Napoleón Bonaparte (1769-1821) ha sido y sigue siendo una de las figuras más estudiadas de la historia. Su meteórica carrera como militar, seguida por su etapa como cónsul hasta culminar con su coronación como emperador de Francia ha inspirado a millones de personas. Acérrimo enemigo del Antiguo Régimen y de los británicos, su posterior derrota en Waterloo y su destierro en la isla de Santa Elena no hicieron sino engrandecer su leyenda. Aquí van algunas de sus frases más famosas:

“Solo con la prudencia, la sabiduría y la destreza se logran grandes fines y se superan los obstáculos. Sin estas cualidades nada tiene éxito”.

“El mundo sufre mucho. No sólo a causa de la violencia de las personas malas. También por el silencio de la gente buena”.

“La historia es una conjunto de mentiras acordadas”.

“La gloria es fugaz, la oscuridad es para siempre”.

“Empiezo esperando lo peor”.

“La victoria tiene cien padres, la derrota es huérfana”.

“Hay en el mundo, dos poderes. La espada y el espíritu. El espíritu siempre ha vencido a la espada.”

“En política, la estupidez no es una desventaja”.

“La mejor manera de mantener la palabra es no darla”.

“Más glorioso merecer un cetro que poseer uno”.

“Cuatro periódicos hostiles son más temibles que mil bayonetas”.

“La religión es un material excelente para mantener callada a la gente común”.

“China es un gigante dormido. Déjalo dormir, porque cuando despierte, moverá el mundo”.

“No quiero hacer más la guerra. Es menester olvidar que hemos sido los amos del mundo. Antaño, yo perseguí el fin de fundar los Estados Unidos de Europa”.

“La mano que da está al otro lado de la mano que toma. El dinero no tiene patria, los financieros carecen de patriotismo y decencia, su único objetivo es la ganancia”.