas. Si bien es cierto que las políticas de empleo no definen de modo conclusivo la realidad socio-laboral, también es claro que estos cauces jurídico-administrativos influyen en la orientación del mercado laboral, en este caso respecto a la capacitación para el autoempleo.

La concepción misma de trabajo está sufriendo transformaciones. La centralidad del contrato de trabajo se está desplazando como institución vertebradora de las relaciones laborales. Para muchos esto implica inseguridad, precariedad y un aumento de la dependencia contraria a lo que el concepto de autónomo en un principio sugiere. En cualquier caso, el trabajo asalariado por cuenta ajena no está desapareciendo, pero sí existe un incremento del trabajo por cuenta propia que se intercala con el primero.

En esta línea, no sólo ha ganado protagonismo la figura del autónomo, sino también la del emprendedor. De este modo, se fomenta un tipo de “cultura emprendedora” para promover competencias dirigidas a la toma de iniciativas por cuenta propia para asumir riesgos en el desarrollo de empresas con la finalidad de obtener réditos.

¿Quieres aprender a construir una carrera por cuenta propia gestionando tu marca personal?

Desde Academia Play te recomendamos este curso de Domestika sobre las claves y herramientas para triunfar siendo tu propio jefe impartido por la diseñadora y letrista freelance Martina Flor.

Este curso te introduce en el mundo del trabajo freelance a través de una experiencia personal sobre la construcción de un estudio de lettering y tipografía.

Podrás sacar partido a tu actividad creativa mediante la gestión autónoma de tu profesión y conociendo las mejores estrategias para encontrar clientes. Está especialmente enfocado para creativos de distintos ámbitos como diseñadores, fotógrafos o ilustradores.

¡Lánzate y aprende sobre la experiencia de ser tu propio jefe!

1 COMENTARIO