Hay ciertos grupos de rock que han marcado la música y sin los cuales la historia de este género no sería lo mismo. Sus canciones forman parte de nuestra vida, y por este motivo, cuando decidieron que no seguirían tocando juntos, marcaron un antes y un después. A continuación os presento la explicación y porqués de la separación de algunas de estas grandes bandas.

Pink Floyd

Este grupo de mediados de los sesenta nos ha dejado algunas de las canciones más icónicas del rock, representando la rebeldía de la época en contra del orden establecido. Pero la fama les jugó una mala pasada, y el ego de sus componentes acabó por enfrentarles.

Nick Maso, Richard Wrigth, Roger Water y Sid Barrett formaban un gran grupo, pero la llegada de Gilmour y los problemas de drogas sembraron la semilla de la discordia.

En su época más floreciente, cuando Rogers Walters se encargaba de la composición de las canciones, creando temas tan icónicos como The Wall, sus disputas con David Gilmour le hicieron abandonar el grupo e incluso llegar a conflictos legales. Aunque la banda seguiría sin él, nunca volvió a ser la misma.

Oasis

Todos nos hemos peleado alguna vez con nuestro hermano, pero el hecho de que los Gallagher lo hiciesen cambió la música tal y cómo la conocemos. Se trataba de conflictos tan alarmantes, que llegaron a provocar enfrentamientos con otras bandas como Blur o a hacer que el grupo cambiase constantemente sus miembros.

Su ruptura no fue inmediata, fueron muchas las peleas, tensiones y malos gestos los que llevaron al grupo a la separación. Pero la cuestión es que en 2009 ya no lo soportaron más, y nos dejaron sin una banda cuyas canciones nos acompañarán siempre. Cada uno ha seguido por su lado, Liam con la fallida banda Beady Eye, y Noel con algo más de éxito como solista, pero Oasis ha dejado un vacío musical que por separado no serán capaces de llenar.

Guns N’ Roses

Si de peleas se trata, pocas ha habido como la Axl y Slash. Formando banda con Izzy Stradlin, Duff Mckagan y Steven Adler eran imbatibles musicalmente hablando, pero ni todos juntos habrían podido parar sus broncas.

La conducta “rockera” de Axl, siempre metido en fiestas de lo más extravagantes, afectaba mucho al grupo, y Slash no estaba dispuesto a soportarlo. Por eso, después de numerosos escándalos, entre ellos la mala fama que dejó para el grupo en su gira con Metallica, se hizo inevitable que todo estallase y estos dos increíbles músicos terminaron enfrentados hasta el tal punto que no podían ni estar en la misma habitación. En 2015, 19 años después, Axl dio su brazo a torcer y habló con Slash. La paz llega tarde o temprano, pero su enfado nos dejó sin  un grupo para la historia. Así, aunque Axl continuaría con la banda y aún hoy están en activo, siendo él el único miembro de los Guns n Roses originales, como se dice, las comparaciones son odiosas.

Sex Pistols

Su único álbum publicado, Never mind the bollocks, fue suficiente para hacer que este grupo se convirtiese en un icono de la música rock, pero también su agresivo comportamiento lo sería para romper la banda.

Los Sex Pistols nunca se aguantaron, y aunque su música marcó una revolución, estar juntos era para ellos imposible sin acabar en pelea. Su manager Malcolm McLaren lo sabía, pero ¿qué importaba? Eran una fuente de dinero, y con esto bastaba. Como fundadores del punk inglés, Johnny Rotten, Seteve Jones, Paul Cook y Glen Matlock  se habían convertido en lo que los más rebeldes necesitaban, pero su fama llegaría con su tragedia: Sid Vicious.

Sus conciertos eran famosos porque desde que se subían al escenario, todo era trifulca. Las broncas que montaban entre ellos eran una parte más del espectáculo. Visto esto, no es extraño que, cuando Sid Vicious llegó a la banda para sustituir a Matlock, todo se desmoronase. La droga pudo con ellos, y no es exagerar, porque tras la muerte de Vicious por sobredosis al poco tiempo de la muerte de Nancy Spungen, apenas aguantaron unos meses más juntos.

R.E.M.

Michel Stipe dijo que son “la primera banda en la que nadie muere o tiene problemas con las drogas”, algo muy “del mundo del “rock”, pero no lo suficiente como para mantenerles juntos. Ni Peter Buck, ni Mills ni Berry le llevaron la contraria, es cierto que se trató de una separación muy pacífica, sin conflictos, disputas ni presiones, donde todo fue consensuado. Pero el hecho de que 31 años de éxitos no bastasen para que siguiesen regalándonos su música es algo que aún cuesta aceptar.

La edad es su excusa: con cincuenta años, dicen Mills y Stipe, se han ganado un descanso. No podemos recriminárselo, seguiremos escuchando su maravillosa música.

Blur

Cuando Blur, compuesto por Damon Albarn, Graham Coxon, Alex James y Dave Rowwntree, nos dijo que ya no seguirían tocando juntos, no quisieron dar muchas explicaciones. Vivir juntos es algo muy complicado, y para evitar acabar como tantos otros grupos, prefirieron separarse a tiempo y hacer que su reconciliación fuese posible.

Años después, Coxon y Albarn, hablando de una serie de conciertos en los que querían reencontrarse, explicaron que su decisión fue acertada y que volver a tocar juntos fue sólo la despedida que necesitaban. Puede que lo fuese, pero nosotros nos quedamos sin una gran banda.

Nirvana

El suicidio de Kurt Cobain es un trauma que no podremos superar. Su imagen de chico grunge, atormentado y deprimido fue una constante en su vida, pero nunca nos hizo pensar que pudiese cometer semejante locura. Ni siquiera Chris Novoselic lo creía, aun cuando fue él quien le dijo que no quería que hiciese que su grupo fuese un mal ejemplo para los jóvenes al ver que sólo parecía encontrar alivio en las drogas.

El pegamento del grupo se había ido, y Dave Grohl, su último batería, no tenía nada que decir. De esta forma, aunque la intensa y breve carrera de Nirvana terminase con su muerte, nunca olvidaremos las grandes canciones que les dieron el privilegio de entrar en el Salón de la Fama del rock en el 2014.

The Beatles

Para todos es conocido como en ocasiones una pareja puede interponerse en una amistad. Pero el hecho de que ocurriese con los Beattles, hizo que muchos odiasen a la artista Yoko Ono aún sin pensar que existiesen más motivos para la ruptura, siendo de hecho mucho más grave el conflicto interno entre MacCartney y Lennon.

El imperio de la música puede hacer que un grupo venda su alma al diablo, y Lennon no estaba dispuesto a tolerar que la banda sólo se preocupase por ganar dinero a costa de vender sus letras. Sus enfrentamientos con MacCartney eran cada vez más frecuentes, y el grupo estaba a punto de estallar. Cuando Lennon se presentó con su nueva chica, viendo que no era aceptada por sus amigos, no le importó que su música se encontrase en lo más alto: era una excusa más que suficiente, y anunciaron su separación.

Aunque Lennon, MacCartney, Gerorge Harrison y Ringo Starr continuaron produciendo grandes temas cada uno por su parte, siempre echaremos de menos a los Beatles, y ni qué decir a Lennon tras su terrible asesinato.

Led Zeppelin

Cuando John Bonham apareció muerto por asfixia en su propio vómito tras una de sus borracheras, el grupo no pudo aguantar la presión. Robert Plant había sufrido mucho en poco tiempo: el accidente de coche con su mujer, la muerte de su hijo… Todo parecía ponerse en contra suya, y no pudo soportar más la presión al enterarse del fallecimiento. Jimmy Page y Paul Jones opinaban lo mismo, era impensable buscar otro batería, ellos eran más que un grupo, eran amigos, y fue así como el mundo se quedó sin Led Zeppelin.

The Runaways

Nada más y nada menos que el primer grupo de rock femenino de la historia de la música. Tenían que crearse una fama, necesitaban dar la imagen de rockeras que las hiciese ganarse estar entre tantos hombres, y se les fue de las manos.

El sexo, las drogas, el alcohol y los escándalos no sólo las separaron, sino que casi las destruyen, y cuando se encontraban en su gran gira por Asia, entre continuas peleas, no soportaron más ver cómo todos se aprovechaban de su música y decidieron separarse.

Lita Ford siguió dedicada a la música, y nadie puede olvidar los grandes temas que nos ha dado Joan Jett, pero, aunque tras la muerte de Sandy West se reunieron con Cherrie Currie para tratar de volver a ser las Runaways, sólo nos queda el recuerdo de un grupo que ha sido y es un hito femenino.

Queen

Poco puede decirse de Queen que ya no se sepa, y es que no ha existido otra banda como ellos, ni otra voz como la de Freddie Mercury.

Con quince álbumes de estudio, cinco en vivo y numerosas recopilaciones, cuando Mercury falleció a causa de la desconocida enfermedad del SIDA en aquella época, y Deacon anunció su retiro definitivo del mundo de la música, poco podían hacer May y Taylor. Aunque la banda retomó los escenarios con estos dos antiguos miembros y una nueva voz, nunca volvió a ser lo mismo. Y es que, por más bandas que lleguen, nadie podrá quitarle nunca el puesto a Freddie.

Dover

Con ocho discos herencia de las influencias de grupos alternativos del rock clásico, anunciaron su separación tras veinticuatro años de música. Tenían clara su disolución incluso antes de grabar su último disco, pero eso no significó que no nos sorprendiese a todos.

Esto no les ha parado, y en la actualidad Amparo Llanos y Samuel Titos han creado su propio grupo, New Day, mientras que Jesús Antúnez se ha pasado al mundo de los DJs.

No podemos hablar de peleas, pero sin duda para el rock su separación ha sido un duro golpe.

 

 

Pensando en todas estas bandas deshechas, y a pesar de sus uniones, de sus reconciliaciones y de sus nuevas formas de entregarse a la música, no podemos menos que pensar, mientras cantamos sus letras a voz en grito, ¿qué canciones nuevas podremos habernos perdido con su desaparición?

1 COMENTARIO