El papel de la mujer en las sociedades antiguas no era siempre el mismo. En cada civilización su rol era distinto, pues éste dependía de la cultura, religión y costumbres de sus habitantes. Para analizar el papel de la mujer en el Antiguo Egipto hemos de sumergirnos en una civilización que se extendió en el tiempo más de 3000 años.

Como es lógico, durante todo este tiempo la estructura social, económica y religiosa de los antiguos egipcios fue evolucionando. Y no sólo eso. Esta civilización se extendió por un vasto territorio, por lo que existirían diferencias sociales según la zona geográfica en la que nos encontrásemos. Es por ello que hablar del papel de la mujer en la sociedad egipcia es una tarea difícil y no pueden generalizarse unas conclusiones. Aun con ello, trataremos de dar unas pinceladas sobre el tema. 

Si bien es cierto que la mentalidad del Antiguo Egipto en lo que a la mujer respecta era bastante “moderna” para su época, al menos en comparación con las sociedades contemporáneas a ésta (o incluso posteriores), no debemos pensar que la igualdad era plena. Sin embargo, en el Antiguo Egipto no eran tan rígidos con sus costumbres como en otras culturas, y los límites de las mujeres libres no eran infranqueables

Para la civilización del Antiguo Egipto, la mujer no era considerada como un ser inferior al hombre, sino que era su compañera, su complementaria. Un ejemplo o consecuencia de esta consideración es que hombre y mujer eran considerados iguales ante la ley. Por desgracia, a medida que nuevos pobladores llegaron a estas tierras, la consideración y libertad de la mujer fue menguando. 

La mayoría de las fuentes de las que disponemos hablan de las clases más favorecidas de la sociedad. Por tanto, no podemos generalizar y suponer que en todas las clases existía la misma libertad. Además, los moralistas egipcios insistían en los textos en recordar al hombre su deber para con la mujer, lo que hace pensar que debía ser frecuente que éstos abusaran de su poder y posición. 

tumba Nefertiti
Pintura encontrada en la tumba de Nefertiti.

La mujer egipcia desde la sociedad y la moralidad

Como hemos comentado anteriormente, hombre y mujer eran iguales ante la ley. Esto significaba que las mujeres podían administrar sus propios bienes y su herencia, llevar un negocio propio y trabajar en empleos más allá del ámbito doméstico.

El testamento de Naunakhte es un ejemplo de la libertad con la que la mujer podía decidir incluso desheredar a alguno de sus hijos si consideraba que no merecían sus bienes. Este testamento de una madre egipcia fue encontrado por el Instituto Francés en 1928, en Deir el-Medina, y data de la dinastía XX (c. 1190 a 1070 a. C.), durante el reinado de Ramsés V:

“He criado a estos ocho hijos, vuestros servidores, proporcionándoles todo el equipo para fundar un hogar, formado por todas las cosas que se constituyen para aquellos que se encuentran en su situación. pero mirad, me he vuelto vieja y mirad, ¡ellos no se ocupan de mi a cambio! En cuanto a todos los que han puesto sus manos sobre las mías, les daré mis bienes, pero en cuanto a los que no me han dado nada, no les daré mis bienes”.

Tanto las niñas como los niños de alta alcurnia estudiaban en la llamada Casa Jeneret, una institución de gran importancia situada junto al palacio, y en la que habitaban la madre del faraón, la Gran Esposa Real, las esposas secundarias y los hijos e hijas de éstas. En esta institución las mujeres se instruían en las artes: tocaban el arpa, el laúd o la flauta y danzaban. Para los egipcios, las danzas rituales y la música eran herramientas para apaciguar a las divinidades. 

Bailarinas e instrumentista egipcias.
En esta pintura vemos representadas a dos mujeres egipcias danzando y a una mujer interpretando música.

En cuanto al trabajo, las mujeres tenían gran variedad de posibilidades. Desde sacerdotisas, llamadas Adoratrices, Mano del Dios o Esposas del Dios, que consagraban su vida al servicio de dioses como Amón o Hathor, aunque eso no impedía que se casasen o tuvieran hijos; funcionarias, como por ejemplo las escribas (aunque no solían tener altos cargos hasta la Dinastía XXVI); plañideras, esto es, aquellas que acompañaban el cortejo fúnebre con danzas, lloros y lamentos; campesinas, comadronas, tejedoras, o artistas, aquellas que tocaban instrumentos musicales o danzaban, aunque muchas veces ésta era una ocupación de las esclavas del Imperio Nuevo.

Cosecha
Pintura que representa a un hombre y una mujer egipcios cosechando

¿Cómo era el matrimonio egipcio?

Las mujeres egipcias podían decidir con quién casarse, puesto que no pertenecían a nadie ni tenían un tutor que decidiese por ellas. Si bien es cierto que solían pedir la aprobación de su familia, esto se hacía más como un símbolo de respeto que como una necesidad social. Esto es debido a que el matrimonio no tenía, realmente, una función religiosa, sino que era una manera de convivir con alguien y asegurar la separación de bienes. Por ello, la mujer conservaba también su nombre y el hombre tenía el deber moral de hacer que su matrimonio fuera satisfactorio. En “Las instrucciones de Ani” se aconsejaba así al futuro esposo: 

“Si eres sabio, mantén tu casa, ama a tu mujer, aliméntala apropiadamente, vístela bien. Acaríciala y cumple sus deseos. No seas brutal, obtendrás más de ella por la consideración que por la violencia: si la empujas, la casa va al agua. Ábrele tus brazos, llámala; demuéstrale tu amor”.
Las “Instrucciones de Ani” son una colección de máximas y proverbios éticos del Antiguo Egipto, probablemente escrito en el Imperio Nuevo, durante la dinastía XIX. Se desconoce si realmente Ani es su autor. 

Al casarse, la mujer se convertía en Nebt-Het, esto es, Señora de la Casa, lo que significaba que era la que debía administrar el patrimonio. El divorcio era legal y podía solicitarlo tanto el hombre como la mujer. Entre las posibles razones de un divorcio están el adulterio, la esterilidad e incluso la fealdad. 

No existía una dimensión moral en lo que a las relaciones monógamas o polígamas respecta. Es más, incluso el incesto era habitual en la familia real y el adulterio por parte de la mujer no estaba penado por la ley, aunque se conocen casos en ciertas regiones de mujeres que han sido lapidadas por ello. 

El poder en la mujer egipcia: religión y gobierno

Las muestras de mujeres como figuras, en ocasiones, de poder, se hacen patente en la religión y el gobierno. La religión egipcia era politeísta. En ella, la presencia de las diosas era habitual, y normalmente se vinculaban con la fertilidad así como con la vida. Por ejemplo, Ma-at es la diosa de la verdad; personifica el principio del orden cósmico y representa el concepto por el cual tanto hombres como dioses se gobiernan. Hathor era la diosa del amor, de la danza y las artes musicales; Bastet, la diosa protectora del hogar. Isis, la “Gran Maga”, era la diosa Madre y diosa de la maternidad y el nacimiento. Se relaciona con los ritos funerarios por la muerte de su esposo Osiris y su cualidad de madre la vincula con la que da la vida: muerte y la vida se unen en ella. Hay que decir que para los egipcios los ritos funerarios evitaban una segunda muerte al difunto en otra vida y, por tanto, la muerte no era más que el paso a otra vida como parte de un renacimiento eterno. El himno a la diosa Isis recogido en el papiro de Oxyrhinco, del siglo II a.C. dicta: “Eres la dueña de la tierra […] tú has dado un poder a las mujeres igual al de los hombres”.

Maat e Isis Papiro
De derecha a izquierda: papiro que representa a la diosa Isis y a la diosa Ma-at.

También en el gobierno encontrábamos a las mujeres como figuras de poder, aunque no siempre al mismo nivel que los hombres. El Antiguo Egipto era una sociedad teócrata y por ello el derecho al trono era, a su vez, divino. La transmisión de éste venía por parte de la mujer. Era ella la que transmitía la legitimidad y era más importante tener sangre real que el hecho de que sólo gobernaran los hombres. Es por ello que o bien gobernaba el esposo o hijo de la Gran Esposa Real, o bien, si ninguno de éstos podía, lo hacía la mujer. Así, a lo largo de su historia ha habido mujeres faraonas, como Hatshepsut o la famosa Cleopatra VII. También la Gran Esposa Real podía tener una importante influencia en el Faraón. Uno de los ejemplos más conocidos fue Nefertiti, esposa de Amenhotep IV, fiel colaboradora y posible regente.

Busto de Nefertiti
Busto de Nefertiti, Museo Egipcio de Berlín.

La mujer egipcia en la literatura

En la literatura egipcia también están presentes las mujeres. Aunque se dice que aparecen como desgraciadas, frívolas o caprichosas, no significa que éstas sean despreciadas en la sociedad. De hecho, el faraón también se beneficiaba de este tratamiento.

Como veíamos al principio del artículo, se invita al hombre a que cuide de su mujer. Así lo refleja el escriba Ptahhotep, de la dinastía III: “Debes amar a tu mujer de todo corazón, […], complace su corazón durante todo el tiempo de tu vida”.

 

Aun con todo esto, es difícil hablar de una igualdad plena entre hombre y mujer. En las Jornadas sobre Egiptología realizadas en Mallorca en el año 2003 y organizadas por la Fundación Sophia, la investigadora Maite Mascort declaró sus reticencias hacia la idea de una igualdad plena entre el hombre y la mujer del Antiguo Egipto:

“La egipcia no fue nunca una mujer que intentara equipararse al hombre… La igualdad entre el hombre y la mujer en la sociedad del antiguo Egipto no existía y creo, que tampoco ahora… lo que más destaca de la misma es que tenía poder y al igual que el hombre, ante la ley, estaba reconocida como tal”.

 

Referencias:

  • La mujer en el Antiguo Egipto, Davinia Alabat, Jornades de Foment de la Investigació, 2007.
  • egiptologia.com/category/mujer-en-el-antiguo-egipto/
  • historiageneral.com/2013/01/21/la-mujer-en-el-antiguo-egipto/
  • dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=4713001
  • ecured.cu/La_mujer_en_el_Antiguo_Egipto
  • historiadelarte192.wordpress.com/acerca-de/mujeregipto/
  • Místicos Egipcios: Buscadores del Camino, Moustafa Gadalla, 2017.