Recorte de Jane Doe, ilustración de Marco Teixeira.

Linda es una mujer estadounidense de 23 años. Vive en San Diego, California, y es licenciada en Filosofía y Letras por la prestigiosa universidad de Berkeley. Cuando era más joven empezó a interesarse por conceptos como la lucha de clases, la protección del medio ambiente y la justicia social. Ha colaborado en diversos proyectos y obras benéficas, además de militar activamente en una ONG.

Sabiendo esto, ¿qué te parece más probable? 

a) que Linda trabaje como cajera en un banco, o 

b) que Linda trabaje como cajera en un banco y que además pertenezca a algún colectivo feminista 

(…)

(…)

(…)

Si has elegido la opción b, lamentamos tener que decirte esto: has caído de lleno en la falacia de la conjunción.

La falacia de la conjunción se produce cuando aceptamos erróneamente que un conjunto de circunstancias aparentemente relacionadas entre sí son más probables o susceptibles de suceder que una sola general.

Ambas opciones nos dicen que Linda trabaja como cajera en un banco. Si al menos una de esas alternativas es correcta, debemos aceptar, lógicamente, que Linda trabaja como cajera en un banco.

Ahora bien, sabiendo que Linda trabaja inevitablemente como cajera bancaria, ¿te sigue pareciendo más probable la opción que añade más información?

Es mucho más probable el hecho de que Linda sea cajera en un banco que la opción de que lo sea y además sea otra cosa completamente diferente.

El famoso problema de Linda guarda también mucha relación con la falacia de asociación: el hecho de que Linda sea una mujer comprometida con el activismo social no quiere decir necesariamente que tenga que formar parte también de un movimiento feminista.

1 COMENTARIO