Segunda Guerra Mundial, tras el fin de la batalla de Stalingrado en febrero de 1943 y la rendición del 6º ejército alemán al mando del mariscal Von Paulus, Hitler pretendía lanzar una gran ofensiva sobre la Unión Soviética llamada ‘Operación Ciudadela‘ entre julio y agosto de 1943. Su objetivo era debilitar el potencial ofensivo soviético rodeando la bolsa de Kursk.

Soldados alemanes
Soldados alemanes antes de la batalla de Kursk

Preparativos de la operación

El plan consistía en pinzar desde el norte y desde el sur la protuberancia de Kursk, de 250 km de largo y 160 km de ancho. Hitler pensaba que una victoria le reportaría gran prestigio ante sus aliados y una gran cantidad de mano de obra esclava para la industria armamentística alemana. Los soviéticos se dispusieron a construir cinturones defensivos que incluían campos de minas, trincheras, fortificaciones, puntos antitanques y fuego de artillería entre otros, a lo largo de miles de km.

Sin embargo, el 27 de abril el general Model expresó sus dudas ante Hitler y le encomió a posponer el plan. El ejército soviético estaba construyendo posiciones defensivas. Albert Speer (ministro de Armamentos y Producción de Guerra) manifestó las dificultades de la industria armamentística alemana para reponer las pérdidas sufridas. Así mismo, el general Heinz Guderian (artífice de la exitosa guerra relámpago) pensaba que la operación estaba condenada al fracaso. Tras varias deliberaciones en mayo y junio, Hitler pospuso finalmente la Operación Ciudadela hasta el 5 de julio. Este retraso en la operación le reportaría grandes ventajas al Ejército Rojo. Stalin se prepararía para la ulterior defensa de su territorio ante la ofensiva de Hitler.

Hitler creía ciegamente en la victoria con las nuevas armas alemanas como baluarte. Entre ellas se encontraban los tanques Panther, los tanques pesados Tiger y el destructor de carros blindados Elefant. En total, el ejército alemán movilizó a unos 777.000 hombres, 2.451 tanques, 7.417 armas y morteros y 2.110 aviones.

batalla kursk
Plan alemán de ataque

Contraofensiva soviética

La inteligencia soviética había descubierto los planes de Hitler para llevar a cabo el ataque sobre Kursk. Iósif Stalin se reunió con el Estado Mayor entre el 12 y el 15 de abril de 1943. El comandante Zhukov apuntaba a llevar a cabo una posición defensiva para así desgastar el poder del enemigo para después lanzar una gran contraofensiva.

La cara sur de Kursk estaría defendida por Nikolai Vatutin en el Frente Voronezh, mientras que la defensa de la cara norte estaría al mando de Konstantin Rokossovsky, en el Frente Central. Ivan Konev estaba al cargo de la reserva en el Frente de Estepa. Los frentes Voronezh y Central poseían cada uno tres cinturones defensivos. Éstos se subdividían en varios niveles de fortificación y en ellos fueron excavados 4200 km y 5000 km de trincheras respectivamente, dispuestas en patrón cruzado. Por añadidura, se instalaron 503.663 minas antitanque y 439.348 minas antipersona en el principal cinturón defensivo.

Los soviéticos emplearon el trabajo de más de 300.000 civiles y llegaron a movilizar sin contar con el ejército de reserva, a cerca de 1’3 millones de hombres, 3.600 tanques (entre los que se encontraban el tanque mediano T-34 y el tanque ligero T-70), 20.000 piezas de artillería y 2.792 aviones.

Desarrollo de la batalla

El ataque principal por la cara norte fue llevado a cabo por el 9º ejército de Model, formado por la XLVII Panzer Corps, apoyado por las unidades Tiger, en su flanco izquierdo se encontraba el XLI Panzer Corps junto con 83 destructores de tanques, apoyado por el XXIII Cuerpo de Ejército (formado por la 78ª División de Infantería de Asalto Reforzada y dos divisiones regulares de infantería) y por el flanco derecho se situaba el XLVI Panzer Corps. Enfrente del 9º ejército alemán se hallaba el Frente Central formado por tres cinturones defensivos fuertemente fortificados. Tras duros combates y con el apoyo de la Luftwaffe, los alemanes consiguieron penetrar de 8 a 10 km en las líneas del Ejército Rojo. Para el día 10 de julio las tropas soviéticas consiguieron repeler el avance alemán. El 12 de julio, se llevó a cabo la ‘Operación Kutuzov’ amenazando el flanco y la retaguardia del 9º ejército de Model. Esto hizo que se vieran obligados a utilizar a la 12ª División Panzer, mantenida en reserva, junto con la 36ª Infantería Motorizada, la 18ª y la 20ª División Panzer.

batalla guerra
Momento de la batalla

El ataque por la cara sur estaba a cargo del 4º ejército Panzer de Hoth y daría comienzo el 5 de julio. Frente a él se encontraba el Frente Voronezh con sus tres cinturones defensivos junto con el 6º ejército de la Guardia Soviética, compuesto por el 22º y el 23º Cuerpo de Rifle de Guardia. Para el 8 de julio de 1943, el ejército alemán había atravesado 29 km en las líneas defensivas soviéticas consiguiendo sobrepasar el primer y segundo cinturón defensivo. El 9 de julio las tropas alemanas conseguían llegar al río Psel. Entre los días 10 y 11 de julio, el general Hoth decidió desviar a la II-SS Panzer hacia la ciudad de Prójorovka. Sin embargo, el ejército alemán no consiguió cumplir sus objetivos. A pesar de las bajas sufridas durante esta batalla, el Ejército Rojo consiguió detener la ofensiva alemana.

Fin de la Operación Ciudadela

Tras el desembarco aliado en Sicilia entre el 9 y el 10 de julio de 1943, Hitler creyó que era necesario suspender la Operación Ciudadela y enviar tropas de refuerzo a Italia y Francia ante el temor de otros nuevos desembarcos. El general Kluge recibió con agrado la noticia. Sin embargo, el general Manstein pensaba que todavía se encontraban en el momento culminante de la batalla táctica y que constituía un error la retirada. Manstein desconocía la verdadera extensión de las reservas soviéticas. Finalmente el 17 de julio se puso punto y final a la Operación Ciudadela. La batalla de Kursk terminó el 23 de agosto con la toma de Járkov por los soviéticos. Dicha batalla significó, que a partir de este punto determinado, el Ejército Rojo llevaría a cabo la iniciativa en la Segunda Guerra Mundial. Stalin la rebautizaría como la ‘Gran Guerra Patria’ hasta culminar con la derrota del III Reich y la caída de Berlín en mayo de 1945.

Balance y trascendencia

La batalla de Kursk significó el mayor enfrentamiento con carros blindados de la Historia militar (más de 6.600). Además dicha batalla significó la última gran ofensiva de Hitler en el Frente Oriental. Después de ésta, el ejército alemán pasaría a posiciones únicamente defensivas en dicho frente.

La adjudicación de la victoria todavía no ha encontrado consenso entre los historiadores.  Aunque algunos hablan de éxito del Ejército Rojo, para la URSS significó una gran pérdida de hombres y tanques. Otros autores afirman que a pesar de este contratiempo, el desenlace de Kursk significó un gran éxito estratégico soviético. Ésta fue la primera vez que se detenía una gran ofensiva alemana antes de romper las líneas defensivas enemigas y penetrar profundamente en sus posiciones. Además la URSS tenía una mayor capacidad para reponer material bélico y tropas que el III Reich. Hitler se vería obligado a combatir en varios frentes al mismo tiempo a medida que avanzaba la guerra.

En la batalla de Kursk, la URSS perdió un total de 863.000 hombres, entre unos 254.470 muertos y 608.833 heridos, así como 6.064 tanques, 9.929 cañones y 1.961 aviones.

Para el III Reich, dicha batalla produjo la pérdida de 184.000 hombres, entre unos 50.000 muertos, 134.000 heridos y la destrucción de 323 tanques, 500 cañones y 159 aviones.

Bibliografía:

Beevor, A. (2012). The Second World War. New York: Back Bay Books.

Eurasia 1945 Segunda Guerra Mundial (2018). “Batalla de Kursk”. https://www.eurasia1945.com/batallas/contienda/batalla-de-kursk/

Feito, G. F. (2018). “Kursk, el gran choque de 8.000 tanques”. Elmundo https://www.elmundo.es/cronica/2018/07/20/5b4b361dca47412b348b45ec.html

Glantz, M. D.; House, J  (1995). When Titans Clashed: How the Red Army Stopped Hitler. Lawrence, Kansas: University of Kansas Press.

Healy, M. (2010). Zitadelle: The German Offensive Against the Kursk Salient 4–17 July 1943. Stroud: History Press.

Redacción BBC  News Mundo (2019). “Batalla de Kursk: por qué Rusia sigue peleando la batalla de tanques más grande de la Historia”. https://www.bbc.com/mundo/noticias-48972680

Showalter, D. E. (2013). Armor and Blood: The Battle of Kursk, The Turning Point of World War II. New York: Random House.