Uno de los órganos más importantes de nuestro cuerpo, el riñón, merece una atención especial. La mayoría de nosotros desconocemos el papel regulador de estos órganos y asumimos que solo sirven para producir orina. Pero ¿cómo está regulado este proceso? Y ¿es esta la función más importante del riñón?

El riñón, conocido por su función excretora, es un órgano muy importante. Este órgano, además de producir hormonas y orina, se encarga de mantener en un nivel adecuado la cantidad de agua y de electrolitos sanguíneos.

Anatomía del riñón

La sangre entra al riñón a través de la corteza renal, que es la parte externa. La médula renal también es una estructura importante en los riñones, como veremos a continuación. Por último y no por ello menos importante, la unidad funcional del riñón es la nefrona. ¡Los humanos tenemos aproximadamente un millón de nefronas por riñón!

Básicamente, las nefronas reciben la sangre en la corteza renal y la conducen a través de una colección de tuberías hasta el tubo colector (de orina). Pero todo este proceso cuenta con varias etapas.

Estructura de un riñón humano
Esquema de la estructura de un riñón. En el detalle de la imagen (derecha) se pueden observar un par de nefronas con sus correspondientes glomérulos, túbulos contorneados y asas de Henle. La sangre llega a los riñones, donde es filtrada y transportada por una serie de tubos para construir la orina.

Filtración de la sangre

Para comprender este proceso complejo no es necesario aprenderse todos los términos anatómicos del riñón, pero sí es importante visualizar la estructura de una nefrona. Aquí voy a explicar en 7 puntos cómo se filtra la sangre en el riñón y se genera la orina: (1) Imaginemos un tubo por donde entra la sangre, arteriola aferente. (2) Esta sangre llega a unos capilares “enmarañados” o plegados donde se extraen agua y solutos de la sangre y (3) pasan a la cápsula de Bowman. Estos capilares plegados reciben el nombre de glomérulos y son muy porosos (por eso el agua y los solutos pueden salir de ahí). Pero esta mezcla aún no puede llamarse orina porque contiene nutrientes importantes, como glucosa, aminoácidos o sodio, y debe pasar por la siguiente sección de tuberías renales para estar lista.

(4) El fluido es transportado ahora por los tubos contorneados proximales hasta el asa de Henle. Es en este punto del recorrido donde se reabsorben los nutrientes que no deben eliminarse: aminoácidos y glucosa, y en caso de necesitarlo, agua y sales también.

Asa de Henle

Esta parte de la nefrona se introduce en la médula renal y uno de los procesos que ocurren en este tubo con forma de horquilla es el bombeo de sales a la médula. (5) Extraer iones de sodio, potasio o cloro a la médula requiere energía, pero es muy importante para recuperar estos iones y para conseguir una médula hipertónica. Esto significa que la médula alcanza altas concentraciones de iones en comparación con el asa de Henle y esta diferencia osmótica permite que (6) el agua contenida en el asa salga hacia la médula intentando igualar las concentraciones.

Estructura de una nefrona
Esquema de una nefrona. A través del recorrido, tanto los nutrientes como las sales y el agua son reabsorbidos en el asa de Henle y el líquido resultante (orina) transportado fuera del riñón por el túbulo colector.

Podríamos preguntarnos por qué no se bombea agua a la médula directamente, y la respuesta es que los sistemas biológicos no son buenos bombeando H2O.

Productos de desecho

En la última etapa del recorrido se controla la pérdida de agua y nutrientes, pues es crucial no desperdiciar nada que después pueda ser útil en el cuerpo. (7) El fluido transcurre por el túbulo distal contorneado, donde se reabsorben nutrientes de nuevo, hasta el túbulo colector. El fluido pasa a estar bastante diluido y al atravesar la salada médula renal (sí, otra vez), pierde agua para igualar las concentraciones. Es decir, ocurre algo similar al paso 6. Sin embargo, en este momento entran en juego unas hormonas antidiuréticas que regulan la pérdida de agua en función de las necesidades del momento.

El resultado de todo este itinerario renal es la orina.

La orina, beber agua durante todo el día y ser un náufrago

Tal vez te preguntas por qué es tan importante saber cómo funcionan los riñones, y la respuesta es por amor a la ciencia… y porque te puede resultar útil si un día naufragas.

Como hemos visto, la orina humana está compuesta por H2O y sales, además de urea y ácido úrico. Esto quiere decir, entre otras cosas, que cada vez que miccionamos estamos desprendiéndonos de agua y de sales. En otras palabras, cuando bebemos en exceso nuestros riñones se verán obligados a eliminar toda esa agua. Pero en este proceso se perderán también sales y en consecuencia iones necesarios para el buen funcionamiento del cuerpo. Por esa misma razón, cuando estamos deshidratados, no conviene beber agua salada, pues en el intento de nuestro cuerpo por eliminar el exceso de sales también perderemos agua.