CargandoGUARDAR COMO FAVORITO
Castillo de Montearagón.

El proverbio “como Pedro por su casa” es de uso muy común dentro de los contextos y situaciones sociales más variados. Lo que expresa es la familiaridad y confianza que una persona exhibe en un lugar que, en un principio, desconoce. El significado de la expresión también hace referencia a la seguridad y tranquilidad con la que alguna persona se desenvuelve en una tesitura o circunstancia nueva o que se pensaba que sería adversa. Este significado empezó teniendo un carácter positivo, pues resalta la convicción con la que se llevan a cabo las acciones. Sin embargo, actualmente su uso tiene una connotación peyorativa que señala el exceso de confianza o la impertinencia de una persona.

La versión más aceptada del origen de esta paremia es la que se remonta a la figura del rey Pedro I de Aragón. De este modo “como Pedro por su casa” alude a la victoria de Pedro I en la batalla de Alcoraz el 15 de noviembre del año 1096. Los bandos beligerantes fueron el Reino de Aragón y la Taifa de Saraqusta (oTaifa de Zaragoza). El motivo de la guerra fue el intento musulmán de quebrar el perímetro de Huesca. La contienda acabó con la victoria de Aragón, la cual provocó la conquista cristiana de Huesca. Pedro I de Aragón fue el comandante del ejército aragonés que empezó asediando la ciudad desde el Castillo de Montearagón. El ejército musulmán de Al-Musta’in II (cuarto rey de la dinastía hudí) partió de Zaragoza para enfrentarse a los aragoneses. Al-Musta’in II tenía el apoyo de los nobles castellanos García Ordóñez de Nájera y Gonzalo Núñez de la Casa de Lara, cada uno con sus respectivos ejércitos. La situación de Pedro de Aragón no era favorable, pero logró una victoria decisiva que produjo la primera incorporación de una ciudad musulmana al Reino de Aragón.

La tradición, como es normal, ha ensalzado la superación de la adversidad que Pedro de Aragón realizó. Hay que tener en cuenta que su padre, el rey Sancho Ramírez, anteriormente ya había intentado conquistar la ciudad pero con un funesto resultado, puesto que incluso acabó muriendo. La leyenda cuenta que en la batalla apareció San Jorge para favorecer al bando aragonés. No es de extrañar que la hazaña, revestida por los mitos, haya impregnado el lenguaje y sus usos. En su origen, el refrán decía “entrose como Pedro en Huesca”, pero ha ido evolucionando hasta llegar a la formulación actual: “como Pedro por su casa”.

El verbo que se usa para formar una frase suele variar: ir, andar, caminar, pasear, etc. Además, esta expresión tiene interesantes variantes en las distintas regiones hispanohablantes tanto en América como en España. Por ejemplo estas sentencias significan lo mismo: “como pez en el agua”, “como perro por su casa” o “como Juan por su casa”, entre otras.

Pedro I de Aragón.

 

Fuentes

Laliena Corbera, C. La formación del estado feudal: Aragón y Navarra en la época de Pedro I. Ed. Instituto de Estudios Altoaragoneses. 1996: Huesca.

Significados.com. Como Pedro por su casa.