Este es el motivo por el que a lo largo de la Historia ha ido aumentando la creencia errónea de que los cascos vikingos tenían cuernos.

1 COMENTARIO