Se conoce como Telegrama Zimmermann al telegrama interceptado por los británicos que el ministro de Asuntos Exteriores del Imperio Alemán, Arthur Zimmermann, envió a Heinrich von Eckardt, el embajador alemán en México. Este evento precipitó la entrada de Estados Unidos en la Primera Guerra Mundial.

“proponemos a México una alianza sobre las siguientes bases: hacer la guerra juntos, declarar la paz juntos”

El primer destinatario del mensaje era el embajador alemán en Estados Unidos, el conde Johann Heinrich von Bernstorff, para hablar de la guerra de submarinos. Este último debía retransmitir el mensaje a von Eckardt, pues la segunda parte del mismo contenía instrucciones de proponer al presidente mexicano Venustiano Carranza entrar en la guerra del lado de las Potencias Centrales en el caso de que Estados Unidos rompiese su neutralidad ante la guerra submarina que Alemania quería iniciar.

El presidente Wilson ante el Congreso, anunciando la ruptura en las relaciones oficiales con Alemania el 3 de febrero de 1917.

Los beneficios principales del acuerdo para México serían los territorios de Nuevo México, Texas y Arizona. El pacto debía hacerse de forma secreta en el preciso momento en el que la guerra con Estados Unidos estuviera asegurada. Pero las instrucciones no se detenían en este punto, pues von Eckardt debía persuadir al presidente mexicano para convidar a Japón a formar parte de esta alianza. Es decir, que México se sitúe como agente intermedio entre Japón y Alemania.

El contenido del telegrama es el siguiente:

Nos proponemos comenzar el primero de febrero la guerra submarina, sin restricción. No obstante, nos esforzaremos para mantener la neutralidad de los Estados Unidos de América.

En caso de no tener éxito, proponemos a México una alianza sobre las siguientes bases: hacer la guerra juntos, declarar la paz juntos; aportaremos abundante ayuda financiera; y el entendimiento por nuestra parte de que México ha de reconquistar el territorio perdido en Nuevo México, Texas y Arizona. Los detalles del acuerdo quedan a su discreción.

Queda usted encargado de informar al presidente de todo lo anteriormente dicho, de la forma más secreta posible, tan pronto como el estallido de la guerra con los Estados Unidos de América sea un hecho seguro. Debe además sugerirle que tome la iniciativa de invitar a Japón a adherirse de forma inmediata a este plan, ofreciéndose al mismo tiempo como mediador entre Japón y nosotros.

Haga notar al Presidente que el uso despiadado de nuestros submarinos ya hace previsible que Inglaterra se vea obligada a pedir la paz en los próximos meses.

Telegrama Zimmermann

El telegrama Zimmermann también fue un factor significativo en la pugna por dirigir la opinión pública por la prensa mexicana en la Primera Guerra Mundial, para inclinarla favorablemente hacia los bandos beligerantes que apoyaban (de la Parra 1986). El diario El Universal era favorable a los Aliados, con una especial cercanía a Estados Unidos. Por su parte, El Demócrata mantenía una posición germanófila, por lo que apoyaba a las Potencias Centrales. Ambos diarios fueron importantes en la prensa del país durante el período de reconstrucción de México. Tanto el uno como el otro representaron un periodismo moderno ligado a la producción industrial y determinantes en las relaciones e influencias políticas. Mantuvieron una línea ideológica contraria entre sí y apoyaron a facciones internacionales marcadamente distintas.

En el año 1917, el día 1 de marzo, El Universal publicó la noticia de una proposición de alianza por parte del gobierno alemán hacia México. Esto causó gran impacto interno e internacional por la posible alianza germano-nipona-mexicana en la Gran Guerra. El Universal publicó la transcripción de la copia de las instrucciones que poseía el gobierno de Estados Unidos y, en su línea editorial, reprobó las pretensiones alemanas.

U-Boot 155 exhibido en Londres después de la Primera Guerra Mundial.

Ha sido frecuente la interpretación por la cual el mensaje se envió por tres rutas: una por radio y otras dos por cables telegráficos transatlánticos de los gobiernos neutrales de Estados Unidos y Suecia. Sin embargo, sólo se ha podido comprobar una de las vías. La comunicación se envió desde la embajada estadounidense en Berlín a través de un cable diplomático a Copenhague, para después llegar a Londres y finalmente a Washington. Fue William Reginald Hall, el director de la División de la Inteligencia Naval y cabeza de la sección de criptoanálisis de la Oficina del Almirantazgo y Asuntos Marinos británica conocida como Room 40, quien propagó la versión de las tres rutas con fines estratégicos. La Room 40 que interceptó y decodificó el telegrama Zimmermann.

En definitiva, el telegrama Zimmermann fue el elemento detonador de la entrada oficial de Estados Unidos en la Gran Guerra. Además, el telegrama impulsó una oleada de sentimientos contrarios a Alemania por parte de la población estadounidense. La interceptación de este mensaje fue un detonante bélico de las tensiones existentes, pero no se puede entender como una causa única y exclusiva. Se trató principalmente de un factor que el Imperio británico empleó en las relaciones geoestratégicas y que obtuvo a través de sus servicios de inteligencia.

 

 

Bibliografía

De la Parra, Y. (1986). La Primera Guerra Mundial y la prensa mexicana. Estudios de historia moderna y contemporánea de México. N. 10, pp. 155-176.

Wertheim Tuchman, B. y Tremps, E. (1979). El telegrama Zimmermann. Barcelona: Argos Vergara.