La Nasa mediante una rueda de prensa ha sido anunciado este miércoles el extraordinario hallazgo haciéndolo coincidir con una publicación simultánea del estudio en la revista Nature.

A 40 años luz de la Tierra existe una estrella enana ultrafría llamada TRAPPIST-1. En nuestra galaxia hay millones y millones de estrellas de esta clase, denominadas enanas rojas o enanas M. TRAPPIST-1 tiene la singularidad de ser el corazón de un Sistema Solar repleto de planetas que parecen ser similares al nuestro.

Nada menos que siete planetas similares a la Tierra en cuanto a tamaño se han encontrado ya alrededor de esta estrella y ciertas características que les hacen susceptibles de tener agua líquida y, como consecuencia de ello, albergar algún tipo de vida.

De estos siete planetas, tres son particularmente prometedores para ser considerados gemelos de la Tierra, pues están en la llamada zona habitable de su estrella. Nunca antes se había encontrado un sistema solar tan cercano con tantos planetas tan parecidos al nuestro. La búsqueda comenzó en los años 90, cuando se descubrieron los primeros planetas fuera de nuestro sistema solar (llamados exoplanetas o planetas extrasolares).”Este descubrimiento podría ser una pieza significativa en el puzle que representa la búsqueda de entornos habitables, lugares que son propicios para la vida”, ha declarado este miércoles Thomas Zurbuchen, uno de los responsables del Departamento de Misiones Científicas de la NASA, en Washington. Según ha señalado Zurbuchen, “responder a la pregunta ‘¿estamos solos?’ es una prioridad científica y encontrar tantos planetas como estos es un paso extraordinario para conseguir ese objetivo”. De los siete, el mejor candidato para albergar vida es el planeta f, ha informado en la rueda de prensa Amaury Triaud, coautor de la investigación, del Instituto de Astronomía de Cambridge. Se trata de un planeta de tamaño casi igual al de la Tierra que completa una órbita alrededor de la estrella cada nueve días terrestres. “Es especulativo porque no sabemos cómo surge la vida”, declara Triaud. “Pero, si surge en un océano y hay un océano allí, no veo ningún problema”. Los astrónomos estudiarán las atmósferas de estos planetas en busca de señales de vida extraterrestre. “Lo más estimulante es que estos planetas son adecuados para estudiar sus atmósferas en detalle”, ha declarado por teléfono Michaël Gillon, astrofísico de la Universidad de Lieja y primer autor del trabajo.

trappist

 

4 COMENTARIOS

Comments are closed.