El 1 de mayo se conmemora el Día Internacional de los Trabajadores, siendo una festividad nacional en la mayoría de países del mundo. Este día es utilizado frecuentemente para hacer valer las reivindicaciones sociales y laborales de la clase trabajadora. Pero, ¿a qué debemos exactamente la celebración de esta jornada tan recordada?

Icónica fotografía titulada “Almuerzo en lo alto de un rascacielos”, tomada en la ciudad de Nueva York durante la Gran Depresión en 1932

Antecedentes

En la segunda mitad del siglo XIX, Estados Unidos estaba en pleno proceso de transformación durante la Segunda Revolución Industrial. Después de sufrir los envites de la sangrienta Guerra de Secesión, el gigante americano se erigía como la nueva potencia emergente apoyándose para ello en un potente sector industrial. Pero a pesar de este supuesto progreso, existían unas condiciones laborales sumamente precarias para la mayoría de los trabajadores, siendo frecuente incluso el trabajo infantil. Debido a estas condiciones, las esperanzas de poder alcanzar algún día el ‘sueño americano‘ eran más bien escasas.

Por estas fechas, tenían lugar jornadas maratonianas en las fábricas a cambio de recibir salarios muy bajos. Ante la resistencia de los patrones a mejorar las condiciones de sus trabajadores, se crearon los primeros sindicatos y asociaciones afines con el fin de luchar por una vida laboral más digna. La reivindicación de la jornada laboral de ocho horas se convirtió en uno de los objetivos prioritarios para la empobrecida clase obrera, la cual sufría todo tipo de penurias a costa del beneficio de unos pocos. Aunque la Ley Ingersoll de 1868 había establecido la duración de ocho horas, esta rara vez se cumplía.

Los Mártires de Chicago

Hacia finales del siglo XIX, Chicago se había convertido en una de las principales ciudades de Estados Unidos en cuanto a número de habitantes y producción industrial se refería. Sin embargo, este crecimiento venía aparejado de un grave deterioro en las condiciones de vida de las clases más humildes. Por esta razón, los choques entre obreros y patrones eran cada vez más frecuentes y violentos. Más tarde, tuvo lugar un acontecimiento clave para la clase obrera.

El 1 de mayo de 1886, cientos de miles de trabajadores iniciaron una huelga general en protesta por sus pésimas condiciones de trabajo y con el objetivo de establecer de forma efectiva la jornada laboral de ocho horas. Esta era una de las principales reivindicaciones del movimiento obrero. Todas las fábricas secundaron la huelga, a excepción de la de McCornick, que contrató a contrahuelguistas para sacar adelante la producción.

Lo que prometía ser una jornada pacífica pronto adquiriría tintes dramáticos. La policía trataba de vigilar que no se produjeran altercados por los manifestantes durante los días de la protesta. Ese era el ambiente, cuando el 4 de mayo estalló una bomba en plaza de Haymarket de Chicago. En la actualidad no se sabe con demasiada certeza quién se encargó de lanzar el artefacto explosivo, alimentándose todo tipo de teorías conspiratorias.

Grabado de la explosión ocurrida en la Revuelta de Haymarket

La bomba acabó con la vida de seis policías. Como consecuencia de este ataque, el cuerpo policial cargó contra los manifestantes produciéndose unas 40 muertes. Posteriormente se buscaron culpables entre los potenciales sospechosos de haber provocado el atentado. El jurado que se formó para enjuiciar a los acusados recibió fuertes presiones con el fin de condenar sin fisuras a los huelguistas. Como curiosidad, el periodista y revolucionario cubano José Martí se encargó de cubrir el caso para La Nación de Buenos Aires.

Como consecuencia de aquel juicio considerado ilegítimo, Oscar N. Neebe, Micheal Schwab y Samuel Fielden fueron condenados a cadena perpetua. Así mismo, George Engel, Adolph Fischer, Albert Parsons, August Vicent Theodore Spies y Louis Lingg recibieron la pena capital al ser acusados de la autoría intelectual del atentado. Todos ellos se encontraban en el punto de mira de las autoridades locales debido a sus incendiarias proclamas en contra del capital inspiradas por la ideología anarquista o comunista.

August Pies llegaría a proclamar la siguiente frase: “El patriotismo es el único refugio de los infames“. Otro famoso alegato fue el de Lingg: “¿Qué significa la ley y el orden? Sus representantes son policías y entre éstos hay muchos ladrones”. Como es obvio, estas polémicas declaraciones no ayudaron demasiado a la defensa de los condenados. Ante la falta de pruebas, la sed de venganza, la movilización de la prensa en contra de los acusados y el supuesto patriotismo abanderado por las autoridades, hicieron el resto del trabajo.

Finalmente, el 11 de noviembre de 1887 cuatro de los acusados fueron ejecutados en la horca. Louis Lingg se había suicidado anteriormente en su celda. Estos cinco hombres pasarían a la historia como los “Mártires de Chicago“. Mas sus muertes no fueron en vano, ya que el dolor y el resentimiento provocados por aquella injusticia propició que la jornada laboral de ocho horas se convirtiese en una realidad de facto. El posterior gobernador de Illinois, John P. Altgeld, declaró que los Mártires de Chicago habían sido víctimas de un complot, indultando en 1893 a los otros tres condenados que quedaban.

Celebración del 1 de mayo

En la mayoría de los países del mundo se celebra el Día Internacional de los Trabajadores el 1 de mayo, en conmemoración a los Mártires de Chicago. En esta fecha tan recordada, son muy frecuentes las marchas multitudinarias en defensa de los derechos laborales, principalmente por parte de asociaciones sindicales y partidos de izquierda, si bien también suelen participar ciudadanos de todas las ideologías. Durante el papado de Pío XII se estableció el 1 de mayo como la celebración de San José Obrero.

A modo de anécdota, en Estados Unidos, Canadá y otros países se celebra el Labor Day el primer lunes de septiembre, evitando de esta manera el 1 de mayo por sus claras connotaciones políticas. Sea como fuere, a día de hoy se hace necesario recordar más que nunca que la jornada laboral de ocho horas, al igual que otros muchos derechos, se consiguió gracias al sacrificio y la lucha de personas que no dudaron en arriesgar su propia vida para que otros pudieran tener un mejor porvenir en el futuro.

Manifestación del Primero de Mayo en París, en el año 2000

Bibliografía:

Carmona, J. (2018). ‘Los Mártires de Chicago: la historia del mayor complot judicial de Estados Unidos’. Público. https://www.publico.es/culturas/martires-chicago-historia-del-mayor-complot-judicial-estados-unidos.html

Elperiodico. (2022). ¿Por qué el 1 de mayo se celebra el Día del Trabajador? https://www.elperiodico.com/es/primero-de-mayo/20220501/1-mayo-por-que-dia-trabajador-7946645#:~:text=Los%20M%C3%A1rtires%20de%20Chicago,capital%20del%20Estado%20de%20Illinois.

UGT. ‘La Historia del Primero de Mayo’. http://portal.ugt.org/ugtpordentro/historia1demayo.htm