Es conocida la faceta artística de ambos personajes tan determinantes en el desarrollo político del siglo XX. Tanto Hitler como Churchill cultivaron la pintura y realizaron numerosas obras que actualmente se pueden contemplar con distancia crítica.

El dictador alemán relata en Mein Kampf su vocación artística y su intención de convertirse en pintor. Sin embargo, el joven Hitler no logró ser admitido en la Academia de Bellas Artes. Por su parte, Churchill se dedicó a su vocación pictórica con especial intensidad tras dimitir de su puesto de Primer Lord del Almirantazgo en 1915. El placer que le producía la pintura le ayudaba a paliar las etapas de la depresión que sufría y que padeció durante toda su vida.

Normalmente, la celebridad de los autores de las obras que ahora nos ocupan es el motivo principal del interés que se tiene por ellas. La relevancia política de los personajes ha hecho que se eclipse el valor o desvalor de las pinturas consideradas en sí mismas.

A continuación, ofrecemos una selección de pinturas de cada uno de estos personajes históricos.

Pinturas de Churchill

1. A Room at Breccles, Norfolk

2. Daybreak at Cassis, near Marseilles

3. The Pont du Gard

4. The Goldfish Pool at Chartwell

5. Daybreak at Cassis

6. Cork Trees Near Mimizan

7. Long Gallery at Sutton Place, near Guildford

8. Marlborough Tapestries at Blenheim

9. Randolph Churchill Reading

10. Mells, Somersetshire

Pinturas de Hitler

1. Hofbräuhaus

2.Iglesia de San Pedro, Munich

3. Viejo edificio entre árboles

4. Iglesia de San Carlos, Viena

5. Ópera de Viena

6. Ratzenstadl (nido de ratas)

7.Patio del Alter Hof, Munich

8.Campo de batalla con tanques

9. Castillo e iglesia de Perchtoldsdorf

10. Castillo de Neuschwanstein

 

Dibujos atribuidos a Hitler

Como se puede observar, el estilo de Hitler mantiene una línea más marcadamente realista y se centraba en paisajes urbanos y rurales detallados. También pintó paisajes en ruinas desolados por la guerra, algunos con la presencia de elementos militares destruidos. Asimismo, se aprecia cierta tosquedad en la técnica y un especial interés en las estructuras arquitectónicas.

La pintura de Churchill se encuentra más próxima al impresionismo. De este modo, emplea una pincelada mucho más suelta y plasma los juegos de luces. La luminosidad y los contrastes de sombras son elementos determinantes en sus obras. Lo importante para las pinturas de tendencia impresionista, como las de Churchill, es la captación del acto perceptivo y la plasmación del momento de luz.

¿Cuál es tu veredicto?