En el siglo II d. C. un prestigioso médico griego adquirió una fama legendaria, su nombre era Galeno. Nacido en Pérgamo, actual Bergama, en Turquía, en el año 129 d. C. pertenecía a una familia adinerada y por tanto pudo dedicarse a estudiar. Exploró múltiples facetas como la astronomía, la filosofía, la arquitectura, etc. hasta que finalmente se centró en la medicina.

A los veinte años se convierte en discípulo (therapeutes) del dios Asclepio en el Asclepeion de Pérgamo durante cuatro años, para después estudiar en Esmirna, Corinto, donde toma contacto con la obra de Hipócrates marcándole su trabajo posteriormente. Posteriormente, en Alejandría, aprendería la importancia de los estudios anatómicos y fisiológicos.

 

3 COMENTARIOS

Comments are closed.