Hace 2 millones de años un gen llamado CMAH –que permite la síntesis de un azúcar denominado Neu5Gc– se inactivó.

Hace unos 2 millones de años, los humanos experimentamos un cambio genético que nos diferenció de nuestros antecesores en la escala evolutiva. Este cambio probablemente nos protegiera de algunas enfermedades, pero hizo que productos, como la carne roja, supusiesen un alto riesgo para la salud.

En ese momento de la evolución, un gen llamado CMAH –que permite la síntesis de un azúcar denominado Neu5Gc– se inactivó. Este glúcido se encuentra en las carnes rojas, en algunos pescados y en los productos lácteos. Si los humanos consumen productos derivados de animales que tienen el gen, el cuerpo sufre una reacción inmune al azúcar, al detectarla como una sustancia extraña en el cuerpo. Esto puede producir inflamación, artritis e incluso cáncer.

Científicos de la Universidad de Nevada, Reno (EE UU), liderados por el español David Álvarez-Ponce, han llevado a cabo un análisis de 322 genomas de animales para determinar si tienen genes CMAH activos. Después, colocaron los resultados en el árbol evolutivo de los animales, para determinar en qué momentos de su evolución dicho gen se inactivó. Esto les permitió entender por qué ciertas especies tienen un gen CMAH activo, mientras que otras parecidas no lo presentan. El laboratorio de Álvarez-Ponce está especializado en el estudio de la evolución de los genes y los genomas, mediante el uso de la bioinformática.

Más información en el blog de Álvarez-Ponce

1 COMENTARIO

Comments are closed.