En agosto de 1942, Reino Unido trató por todos los medios de asegurar la supervivencia de la isla de Malta. Entre 1940 y 1943, dicha isla se enfrentaría a un duro asedio por las Potencias del Eje. La Operación Pedestal tuvo como objetivo el transporte de 59 barcos a Malta, en la que es considerada como una de las victorias estratégicas más importantes del Reino Unido a pesar de las pérdidas sufridas.

Operación Pedestal
HMS Indomitable durante la Operación Pedestal.

Antecedentes

La isla de Malta jugaba un papel crucial para los Aliados al situarse en el centro del Mediterráneo entre el norte de África e Italia. Desde 1814 formaba parte del Imperio Británico y constituía la única base militar de los Aliados entre Gibraltar y Alejandría. Por esta razón para las Potencias del Eje constituía una grave amenaza. Malta dificultaba la comunicación entre sus territorios del norte de África y Europa. Hitler y Mussolini pensaban que al estar completamente aislada, no sería difícil su conquista pues la isla poseía tan sólo un destacamento de 4.000 soldados y tres biplanos.

El sitio de Malta

Debido a su estratégica posición, Malta sufrió un importante asedio por parte de Alemania e Italia entre 1940 y 1943. Los habitantes de la isla hubieron de soportar un intenso bombardeo con cerca de 3.000 incursiones por parte de las fuerzas aéreas alemanas e italianas. El 10 de junio de 1940, Italia declaró la guerra a Reino Unido dando comienzo el asedio sobre Malta. La Regia Marina propuso un desembarco en la isla enviando al escuadrón naval de Tarento. Sin embargo, Mussolini desestimó el plan al considerar que Reino Unido se rendiría pronto debido a la derrota de Francia. De esta manera se perdió una oportunidad única para ocupar la isla. Reino Unido pronto se dio cuenta de la importancia de Malta como base naval en el Mediterráneo. De esta manera se envió todo tipo de suministros para evitar la rendición de la isla. Dicha política se mantendría hasta el final de la guerra. Desde el principio hasta el final del asedio, numerosos convoyes con escoltas navales tenían como objetivo reabastecer la isla. Hacia mediados de 1942, los ataques de la Luftwaffe y la Regia Aeronautica sobre Malta llegaron a su máximo apogeo. Además en ese mismo año, el Imperio Británico se encontraba librando una guerra terrestre contra el Afrika Korps de Rommel, por lo que la presión sobre Malta creció exponencialmente.

Operación Pedestal
Mapa de la Operación Pedestal

Operación Pedestal

Para agosto de 1942, la situación de Malta era desesperada. Las Potencias del Eje se encontraban en la cúspide de sus éxitos en el Mediterráneo. Si Malta no conseguía recibir pronto comida, combustible y munición, su rendición sería inminente. En el mes de junio, las anteriores operaciones (Harpoon, desde Gibraltar y Vigorous, desde Alejandría)  para tratar de abastecer a la isla habían fracasado. Sólo dos buques mercantes consiguieron llegar a su destino. El Almirantazgo británico trazó un plan para que otro convoy tratase de llegar a Malta a mediados de agosto. Un escuadra formada por 45 buques de guerra que debían servir de apoyo a 14 mercantes zarpó desde Gibraltar en dirección a Malta en la noche del 10 al 11 de agosto. Además 4 portaaviones (HMS Indomitable, HMS Victorious, HMS Furious y HMS Eagle) participaron en la operación escoltando al convoy. El mando de la operación quedó a cargo del Vicealmirante Edward Neville Syfret, a bordo del acorazado HMS Nelson.  De los 14 buques mercantes, 11 eran británicos, otros dos estadounidenses y el último era un petrolero de construcción americana pero de tripulación británica (SS Ohio) que transportaba 11.500 toneladas de carburante. Dicho petrolero era de vital importancia para Malta.

Las Potencias del Eje trataron de impedir la llegada de dicho convoy mediante aviones, submarinos, lanchas torpederas y barcos de superficie. A lo largo de la ruta hasta Malta, se encontraban 18 submarinos italianos y 3 alemanes, 321 aviones italianos y casi 200 de la Luftwaffe, 23 lanchas torpederas y numerosos buques italianos. El submarino alemán U-73 produjo el primer ataque lanzando 4 torpedos al HMS Eagle. Éste se hundió a los pocos minutos aunque 900 de sus hombres de un total de 1100, pudieron salvarse. El destructor HMS Wolverine lanzó entonces un contraataque contra el submarino italiano RMI Dagabur. Al final de la jornada tuvo lugar el primer ataque efectuado por 36 aviones alemanes. La RAF bombardeó las bases aéreas de Cerdeña aunque con discretos resultados. El HMS Victorius fue alcanzado por una bomba pero sin provocar graves daños aunque el mercante SS Decaulion fue hundido. Como contrapartida el submarino italiano RMI Cobalto fue hundido por el destructor HMS Ithuriel. Posteriormente el HMS Foresight fue alcanzado por el enemigo y hundido. Otra bomba estalló en la cubierta del HMS Indomitable. Esto obligó a sus aviones a aterrizar en el HMS Victorious, uno de los portaaviones que quedaba todavía operativo. En este punto de la operación, el Convoy Pedestal pasó a manos del Contraalmirante H.M. Burrough a bordo del HMS Nigeria. Inmediatamente después el Convoy sufrió el ataque más duro de cuantos había sufrido hasta entonces.

Se intensifica la campaña

El submarino italiano RMI Axum inició tres ataques mediante torpedos contra el HMS Nigeria, el HMS Cairo y el mercante SS Ohio. El HMS Cairo quedó gravemente dañado produciéndose su hundimiento y el HMS Nigeria tuvo que regresar a Gibraltar debido a los daños ocasionados. El SS Ohio sufrió un aparatoso incendio pero tras ser sofocado, pudo reanudar su marcha hacia Malta. En este momento de la operación la situación del Convoy era caótica. Los buques se vieron obligados navegar en todas direcciones para esquivar las bombas y los torpedos enemigos. Cuando se restableció el orden, el convoy sufrió otro ataque llevado a cabo por 100 bombarderos. Dos mercantes, el MV Empire Hope y el MV Clan Ferguson, fueron hundidos por el enemigo. El mercante MV Brisbane Star fue alcanzado y el HMS Kenya fue torpedeado por el submarino italiano RMI Alagi. A pesar des estos ataques, ambos buques pudieron proseguir la marcha.

Entre el 12 y el 13 de agosto se dobló el cabo Bon. En este punto del recorrido, el convoy se encontraba más expuesto a los ataques del Eje. 8 lanchas torpederas italianas y dos alemanas hundieron a 4 mercantes más (SS Santa Elisa, SS Almeria Lykes, el MV Wairangi y el MV Glenorchy). Esa noche fue dantesca para el convoy. En la mañana del día 13, el HMS Manchester hubo de ser hundido por los daños sufridos. La tripulación estaba sometida a un estrés continuo por los sucesivos ataques del Eje y con sus barcos sometidos a un esfuerzo extremo. El mercante MV Waimarama fue alcanzado y sus barriles que se encontraban en la superficie explotaron por los aires. Dicho mercante se hundió y dejó un reguero de llamas a su paso. El MV Melbourne Star logró apartarse a tiempo y pudo salvarse de una violenta explosión. El SS Ohio fue nuevamente alcanzado por un Ju-88 y sus máquinas quedaron paralizadas. El convoy solo se encontraba 90 millas al oeste de Malta. En este momento de la operación, todos los aviones de la RAF que se encontraban en Malta (150) prepararon una puesta en escena para hacer creer al enemigo que un gran ataque se llevaría a cabo entre Malta y Sicilia. Debido a ello, numerosos navíos italianos regresaron a sus bases, aunque dos cruceros italianos, el RMI Bolzano y el RMI Muzio Attendolo fueron torpedeados por el submarino británico HMS P-42. En el mismo día, otros dos mercantes fueron hundidos. Sin embargo, aquella misma tarde el MV Port Chalmers, el MV Rochester y el MV Melbourne Star consiguieron llegar a Malta y al día siguiente el MV Brisbane Star. A pesar de ello, el SS Ohio se encontraba todavía varado a 70 millas de Malta. Dos destructores, el HMS Penn y el HMS Ledbury y un dragaminas, el HMS Rye se dispusieron a salvarlo tardando solo 48 horas en remolcarlo hasta el Grand Harbour de Malta. Este hecho fue fundamental para el éxito de la operación a pesar de todas las pérdidas sufridas.

Trascendencia de la operación

La Operación Pedestal significó la mayor y más sensible operación naval en el Mediterráneo llevada a cabo por los Aliados hasta ese momento de la guerra. El éxito de dicha operación permitió la supervivencia de Malta e influyó de manera decisiva en el teatro de operaciones del Mediterráneo durante la Segunda Guerra Mundial. Algunos analistas señalan que influyó en la victoria de Montgomery sobre Rommel en la segunda batalla de El Alamein. Una caída de la isla hubiera supuesto un gran contratiempo para los Aliados, pues hubiese dejado el Mediterráneo en una posición mucho más provechosa para el Eje y hubiese dificultado enormemente la campaña del norte de África. De los 14 buques mercantes que componían el convoy Pedestal, solo 5 lograron llegar a Malta. Además Reino Unido perdió unos 400 hombres, 1 portaaviones, 2 cruceros ligeros, 1 destructor y quedaron dañados otro portaaviones y otros dos cruceros ligeros junto con tres de los buques mercantes. Las Potencias del Eje tan sólo perdieron dos submarinos y dos cruceros resultaron dañados.

En la isla de Malta se celebraba cada 15 de agosto la Fiesta de la Asunción. Dicha fecha coincidió con la llegada de los últimos restos del convoy. Tras el éxito de la Operación Pedestal, a dicha festividad se le conoce como ‘Santa Marija Convoy’. Posteriormente el siguiente convoy llamado Stoneage, inauguró una nueva etapa de envíos a Malta que ya no volverían a ser interrumpidos. La amenaza del Eje sobre Malta había decrecido considerablemente. Uno de los mayores errores que cometerían Alemania e Italia durante la guerra, sería no intentar la conquista de Malta, en contra de los argumentos esgrimidos por Rommel. Las Potencias del Eje consideraron erróneamente que Malta no era fundamental para la conquista de Alejandría. Tras la victoria aliada en Egipto, el centro de operaciones se desplazó al Mediterráneo occidental durante la Operación Torch, donde los Aliados habían comenzado a desembarcar gran cantidad de hombres desde Argelia para avanzar hacia Túnez, el siguiente objetivo de los Aliados.

Bibliografía:

https://www.lasegundaguerra.com/viewtopic.php?t=937

Bradford, E. (2003). Siege: Malta 1940–1943. Inglaterra: Pen and Sword.

Holland, J. (2004). Fortress Malta: An Island Under Siege, 1940–1943. Inglaterra: Cassell Military

Pearson, M. (2004). The Ohio and Malta: The legendary tanker that refused to die. Inglaterra: Pen and Sword Books.

Shankland and Hunter (1983). Malta Convoy. Londres: John Murray Publishers.

Smith, P. C. (1974). The Battles of the Malta Striking Forces. Londres: Allan.

Smith, P. C. (1998). Pedestal: The Convoy That Saved Malta. Inglaterra: Crecy Publishing Ltd.

Spooner, T. (1996). Supreme Gallantry : Malta’s Role in the Allied Victory, 1939–1945. Londres: Cassell Military.