La habilidad que tenemos para aprender y hacer juicios, así como para aplicar el conocimiento, se conoce como inteligencia. La inteligencia está determinada hasta cierto punto por nuestros genes, pero hay otros factores involucrados.

¿Qué es la inteligencia?

Matemáticas
Aprendizaje

El concepto “inteligencia” ha evolucionado a lo largo de la historia y no hay una definición estándar. Sin embargo, puede considerarse como la capacidad para usar la memoria, el conocimiento, la experiencia, el entendimiento, el raciocinio, la imaginación y el juicio para resolver problemas y adaptarse a nuevas situaciones o dicho de una forma más simple, la capacidad para adquirir y aplicar conocimiento. También encontramos definiciones más completas que especifican que la inteligencia no es un proceso único, sino la combinación de muchos procesos directamente relacionados con la adaptación al medio, tales como percibir relaciones y analogías, el uso fluido del lenguaje, captar verdades y pensar.

El psicólogo estadounidense Robert Sternberg se refiere a la inteligencia como inteligencia exitosa porque cada persona utiliza su inteligencia para conseguir diferentes metas en la vida. Por lo tanto, la inteligencia son las diferentes habilidades que cada cual tiene para conseguir lo que se ha propuesto.

No todas las personan poseen las mismas capacidades y habilidades para aprender. Es más, algunas son excelentes en algunos ámbitos mientras que en otros presentan problemas de aprendizaje o adaptación. A nivel interespecífico, también cuestionamos qué especies animales poseen inteligencia y cuáles son las más dotadas. Por esto, el ser humano se ha preguntado desde hace siglos si es posible cuantificar la inteligencia y cómo.

Medir la inteligencia

Los test de inteligencia están diseñados para medir determinadas habilidades estrechamente relacionadas con la inteligencia.

Que la inteligencia sea cuantificable o no es un debate que aún está sobre la mesa. Como hemos visto, no hay una sola definición de inteligencia y esto hace compleja su medición. Además, las variables cualitativas no están relacionadas con ningún número en particular. Es decir, podemos asignarle el valor 10 a un mayor entendimiento y valor 1 a un menor entendimiento, pero ¿dónde está el límite? ¿a partir de qué punto pasamos de un valor a otro?

En cualquier caso, en 1912 el psicólogo alemán William o Wilhelm Stern acuñó el término coeficiente intelectual (CI) para valorar la inteligencia humana. Tradicionalmente, el CI era un valor obtenido tras dividir la edad mental de la persona (obtenida mediante la realización de un tipo de test específico) entre su edad cronológica y posteriormente multiplicarlo por 100. Mediante este método, el 50% de la población tiene CI entre 85 y 115. Como el valor 100 de CI corresponde con la puntuación media de la población, es posible que el significado de 100 varíe con el tiempo y con la población estudiada.

Pero todavía quedan incógnitas. Por ejemplo, si es posible aumentar el CI de una persona o por qué diferentes generaciones presentan valores de CI diferentes. ¿Qué afecta a la inteligencia y cómo lo hace?

Efecto Flynn

Durante el siglo XX se observó un incremento en las puntuaciones de CI en muchos países, fenómeno conocido como efecto Flynn.

Para explicar este incremento intelectual se ha argumentado una mejor nutrición, educación, y salud, ambientes más estimulantes e incluso la heterosis (concepto opuesto a endogamia).

Por otro lado, el efecto Flynn negativo consiste en una regresión del CI en una población. Este efecto inverso se ha observado en países desarrollados y parece que responde a razones ambientales tales como cambios en el sistema educativo o incremento en la población inmigrante de primera generación. Este último punto no está claro, pues la proporción de inmigrantes considerada en el estudio no era significativa.

Factores que afectan al coeficiente intelectual

La edad no altera significativamente el CI de una persona. Sin embargo, parece que la inteligencia fluida (aquella que permite resolver problemas independientemente de los conocimientos previos) disminuye ligeramente en la adultez mientras que la cristalizada (aquella que permite utilizar experiencias y conocimientos previos) permanece estable.

ADN

La herencia genética se ha relacionado con el CI. Se sabe que la inteligencia es un rasgo poligénico y por lo tanto está controlada por varios genes. La heredabilidad intelectual puede llegar al 50%.

La malnutrición, sobre todo si ocurre durante el desarrollo cognitivo, afecta negativamente la inteligencia de una persona. También se observa una relación negativa entre el coeficiente intelectual y algunas enfermedades infecciosas y neuronales.

La música, por el contrario, puede incrementar el CI ligeramente. En concreto, recibir clases de música aumenta la capacidad intelectual además de mejorar otro tipo de habilidades. Es posible, consecuentemente, que recibir otro tipo de clases como por ejemplo de ajedrez también mejore el coeficiente intelectual.

La teoría de las inteligencias múltiples

El psicólogo estadounidense Howard Gardner y su equipo propusieron en la década de 1980 ocho modalidades de inteligencia (lingüística, musical, lógica-matemática, espacial, corporal-kinestésica, inter e intrapersonal y naturalista). En la actualidad, Gardner considera algunas más: inteligencias existencial y pedagógica. Si quieres saber cuál es tu inteligencia dominante, puedes hacer este divertido test de Academia Play.

No obstante, esta no es la única teoría que busca clasificar los diferentes tipos de inteligencia. Robert Sternberg habla de las inteligencias analítica, práctica y creativa.

Otras muchas teorías han surgido para entender y clasificar la inteligencia humana, pero hoy en día sigue siendo un campo que esconde muchos secretos.

Referencias

Dutton, E., van der Linden, D., & Lynn, R. (2016). The negative Flynn effect: A systematic literature review. Intelligence, 59, 163-169.

Flynn, J. (2013). Intelligence and human progress: The story of what was hidden in our genes. Elsevier.

Herrnstein, Richard J.; Murray, Charles (11 May 2010). Bell Curve: Intelligence and Class Structure in American Life. Simon and Schuster. pp. 22–23. ISBN 978-1-4391-3491-7.

Kaviani, H., Mirbaha, H., Pournaseh, M. et al. Cogn Process (2014) 15: 77. https://doi.org/10.1007/s10339-013-0574-0

Legg, S., & Hutter, M. (2007). A collection of definitions of intelligence. Frontiers in Artificial Intelligence and applications, 157, 17.

Pietschnig, J., & Gittler, G. (2015). A reversal of the Flynn effect for spatial perception in German-speaking countries: Evidence from a cross-temporal IRT-based meta-analysis (1977–2014). Intelligence, 53, 145-153.

Plomin, R., & von Stumm, S. (2018). The new genetics of intelligence. Nature Reviews Genetics, 19(3), 148.

Schellenberg, E. G. (2004). Music lessons enhance IQ. Psychological science, 15(8), 511-514.

Teasdale, T. W., & Owen, D. R. (2008). Secular declines in cognitive test scores: A reversal of the Flynn Effect. Intelligence, 36(2), 121-126.

Bigthink.com entrevista a Howard Gardner en 2016