CargandoGUARDAR COMO FAVORITO

Ambos son periodos de transición hacia el Neolítico. La gran revolución neolítica ocurrió cuando el hombre pasa de ser nómada a ser sedentario y de tener una economía cazadora recolectora (caza, pesca y recolección) a productora, pues aparece la agricultura y la ganadería. Esto ocurrió hace unos 9000 años.

Durante muchos años el periodo de transición entre el Paleolítico (Piedra antigua) y el Neolítico (piedra nueva) fue el Mesolítico (Piedra media). Estos términos junto con el término de “prehistoria” fueron popularizados por el matemático y divulgador científico Sir John Lubbock (1834-1913). A principios del Siglo XX algunos autores empezaron a usar el vocablo Epipaleolítico, que quiere decir “por encima del Paleolítico”. Y es aquí cuando viene la confusión.

Doggerland. Antigua masa de tierra en el mar del Norte, que conectaba la isla de Gran Bretaña con el continente europeo durante la última Edad de Hielo.

A grosso modo podríamos enmarcar las sociedades epipaleolíticas entre el 12.000 – 8.500 AP (antes del presente) y las sociedades mesolíticas entre el 9.000 – 7.200 AP. Ubicadas en toda Europa, fueron sociedades de cazadores-recolectores que ubicaban sus hábitats en zonas estratégicas para poder controlar mejor los recursos de subsistencia. Nos encontramos en el final de la última glaciación, donde se producen grandes cambios climáticos, regeneración forestal, aumento del nivel del mar, anegando zonas como las tierras de Doggerland. Se extinguieron o emigraron los grandes mamíferos que habían formado la base de la dieta del hombre del Paleolítico Superior: el mamut lanudo y el rinoceronte lanudo, entre otros, desaparecieron, y animales como el reno y el bisonte emigraron hacia zonas más septentrionales. Por el contrario prosperaron animales de costumbres menos gregarias, cuya caza resultaba más compleja: ciervos, corzos, jabalíes, conejos, etc. Para cazarlos el hombre utilizó, probablemente, perros, el primer animal que domesticó, ya a finales del Paleolítico Superior. Todos estos cambios se tradujeron en una mayor productividad ambiental y mayor posibilidad para encontrar alimento con una diversificación en la dieta, acompañado de una reducción de la movilidad que fue dando lugar a una progresiva sedentarización y un aumento demográfico y competencia territorial. Hubo importantes cambios y renuncias como el abandono del imponente arte rupestre.

Living Mesolithic Project | Frank Wiersema Photography

La diferencia fue marcada por las sociedades mesolíticas que se convirtieron en lo que
antropológicamente se conoce como “sociedades cazadoras-recolectoras complejas”, ya que buscaron y se adaptaron a un espectro más amplio para su subsistencia. Aunque la caza seguía siendo la actividad principal, se intensificó la pesca, la caza de aves y pequeños mamíferos, la recolección de vegetales y frutos (su procesado y almacenaje), y la recolección de moluscos, satisfaciendo la demanda demográfica.
Con estas sociedades también aparecen las primeras necrópolis, demostrando el interés cultural, social e ideológico de estas gentes, a la vez que reivindicaban su identidad y territorio. Los campamentos se hacen cada vez más estables. Las construcciones son más consistentes (aunque aún se mantienen campamentos temporales para batidas de caza estivales), y con el aumento demográfico se buscan nuevos asentamientos en zonas ricas de recursos, como cuencas fluviales, zonas de litoral, cercanas a valles, montañas y zonas de bosque.

En el siguiente cuadro podemos encontrar diferencias entre las sociedades epipaleolíticas y mesolíticas:

El Epipaleolítico no es aceptado por toda la comunidad científica y, actualmente, es un término utilizado de diferentes maneras:

  • en el ámbito anglosajón generalmente se usa como sinónimo de Mesolítico.
  • en el área de influencia académica francesa se suele establecer una clara diferencia entre ambos:
    • Mesolítico se reservaría para aquellas sociedades de cazadores-recolectores que por sí solas, debido a sus propios procesos internos a lo largo del tiempo, terminaron transformándose en agricultores.
    • Epipaleolítico sería de aplicación a aquellas otras que sólo cambiaron su economía depredadora por una productora debido a influencias externas (contactos con pueblos ya neolitizados).
  • una tercera tendencia sería la de aquellos autores que identifican Epipaleolítico con las sociedades del Holoceno inicial de clara tradición paleolítica y Mesolítico con sus sucesoras.

 

 

Bibliografía

Prehistoric Times. John Lubbock  (1865)

La prehistoria en el mundo. André Leori-Gourhan (2002) (AKAL)

Prehistoria antigua de la Península Ibérica. Mario Menéndez. UNED 2012.

Prehistoria I. Las primeras etapas de la Humanidad. VV.AA. UNED.

La Prehistoria y su metodología. VV.AA. UNED.