Es habitual que los famosos, movidos por el hábito del lujo, cometan ciertas excentricidades. Jimi Hendrix quemó su guitarra y Michael Jackson solicitó una cámara hiperbárica para conservar su juventud. El límite es tu imaginación, y así nos lo hacen saber cada vez que conocemos una de sus nuevas manías o costumbres.

Te dejamos con una lista de diez artistas y sus mejores extravagancias:

Madonna, la reina del pop, suele ir acompañada por un total de 200 asistentes. Chefs, profesores de yoga y varios guardaespaldas entre otros. Madonna pide flores en sus camerinos, pero éstas deben estar cortadas a 15 centímetros.

Si hay un personaje excéntrico, ese es Elton John. En su camerino siempre debe haber un televisor en el que se esté emitiendo un partido de fútbol. Además, las paredes de la sala tienen que ser de color crema.

Mariah Carey acostumbra a sorprendernos con muchas extravagancias. En los camerinos de sus giras le gusta pedir agua francesa para sus baños, los cuales suele compartir con su perro.

El camerino de J.Lo debe ser completamente blanco, incluyendo el mobiliario. Pero además de este detalle, siempre viaja con sus propias sábanas, pues exige que éstas estén realizadas con una cantidad determinada de hilo.

Frank Sinatra pidió un funeral tradicional y cristiano. Sin embargo, no pudo privarse de exigir un Zippo, una botella de whiskey y 10 centavos dentro de su ataúd. En su lápida reza la frase “The best is yet to come”.

La cantante Miley Cyrus tiene una costumbre que lleva a cabo antes de salir al escenario a interpretar su música. Primero debe reunirse con todo su equipo en el backstage y llevar a cabo una pequeña oración.

The Rolling Stones, muy unidos después de tantos años, suele tener exigencias comunes a la hora de aclimatar su camerino. Suelen viajar con sus propios muebles, siendo la mesa de ping pong y los videojuegos elementos imprescindibles.

Entre las costumbres de Christina Aguilera hay una, un tanto peculiar, que comparte con su marido. Lo llaman “Naked Sunday” y consiste en eso exactamente. Pasan los domingos completamente desnudos en casa.

Son muchas las exigencias de Rihanna respecto a las condiciones de su camerino, una de las más importantes es que bajo ningún concepto haya objetos de color amarillo.

Michael Jackson, conocido por sus múltiples rarezas, se obsesionó hasta tal punto con Peter Pan y el País de Nunca Jamás que se hizo construir un parque en su propia casa llamado Neverland; que costó 17.000 millones de dólares.

3 COMENTARIOS