El material de oficina es imprescindible para el buen desempeño de las funciones laborales corrientes. Además, es necesario para el estudio y el trabajo académico. Por tanto, contar con los componentes básicos del material de oficina es indispensable para realizar tareas útiles en cualquier situación.

Todo estudiante debe tener un “kit de supervivencia” de material, para llevar a cabo su formación en casa y para poder transportarlo fácilmente y continuar el estudio. Para no perder la forma y la intensidad en el estudio, es importante tener un acervo de productos y utensilios destinados a realizar dicha finalidad. Este conjunto de instrumentos se puede adquirir en forma de unidad que comprende las herramientas básicas para las tareas académicas y de oficina. Plataformas como la de 20milproductos facilitan esta adquisición.

Entre los productos mínimos de uso intensivo en las oficinas con los que el kit debe contar se encuentran elementos de escritura y subrayado como bolígrafos, rotuladores normales, rotuladores de punta de fibra y de punta biselada, rotuladores fluorescentes y lápices corrientes de grafito. Además, se necesitan útiles para la corrección de los textos como gomas de borrar y correctores blancos líquidos o en cinta. Del mismo modo, se requieren soportes para la escritura, la impresión, para la toma de notas o para la traza de esquemas y figuras. Para esto último, el material más corriente es el papel de oficina DIN A4, pero también son provechosos los blocs de notas. Para ordenar los papeles es bueno tener carpetas o grapas, clips y broches aprietapapeles. Otros artefactos que pueden ser de utilidad son la cinta adhesiva invisible o encelofanada, pegamento líquido o en barra, hojas pequeñas de papel con una franja adhesiva en su reverso (pósit) para apuntar notas o una perforadora.

Otro elemento adicional importante puede ser una buena pizarra magnética. La pizarra es un utensilio fundamental que ha estado presente en el ámbito de la enseñanza desde mucho tiempo atrás. Es el objeto más emblemático, junto con los libros, de las herramientas de los colegios. También sirve para despachos y explicaciones en reuniones, así como para uso personal para tener mejor visibilidad y espacialidad en un trabajo personal en fase de borrador.

Existen pizarras muy diversas, lo cual hace que los productos se ajusten a las circunstancias requeridas. La pizarra blanca lacada magnética está provista de los accesorios precisos para su fijación a la pared. Las pizarras blancas deben ser usadas sólo con los rotuladores especiales con los que debe ser empleada. Dichos rotuladores son de fácil borrado con el utensilio destinado a ello. Asimismo, el pizarrón blanco posibilita el uso de marcadores de distintos colores y de distintos matices, ya sean más vivos, fluorescentes y más intensos o más apagados y sobrios.

Por otro lado, la propiedad magnética de la pizarra blanca lacada permite pegar imanes a su superficie, lo cual abre diversas posibilidades didácticas y expositivas, además de introducir facilidades en lo que respecta a su manejo. Este tipo de pizarra requiere productos específicos para limpiarla. Dichos productos propician una limpieza fácil y ágil para mantener una pizarra útil durante largo tiempo.

1 COMENTARIO