CargandoGUARDAR COMO FAVORITO

El ser humano ha ido colonizando el planeta conforme iba desarrollando sus capacidades. A día de hoy, existen escasos lugares en los que no sea él el principal habitante. Sin embargo, siempre hay una excepción que confirma la regla. Es el caso de estos lugares en los que los animales dominan la zona.

1. Zao Kitsune Mura | Japón

En las montañas de Miyagu, Japón, se encuentra Zao Kitsune Mura. Desde 1990 el pueblo se ha convertido en un santuario para los zorros. Actualmente hay más de cien ejemplares en semi libertad, de seis razas distintas.

En Japón se tiene la creencia de que el zorro es un mensajero del dios sintoísta Inari.

2. Big Major Cay | Bahamas

En Bahamas existe una zona repleta de pequeñas islas llamadas cayos, en el distrito de Exuma. En ese paisaje se ubica Big Major Cay, más conocida como “Pig Beach”. En esta playa vive una veintena de cerdos salvajes que, aún en la actualidad, no se ha descubierto como llegaron allí. Nadan en las playas junto a los turistas y se acercan a los barcos a pedir comida.

3. Assateague Island | Estados Unidos

La isla de Assateague constituye una barrera natural entre la costa oriental de los estados de Maryland y Virginia. Las playas vírgenes de la isla son célebres por ser el hogar de manadas de caballos enanos salvajes. Habitualmente es más fácil verlos en la zona de Maryland, donde suelen caminar por los senderos que llevan a la playa.

4. Queimada Grande | Brasil

Esta isla, ubicada a menos de 150 km de la costa de São Paulo, es el hogar de uno de los reptiles más peligrosos que hay en el planeta: La serpiente Bathrops insularis. El propio gobierno ha restringido de forma férrea el acceso a la isla. Estadísticas de aire conservador afirman que en la isla hay de 1 a 5 serpientes por metro cuadrado.

5. Okunoshima | Japón

La isla está ubicada a unas tres horas de Tokio, y alberga tal cantidad de conejos que se le conoce comúnmente como Usagijima (Isla de Conejos). Los conejos fueron llevados a la zona durante la Segunda Guerra Mundial para probar con ellos el efecto de gases venenosos. Actualmente los conejos están protegidos, y no se permite cazarlos o pasear perros y gatos por la zona.

6. Monkey Island | Liberia

El Nueva York Blood Center mantuvo una investigación durante años en la que los chimpancés servían para analizar las posibles vacunas contra enfermedades contagiosas como la hepatitis. Cuando la investigación finalizó, 66 chimpancés fueron abandonados en la isla, infectados por múltiples enfermedades contagiosas. Actualmente siguen viviendo allí, y son alimentados por hombres.

7. Jellyfish Lake | Islas Palaos

El lago de las Medusas se encuentra en Roca de Palau, un país compuesto por 340 islas, en el Océano Pacífico. Hace 12.000 años el lago tenía salida al mar, cuando la salida se cerró las medusas quedaron atrapadas creando este increíble ecosistema. El entorno permite que se alimenten y vivan, así que no tardaron en aclimatarse al nuevo hábitat.

8. New World Mall | Bangkok

El New World Mall fue un centro comercial ubicado en Bangkok que acabó siendo abandonado. Poco tiempo después ocurrió un incendio que lo dejó semiderruido, permitiendo que el agua de las lluvias se colase, provocando la proliferación de mosquitos. El pueblo decidió soltar peces para acabar con los mosquitos, y éstos encontraron un lugar perfecto para vivir.

9. Karni Mata | India

En India se encuentra este curioso templo, en el que las ratas son protegidas y adoradas por todos. Los roedores son llamados Kabbas, y hay alrededor de 20.000. El visitante tiene que saber que para poder ver a las ratas en su entorno, debe entrar descalzo a este sagrado lugar. Está absolutamente prohibido acabar con la vida de uno de estos animales, y el castigo por ello es entregar una estatua hecha de oro.

10. Lambay Island | Irlanda

Lambay es una isla ubicada en Irlanda. Sorprendentemente aquí habita una de las mayores poblaciones de ualabíes, marsupiales propios de Australia y Nueva Guinea. Los pequeños canguros que habitan la isla, al norte de Dublín, llegaron allí porque a mediados del siglo pasado la población local decidió dedicarse a la cría de animales exóticos.