Después de Cervantes, Benito Pérez Galdós ha sido considerado el mayor novelista español. En estas líneas que extraemos de sus famosos Episodios Nacionales nos habla de la idea de patria, que pone en mente del protagonista del primer episodio nacional: Trafalgar.

Benito Perez Galdós nació en Las Palmas de Gran Canaria en 1843, allí pasó su infancia junto a su familia. Su padre le contaba relatos de cuando la guerra contra el francés y parece ser que ese fue el germen de su posterior vocación a escribir. En 1862 se trasladó a Madrid para estudiar en la universidad y entrando en los círculos intelectuales del momento: conoció a Francisco Giner de los Ríos, fundador de la Institución Libre de Enseñanza; también frecuentó el Ateneo de Madrid, donde conoció a Leopoldo Alas Clarín. No era frecuente verle en clase, llegó a ser conocido por los frecuentes novillos y su labor de periodista y escritor impidió que acabara la carrera de Derecho.

Comenzó a escribir los Episodios Nacionales en 1873. Estos recogían los recientes acontecimientos que vivieron los españoles a principios del siglo XIX. Fueron en total 46 episodios, en cinco series de diez novelas cada una, menos la última que quedó inacabada. Comenzaba esta serie con la batalla de Trafalgar y acaba con la restauración de Alfonso XIII. Los Episodios Nacionales, a parte de un relato literario excelente, son además una crónica del siglo XIX español. Benito Perez Galdós fue hijo de las generaciones que comenzaron el siglo y él mismo vivió hasta 1920, por tanto constituye una fabulosa crónica de los acontecimientos de aquellos años.

En el primer episodio, Trafalgar, nos relata la batalla entre la flota inglesa liderada por Nelson y la flota combinada franco-española a las órdenes de Villenueve. Justo cuando el protagonista embarca en uno de los navíos españoles, nos relata su idea de patria, aquí os facilitamos el fragmento:

“Por primera vez entonces percibí con completa claridad la idea de la patria, y mi corazón respondió a ella con espontáneos sentimientos, nuevos hasta aquel momento en mi alma. Hasta entonces la patria se me representaba en las personas que gobernaban la nación, tales como el Rey y su célebre Ministro, a quienes no consideraba con igual respeto. Como yo no sabía más historia que la que aprendí en la Caleta, para mí era de ley que debía uno entusiasmarse al oír que los españoles habían matado muchos moros primero, y gran pacotilla de ingleses y franceses después. Me representaba, pues, a mi país como muy valiente; pero el valor que yo concebía era tan parecido a la barbarie como un huevo a otro huevo. Con tales pensamientos, el patriotismo no era para mí más que el orgullo de pertenecer a aquella casta de matadores de moros.

Pero en el momento que precedió al combate, comprendí todo lo que aquella divina palabra significaba, y la idea de nacionalidad se abrió paso en mi espíritu, iluminándolo y descubriendo infinitas maravillas, como el sol que disipa la noche, y saca de la obscuridad un hermoso paisaje. Me representé a mi país como una inmensa tierra poblada de gentes, todos fraternalmente unidos; me representé la sociedad dividida en familias, en las cuales había esposas que mantener, hijos que educar, hacienda que conservar, honra que defender; me hice cargo de un pacto establecido entre tantos seres para ayudarse y sostenerse contra un ataque de fuera, y comprendí que por todos habían sido hechos aquellos barcos para defender la patria, es decir, el terreno en que ponían sus plantas, el surco regado con su sudor, la casa donde vivían sus ancianos padres, el huerto donde jugaban sus hijos, la colonia descubierta y conquistada por sus ascendientes, el puerto donde amarraban su embarcación fatigada del largo viaje; el almacén donde depositaban sus riquezas; la iglesia, sarcófago de sus mayores, habitáculo de sus santos y arca de sus creencias; la plaza, recinto de sus alegres pasatiempos; el hogar doméstico, cuyos antiguos muebles, transmitidos de generación en generación, parecen el símbolo de la perpetuidad de las naciones; la cocina, en cuyas paredes ahumadas parece que no se extingue nunca el eco de los cuentos con que las abuelas amansan la travesura e inquietud de los nietos; la calle, donde se ven desfilar caras amigas; el campo, el mar, el cielo; todo cuanto desde el nacer se asocia a nuestra existencia, desde el pesebre de un animal querido hasta el trono de reyes patriarcales; todos los objetos en que vive prolongándose nuestra alma, como si el propio cuerpo no le bastara.

Yo creía también que las cuestiones que España tenía con Francia o con Inglaterra eran siempre porque alguna de estas naciones quería quitarnos algo, en lo cual no iba del todo descaminado. Parecíame, por tanto, tan legítima la defensa como brutal la agresión; y como había oído decir que la justicia triunfaba siempre, no dudaba de la victoria. Mirando nuestras banderas rojas y amarillas, los colores combinados que mejor representan al fuego, sentí que mi pecho se ensanchaba; no pude contener algunas lágrimas de entusiasmo; me acordé de Cádiz, de Vejer; me acordé de todos los españoles, a quienes consideraba asomados a una gran azotea, contemplándonos con ansiedad; y todas estas ideas y sensaciones llevaron finalmente mi espíritu hasta Dios, a quien dirigí una oración que no era Padre-nuestro ni Ave-María, sino algo nuevo que a mí se me ocurrió entonces. Un repentino estruendo me sacó de mi arrobamiento, haciéndome estremecer con violentísima sacudida. Había sonado el primer cañonazo.”