De 1910 a 1945, la península de Corea estuvo bajo el férreo control del Imperio Nipón. Tras la derrota de Japón en la Segunda Guerra Mundial, Corea fue repartida entre las potencias vencedoras. El sur estuvo controlado por los Estados Unidos y el norte por la Unión Soviética. La nación quedó dividida por el paralelo 38. Tras una larga guerra y sin la firma de un tratado de paz, dicha división continua hasta nuestros días.

Corea
Imagen de dos niños durante el conflicto de Corea

Guerra de Corea (1950-1953)

El 9 de septiembre de 1948 quedó proclamada la República Popular Democrática de Corea (Corea del Norte) y Kim Il-Sung asumió el poder, apoyado por la URSS. En ese mismo año, en el sur, el nacionalista Syngman Rhee se convirtió en el primer presidente de la República de Corea (Corea del Sur) con el apoyo de Estados Unidos. Los intentos para una reunificación de la península coreana fracasaron estrepitosamente. Las profundas diferencias ideológicas entre los dos territorios cristalizaron el 25 de junio de 1950. En dicha fecha el dirigente de Corea del Norte, Kim Il-Sung, invadió el sur, dando comienzo a la Guerra de Corea (1950-1953). Dicho enfrentamiento se considera uno de los episodios más tempranos de la Guerra Fría. En tan sólo dos meses, las fuerzas del sur fueron repelidas hasta el perímetro de Pusan. Estados Unidos decidió intervenir en el conflicto junto con el apoyo de otros 15 miembros de la ONU al mando del general Douglas MacArthur.

Con el objetivo de disminuir la presión sobre las fuerzas acantonadas en Pusan, el general MacArthur ordenó un desembarco en Incheon el 15 de septiembre de 1950. En una operación sumamente arriesgada, las tropas de las Naciones Unidas encontraron escasa resistencia y avanzaron rápidamente hasta Seúl. Ante este contraataque, el ejército de Kim Il-Sung se vio obligado a retirarse hacia el norte. Las tropas de Pusan pudieron avanzar hasta enlazar con el ejército de las Naciones Unidas. El objetivo de salvar a Corea del Sur había funcionado. Ante la perspectiva de unificar a toda Corea bajo un único gobierno al mando de Syngman Rhee, Estados Unidos siguió avanzando hacia el norte. Ante esta respuesta, la República Popular China advirtió de una intervención militar si se sobrepasaba el río Yalú (frontera natural entre China y Corea del Norte). El dirigente chino Mao Zedong buscó el apoyo de la URSS ya que temía una guerra abierta contra Estados Unidos si lograba ocupar toda la peninsula coreana. No obstante, la Unión Soviética no quiso intervenir en el conflicto y tan solo prestó apoyo logístico.

El 19 de octubre de 1950 tuvo lugar el asalto de la República Popular China, con  tropas del Ejército Popular de Liberación al mando del general Peng Dehuai. Dicho contingente frenó al ejército de la ONU, que hubo de retroceder de nuevo hasta el paralelo 38. El 4 de enero de 1951, fuerzas chinas y norcoreanas capturaron Seúl, que fue reconquistada por Estados Unidos el 14 de marzo de ese mismo año gracias a una audaz maniobra del teniente general Matthew Ridgway. Poco después, el 11 de abril, el general MacArthur fue relevado por Matthew Ridgway, debido a las profundas discrepancias con Truman y por la estrategia llevada a cabo por el gobierno estadounidense para poner fin al conflicto.

Ante el empate técnico militar, se llevaron a cabo negociaciones que concluyeron con la firma del Armisticio el 27 de julio de 1953, quedando ambas zonas separadas de nuevo por el paralelo 38. Se acordó crear una Zona Desmilitarizada en Panmunjon, en torno a dicho paralelo. Sin embargo, nunca se llegaría firmar un tratado de paz.

Guerra Corea
La Guerra de Corea entre Norte y Sur entre 1950-1953 escondía detrás un enfrentamiento mayor entre EEUU y la URSS

Trascendencia y balance de la Guerra de Corea

El final de la Guerra de Corea volvió a dejar la península dividida en dos partes a ambos lados del paralelo 38. Corea del Sur y sus aliados tuvieron cerca de 778.000 bajas entre muertos, heridos y desparecidos. Estados Unidos perdió 54.000 hombres entre muertos y heridos. Cerca de 28.500 soldados estadounidenses siguen resguardando la frontera de Corea del Sur en la actualidad.

Por otro lado, se estima que Corea del Norte tuvo entre 1.200.000 y 1.500.000 bajas. El ejército estadounidense bombardeó la RPDC durante tres años quedando muchas ciudades destruidas y algunas completamente demolidas, dejando millones de personas sin hogar. La República Popular China sufrió cerca de 500.000 bajas.

El total de víctimas de la Guerra de Corea es muy difícil de cuantificar ya que varía enormemente según la fuente consulta, aunque las cifras más aproximadas hablan de alrededor de unos 3 millones de personas entre muertos y desaparecidos.

paralelo 38
Tropas estadounidenses atravesando el paralelo 38

Trayectoria de Corea del Norte (RPDC)

En la RPDC, el líder Kim Il-Sung dirigió el país desde 1948 hasta su fallecimiento en 1994. Su organización política es oficialmente una república socialista de ideología Juche. Sus principios se basan en la independencia económica y política frente a potencias extranjeras, el ejército como pilar fundamental del Estado (songun), el voluntarismo, la exaltación de los símbolos nacionales, un fuerte culto a la personalidad de sus líderes y el respeto a la cultura tradicional coreana. Este país está considerado como uno de los últimos bastiones del comunismo. En los años 70 se crearon los primeros gulags para disidentes políticos.

Kim Il-Sung fue nombrado ‘Presidente Eterno de la República’ tras su muerte. El 8 de octubre de 1997, Kim Jong-il, hijo de Kim Il-Sung, fue elegido Secretario General del Partido del Trabajo y en 1998, presidente de la Comisión Nacional de Defensa. Anteriormente, tras el colapso de la URSS en 1991, el país había entrado en una grave crisis económica. Entre 1995 y 1998, tuvo lugar la llamada ‘Ardua Marcha’. Durante este período la mayor parte de la población sufrió hambruna crónica. Se estima que perecieron entre 500.000 y 3 millones de personas. En el plano político, se acercaron posiciones con la República Popular China. Este país se convertiría en el principal aliado de Corea del Norte tras la disolución de la URSS.

En junio del año 2000 tuvo lugar el primer acercamiento político entre las dos Coreas con la apertura del polígono industrial de Kaesong de capital privado surcoreano. A pesar de ello, el presidente estadounidense George W. Bush incluyó a la RPDC dentro del Eje del Mal en 2002. En julio de 2006, la RPDC fue duramente sancionada por el desarrollo de su programa nuclear. Dicho programa nuclear fue desarrollado alegando motivos de autodefensa frente a un posible ataque de Estados Unidos o de otras potencias extranjeras.

En diciembre de 2011 Kim Jong-il falleció y su hijo, el joven Kim Jong-un asumió el poder. Kim Jong-un realizó numerosas purgas en el ejército y en el Partido con el fin de consolidar su poder. A partir de 2018, el líder norcoreano inició una nueva política conciliadora hacia Seúl. Actualmente la RPDC busca relanzar su imagen en el exterior para afrontar las duras sanciones económicas impuestas por Estados Unidos, por medio de cumbres internacionales como la de Singapur en 2018 o Hanói en 2019. Hasta el momento, dichas cumbres se han saldado sin ningún acuerdo firme.

Trayectoria de Corea del Sur (República de Corea)

Entre 1953 y 1960, Syngman Rhee estableció una dictadura militar en la República de Corea. Entre 1960 y 1962, el presidente Yun Bo-seon trataría de construir una república democrática. Sin embargo, dicho intento fracasaría con la llegada al poder de Park Chung-hee tras un golpe de Estado en 1961. Posteriormente, Park Chung-hee ganaría las elecciones de 1963, 1967 y 1971 mediante técnicas fraudulentas. En 1979, el jefe de inteligencia Kim Jae-gyu asesinó a Park Chung-hee en circunstancias nunca aclaradas. Tras un breve período de mandato de Choi Kyu-hah, el militar Chun Doo-hwan controlaría el poder de manera autoritaria en la década de los 80. Durante todo este período se llevaron a cabo persecuciones contra la oposición política. En 1988 tuvieron lugar los Juegos Olímpicos de Seúl. Dichos Juegos fueron considerados como el gran impulso que necesitaba el país. En 1992, el presidente Roh Tae-woo empezó a construir una democracia real. En 1993, Kim Young-sam se convirtió en el primer presidente civil que gobernaba la República de Corea desde 1961.

A finales de 1997, Kim Dae-jung ganó las elecciones, iniciando una nueva etapa en la política surcoreana. La llegada al poder del presidente Kim Dae-jung supuso un cambio radical en torno a las relaciones con la RPDC, iniciando la llamada ‘Sunshine Policy’ (coexistencia pacífica y cooperación) con el objetivo de reducir las tensiones y establecer un diálogo efectivo entre las 2 Coreas. Esta política daría como resultado la primera Cumbre Intercoreana celebrada del 13 al 15 de junio del 2000. En reconocimiento a su labor en la lucha por los derechos humanos en Asia y promover la reconciliación con la RPDC, Kim Dae-jung fue galardonado con el Premio Nobel de la Paz en octubre del 2000. Su sucesor en el cargo, Roh Moo-hyun impulsó la segunda Cumbre Intercoreana en el año 2007.

El presidente Lee Myung-bak inició una política de contención y reunificación a través del ‘Grand Bargain’ o ‘Visión 3000’. Mediante dicha política se promovía la cooperación económica para triplicar la renta per cápita norcoreana hasta los 3.000 dólares a cambio de renunciar a su programa nuclear y llevando a cabo una apertura paulatina del régimen. Sin embargo, el régimen norcoreano rechazó esta política al considerarla una violación de los acuerdos alcanzados en las anteriores cumbres de 2000 y 2007. En 2010, tuvieron lugar el trágico incidente de la fragata Cheonan y el ataque a la isla de Yeonpyeong, desatando una grave crisis diplomática entre ambas naciones.

La presidenta Park Geun-hye mantuvo al principio una política orientada a la creación de vínculos de confianza con la RPDC, impulsando la ayuda humanitaria pero sin ceder ante las provocaciones del régimen norcoreano. Sin embargo, tras la llegada de Kim Jong-un al poder y debido al tercer ensayo nuclear norcoreano en 2013, se procedió a la suspensión del complejo industrial de Kaesong. Dicho polígono constituía el mayor símbolo de la cooperación económica norte-sur. La aceleración del programa balístico y nuclear de la RPDC en 2015 y 2016, llevó a la interrupción definitiva de la cooperación entre norte-sur.

Tras la llegada al poder de Moon Jae-in en 2017, se impulsó una doble vía hacia la RPDC por medio del diálogo pero a la vez firmeza en la aplicación de las sanciones bilaterales y multilaterales con un refuerzo del despliegue de seguridad. En julio de 2017 tuvo lugar la llamada Iniciativa de Berlín que incluía la firma de un Tratado de Paz, la creación de una relación económica entre norte-sur y una mayor cooperación en asuntos relacionados con la sociedad civil como eventos deportivos, culturales o académicos. Como resultado de esta política, se han favorecido hasta tres cumbres intercoreanas oficiales entre Moon Jae-in y Kim Jong-un en abril, mayo y septiembre de 2018.

Actualmente Corea del Sur se enfrenta a graves problemas de corrupción política con varios de sus expresidentes condenados. Otros desafíos son el envejecimiento alarmante de su población (posee una de la tasas de natalidad más bajas del mundo) y una alta tasa de suicidios.

Reunificación coreana

Hasta 1973, las dos economías estaban bastante igualadas en términos de riqueza. Sin embargo, en la década de los 80, la economía norcoreana se mantuvo estancada debido al férreo control de su sistema estatal. En cambio, la economía  surcoreana se convirtió en uno de los principales productores industriales y tecnológicos del mundo con empresas como Samsung o Hyundai. A principios de los 90, la frágil e ineficiente economía norcoreana entró en colapso debido a la caída de la Unión Soviética, su principal socio político y comercial hasta aquel momento. Desde entonces, la brecha económica y social entre ambos Estados no ha hecho más que distanciarse irremediablemente hasta convertirse en dos mundos completamente antagónicos.

El Ministerio de Unificación surcoreano sigue trabajando para algún día conseguir la unión política y económica de las 2 Coreas. Desde el año 2000 han tenido lugar algunos encuentros entre familias coreanas que quedaron divididas tras el fin de la Guerra de Corea en 1953. Más de 130.000 surcoreanos se inscribieron con la esperanza de volver a reencontrarse algún día con su familiares del norte. Desafortunadamente, tan solo 17.000 lo han logrado en la veintena de actos que se han ido desarrollando a lo largo de tres décadas. Los ancianos surcoreanos todavía añoran los tiempos en los que toda Corea estaba unida, ajena a injerencias extranjeras. Sin embargo, la población joven muestra cada vez un menor interés en conseguir este objetivo. El futuro de Corea está todavía por escribir, mientras tanto, el paralelo 38 sigue considerándose como la última frontera de la Guerra Fría.

[amazon_link asins=’8491643338,8417355553,8491044817′ template=’ProductCarouselPers’ store=’academiaplay-21′ marketplace=’ES’ link_id=’27ca5ee1-7b7d-4832-918d-53a48a13b34b’]

Bibliografía

Bartlett R., Robinson M., Whyte R. (2007). Korea. Singapur: Lonely Planet Publications.

Galván, R. (2015). “Corea, en tierra de milagros”. Elmundo Internacional 05/09/2018 http://www.elmundo.es/internacional/2015/05/13/55439e86ca4741441e8b457e.html

Oficina de información diplomática (2018). “Ficha País  País República Popular Democrática de Corea”. Ministerio de Asuntos Exteriores 25/07/2018 http://www.exteriores.gob.es/Documents/FichasPais/COREADELNORTE_FICHA%20PAIS.pdf.

Oficina de información diplomática (2018). “Ficha País Corea del Sur. República de Corea”. Ministerio de Asuntos Exteriores 30/08/2018 http://www.exteriores.gob.es/Documents/FichasPais/COREADELSUR_FICHA%20PAIS.pdf

Kim, S. (2015). Sin ti no hay nosotros. Barcelona: Blackie Books.

Lee H., John D. (2015). La chica de los siete nombres. Barcelona: Grupo editorial S.L.U.

Park Y. (2015). In order to live. Londres: Penguin Books.

Pitarch, B. (2012). Cerrado 24 horas. Crónica de un viaje a Corea del Norte. Barcelona: Laertes.