Cuando te dispones a residir en el extranjero son muchas las dudas que te asaltan:
hábito, estilo de vida, gastronomía nueva… Hasta que un día das el salto y cambias de
rutina, de país. Noruega es ahora mi hogar. Si como yo, quieres vivir el sueño vikingo
pon atención a estos ocho consejos:

1. CONFIANZA ANTE TODO

Noruega es un país donde sentirse seguro. Según el último ranking de paz global se ubica en el puesto 14 de los 163 países analizados. Además por lo general sus habitantes son muy honrados. Por ejemplo, si en un lugar público alguien por descuido olvida sus pertenencias, lo más probable es que las recupere sin importar su valor. En este tipo de situaciones el modus operandi que debes seguir en Noruega es colocar el objeto extraviado en un lugar bien visible, así ayudas a su dueño a recuperarlo. El respeto hacia la propiedad personal es máximo. De hecho, en invierno puedes ver ropa congelada en la calle aguardando a su propietario.

2. SÉ SILENCIOSO

En los lugares de ocio la gente charla en voz baja y se considera de mala educación hablar en alto. En la mayoría de transportes públicos está prohibido hablar por teléfono y el uso de la música se limita al ámbito privado. Centros comerciales o negocios donde podría haber música, en Noruega no ocurre. En los únicos puntos públicos donde puedes escuchar música ambiental es en los pequeños ambulatorios y el dentista, curioso ¿verdad?

3. PRACTICIDAD EN LAS COMIDAS

Durante el desayuno y la comida, el menú diario noruego se basa en tostadas, lácteos y fiambre. Es decir, alimentos fríos. Lo de cocinar se reserva para la cena, momento de recogimiento familiar. El café es sagrado y les encanta. En cuanto a la cerveza y el alcohol, el precio es muy alto incluso en el supermercado. Por lo tanto, si te invitan a una fiesta lo formal es llevar tu bebida. Y no te ofendas si no te ofrecen de la suya, simplemente cada uno debe pagar sus lujos.

4. INVIERTE EN CALZADO Y ROPA DE LLUVIA

Noruega es fría y con muchas precipitaciones, así que el calzado gore-tex y los chubasqueros son tus mejores  aliados. Si bien el precio de la ropa destaca por ser alto También lo hace por su calidad y por el sello “hecho a mano”. Además, la moda está tan adaptada al frio que puedes conseguir diseños invernales realmente bonitos y elegantes. Por otro lado, antes de disponerte a preparar tu maleta debes conocer dos fenómenos que se dan en Noruega: la noche polar y el sol de medianoche. Por lo tanto, si vas en invierno debes llevar un chaleco reflectante y un frontal, puesto que el uso de farolas es ajustado en según qué zonas y predomina la oscuridad. En cambio, en verano, tener un antifaz nocturno es muy útil porque el empleo de cortinas no está extendido en las viviendas y la luz del sol se puede alargar hasta más allá de la medianoche.

5. IDIOMAS PARA TRABAJAR Y SOCIALIZAR

Para encontrar tu primer trabajo en Noruega lo mínimo es hablar inglés, aunque si lo que quieres es ascender debes hablar noruego. En general, los noruegos tienen un alto nivel de inglés, y aunque aprecian que les hables en su idioma también sienten motivación en practicar una lengua extranjera. Pero si tu deseo es involucrarte en su cultura y tener una vida social activa tienes dos formas oficiales de noruego: bokmål y nynorsk. Aun así hay muchos otros dialectos. Incluso, puede ocurrir entre noruegos de zonas aisladas entre sí, que hablen en inglés debido a la gran diferencia entre su acento y lenguaje.

6. TRANSPORTE DENTRO Y FUERA DE LA CIUDAD

En las grandes ciudades el transporte público es caro pero efectivo. Fuera de las urbes la situación cambia drásticamente. El precio del ticket continúa siendo alto pero la frecuencia es muy escasa. Por ello es común tener un vehículo propio para desplazarse. Las carreteras son estrechas pero bien asfaltadas y puedes circular por ellas con la licencia de la Unión Europea. Durante las heladas y las nevadas los noruegos se cuidan mucho en salar las vías, así que es fácil llegar a los principales sitios. Eso sí, ten precaución durante la conducción y procura utilizar neumáticos de invierno según la estación del año. Los asientos con calefacción están muy extendidos.

7. HUMOR NORUEGO

No tengas reparos en ser el primero en romper el hielo a la hora de conversar. Los noruegos tienen un gran sentido del humor y son  extremadamente educados y amables. Por otro lado, suelen ser reservados. Tanto es así que durante los primeros contactos es complicado hablar con ellos de emociones o establecer una estrecha relación de amistad. Pero una vez que lo consigas serán tus amigos leales por siempre.

8. AUTONOMÍA E INDEPENDENCIA

Durante su educación a los niños noruegos se les anima al descubrimiento de sus posibilidades deportivas y artesanales. El valor de ser autosuficiente en muy importante para ellos. Por ejemplo, no te esfuerces en sostener la puerta u ofrecer tu ayuda con el peso de la compra por ser amable, pues eN su cultura se ve casi como una ofensa hacia su fortaleza. Tanto niños como adultos no se dejan ayudar a no ser que sea estrictamente necesario. Recuerda, vienen de los vikingos.

 

Este post ha sido escrito por Pilar Suay.

2 COMENTARIOS