CargandoGUARDAR COMO FAVORITO
  • Capítulo 7×07: El Dragon y el Lobo
  • Guión: David Benioff y D.B. Weiss
  • Director: Jeremy Podeswa
  • Nota:★★★★ (sobre 5)

 

El séptimo movimiento de la Sinfonía de Hielo y Fuego acaba de terminar y nos dejó unas notas finales espectaculares que nos dejarán fríos esperando probablemente más de un año para vivir la conclusión de esta épica saga. La séptima temporada ha llegado a su final con un capítulo que se tomó las cosas con calma, sin dejar de ofrecernos la intensidad a la que ya nos tiene acostumbrados.

Procedemos a desmenuzar el capítulo para estudiar todas las revelaciones, movimientos políticos sangre derramada, y las frías despedidas que nos dejó el episodio El Dragón y el Lobo.

 

Spoilers a partir de aquí. Dejen de leer si no han visto el episodio.

 

La tensión llega al límite en Desembarco del Rey

Comenzamos el capítulo con Jaime y Bronn organizando a las tropas Lannisters para un posible ataque en Desembarco del Rey; los dos ejércitos de Daenerys despliegan sus impresionantes números fuera de las murallas para elevar la tensión rápidamente desde los primeros minutos del episodio. Una manera bastante ilustrativa de recordarnos la magnitud de la batalla que podría ser si esto se llegara a salir de control.

Bronn, Brienne y Pod reciben a los invitados y los encaminan al punto de reunión. Tenemos dos reuniones interesantes en el camino, por una parte, Tyrion reflexiona brevemente con Pod y Bronn sobre cómo han pasado de ser aliados a enemigos con el paso del tiempo sin guardarse rencores de manera personal. También tenemos a Sandor y Brienne, quienes se batieron en un sangriento encuentro en la cuarta temporada; ahora formando parte del mismo equipo, se dan cuenta de que ambos tenían la misma motivación para luchar a muerte el uno contra el otro y logran formar un lazo entre ambos simplemente hablando y escuchándose. Una cálida escena que nos recuerda que, en medio de esta terrible guerra, lo más importante de la serie siguen siendo los personajes con los que llevamos tantos años encariñándonos y viendo cómo cambian y se transforman (generalmente) en mejores personas. Eso, y que hablando se entiende la gente.

El escenario que ha elegido la Corona para la reunión diplomática es el Pozo Dragón, un antiguo coliseo de dragones que de alguna manera simboliza la caída histórica de la Casa Targaryen, siendo Cersei como es, no podemos evitar pensar que de alguna manera quería restregarle en la cara a Daenerys las ruinas que han quedado del glorioso reinado de su familia.

Las partes negociadoras toman su lugar y Bronn se lleva a Pod por un trago, rompiendo protocolos y poniéndonos nerviosos a todos. Los hermanos Clegane finalmente se ven las caras y Sandor le deja implícito a (lo que queda de) Gregor que será él mismo quien lo mate; por lo que nos deja con la esperanza de ver en un futuro la pelea entre los dos titanes. La tensión sube todavía más ante la llegada tardía de Daenerys, probablemente Cersei recuerde a otra reina que hizo una jugarreta similar y terminó quemando a sus enemigos en una elaborada trampa.

Daenerys hace su llegada triunfal sobre el lomo de Drogon, incluso destruyendo simbólicamente las ruinas del Pozo Dragón. Por si esto no fuera suficiente para intimidar a Cersei, Sandor libera al Espectro que capturaron y logran hacer lo que parecía imposible, que la Reina Leona considere una tregua para luchar por el bien común. Sin embargo, la negociación se complica cuando Jon Snow rechaza las solicitudes de Cersei para reafirmar su lealtad hacia Daenerys. Resulta a veces estresante para la audiencia ver cómo Jon básicamente basa todas sus decisiones en “¿Qué es lo que Ned haría o diría?”, porque ya sabemos que en el Juego de Tronos no te conviene jugar con honor.

Tyrion se ofrece para encarar a Cersei y reanudar las negociaciones, en una intensa conversación en la que ambos exponen sus sentimientos más guardados y honestos el uno con el otro, en donde Tyrion pone su vida en manos de Cersei y los hermanos logran, en una torcida y extraña manera, reconectarse el uno con el otro y llegar a un acuerdo de mutuo beneficio a pesar de las importantes diferencias entre ellos. Un detalle importante que vamos a retomar en este resumen, es el hecho que nosotros como audiencia, nunca fuimos testigos directos de la conversación completa que se dio entre estos dos grandes jugadores del Juego de Tronos, y nos quedamos justo en el momento en que Tyrion encontró una potencial debilidad o carta para negociar con Cersei.

Mientras esto sucede, Daenerys y Jon comparten un lindo momento que refuerza la relación sentimental que se ha construido entre estos personajes mientras reflexionan sobre los antiguos hábitos de la familia Targaryen y dejan entrever que ambos comparten la visión por un futuro diferente. Aunque esto pasa pronto a segundo plano cuando llega Cersei y deja caer la bomba: La Corona se compromete de lleno con la lucha ante la amenaza que viene del norte y pone su ejército a disposición para luchar junto al de Daenerys y Jon.

 

La partida de ajedrez en Invernalia está por concluir.

Sansa busca el consejo de Meñique para lidiar con la situación del aparente chantaje de Arya y la debilidad de Jon; esta situación hace que el señor Baelish aproveche a una titubeante Sansa y haga sus últimos movimientos. Las sugerencias de Baelish son agresivas y determinantes, la ejecución de Arya y el desconocimiento del reinado de Jon, exponiendo de golpe sus intenciones finales de este intrincado y largo juego que ha durado toda la temporada.

Meñique remata revelando a Sansa de manera abierta y honesta su forma de operar, los procesos mentales que sigue para leer a sus contrincantes y elaborar sus intrincados planes políticos de constante manipulación y caos. Sansa escucha y aprende.

 

Afinando los planes en Rocadragón

Los grupos de Jon y Daenerys se reúnen en el imponente castillo de Rocadragón y comenzamos a ver la dinámica de este equipo, con Daenerys y Jon compartiendo liderazgo y consultado con sus personas de confianza cada decisión.

Al final de esta breve junta, Theon alcanza a Jon y una honesta y cálida conversación, busca hacer las paces, encontrar algo de paz mental y también volver a conectar con Jon a nivel familiar, pidiendo de manera honesta su consejo e inclusive expresando de manera humilde una arraigada y añeja admiración hacia Jon. Esto inspira a Theon para revivir al Kraken que dormía dentro de él, partirle la cara a un amotinado e iniciar su camino hacia el rescate de su hermana Yara. Bañado por las saladas aguas del mar angosto en una imagen casi bautismal, Theon va por su redención; lo que está muerto nunca morirá.

 

Jaque Mate

La Dama de Invernalia contempla en soledad las opciones que tiene frente a ella, un exhaustivo juego por el trono del norte está por llegar a su final.

Sansa manda llamar a Arya al gran salón de Invernalia y ante las miradas de los principales lores del norte, comienza un juicio público que finalmente pone en jaque a uno de los más grandes jugadores que ha existido en Poniente, Petyr Baelish.

Aludiendo al honor y a la necesidad de proteger a su familia y todas las casas del norte ante traidores, Sansa acusa a Meñique por homicidio y traición. La lista de cargos incluye:

  • El asesinato de Lysa Tully.
  • La conspiración para implicar a los Lannisters en el asesinato de Jon Arryn (el cual también orquestó).
  • La conspiración con Cersei Lannister y Joffrey Baratheon que culmina en la traición y ejecución a Ned Stark.

Los tres hermanos Stark arrinconan a Petyr con evidencia y acusaciones precisas que incluyen detalles que sólo un testigo directo pudo haber mencionado, o en este caso, un ente omniconsciente como Bran Stark. Vencido en su propio juego de manipulación y traición, Petyr juega la última carta que tenía bajo la manga, la más débil de todas, rogar por piedad en una patética imagen que llena de satisfacción a millones de fans, Meñique arrodillado, con la voz quebrada, implorando por su vida.

Sansa ha crecido mucho en siete temporadas. Un personaje muy completo que inicia su camino como una niña ingenuamente optimista y poco a poco crece y se fortalece ante la maldad del mundo, aprendiendo de cada uno de sus enemigos. La ambición y frialdad de Cersei, la brutalidad de Ramsey, la calculadora mente de Meñique. Estos tres ingredientes están presentes en la sentencia a muerte dictada por Sansa y ejecutada por Arya; con un rápido corte en la garganta hecho con la misma daga que inició todo el conflicto de la Guerra de los Cinco Reyes, Meñique se derrumba en el Gran Salón de Invernalia y muere en un charco de su propia sangre. Jaque Mate, Petyr Baelish ha caído.

 

La leona ruge solitaria

En el patio de la Fortaleza Roja, Jaime aprovecha el mapa para organizar la logística del traslado de sus tropas hacia el norte, pero es interrumpido por Cersei, quien revela que no planea realmente cumplir su palabra y luchar contra el Ejército de la Muerte.

Jaime le deja en claro que no está del todo de acuerdo con esta decisión y comienza a fracturarse de manera sustancial su relación. Jaime parece recordar el honor que se supone debe de tener un caballero de su talla y se mantiene firme en su postura de luchar contra la amenaza más grande y por el bien común, y en un momento de extrema frialdad, inclusive para Cersei, no sólo ignora la gran amenaza que viene a destruir todo Poniente, también amenaza con deshacerse de Jaime si éste no le jura lealtad incondicional, a final de cuentas, ya tiene lo que necesitaba de él, un heredero.

Esto parece llevar a Jaime a un punto de quiebre importante para su personaje, desobedeciendo a Cersei y emprendiendo su propio camino para ayudar en la Gran Guerra que está por venir. Un detalle que resulta bastante interesante es que, al momento de irse, se cubre la mano dorada con un guante, esto además de ser una buena idea para que no lo reconozcan, también se puede leer a un nivel más simbólico, como una negación a su apellido y los lujos que vienen asociados al mismo. Tampoco trae su lujosa armadura carmesí con dorado, haciendo que recordemos la breve conversación que tuvo con Bronn mientras recogían los botines de la conquista de Altojardín, todo ese peso te empuja hacia abajo. Jaime abandona sus colores y parece sumarse al dream team que luchará contra el Ejército de la Muerte.

 

Grandes revelaciones en Invernalia

Sam Tarly llega a Invernalia en busca de Jon, quien sigue indispuesto, pero aprovecha para ponerse al día con Bran Stark. El nuevo Cuervo de Tres Ojos no le da muchas vueltas al asunto y le revela a Sam la verdad sobre los padres de Jon; Sam nos deja claro que contrario a lo que parece, SÍ le pone atención a Gilly y cuenta con la evidencia empírica de que Rhaegar y Lyanna tuvieron un matrimonio válido basado en un amor honesto y real, lo que hace a Jon heredero legítimo al trono, además de revelar su verdadero nombre, Aegon Targaryen.

Algo notable de esta escena, es que Bran no tenía conocimiento de este pedazo específico de la Historia, pero al parecer, cuando Sam le revela esta información, es capaz de “viajar” a ese momento y lugar preciso y presenciarlo con sus propios ojos. Esto nos da un poco más información sobre cómo funcionan los poderes de Bran y también nos hace pensar que estos dos personajes harían muy buen equipo para desentrañar todos los secretos del maravilloso universo de esta serie.

De manera paralela a estas revelaciones, Jon y Daenerys transforman su alianza diplomática en algo más personal y pasional (y ojo, que la serie nos ha recordado constantemente de lo importante que es el tema de Daenerys y su capacidad de tener hijos). Esta situación es presenciada por Tyrion, quien desde la oscuridad reacciona con tristeza; no está claro si es por un corazón roto o tal vez aquella conversación con Cersei culminó en algo que le está generando sentimientos encontrados. Como teoría humilde y personal, tal vez le prometió a Cersei que su futuro hijo gobernaría los Siete Reinos cuando el reinado de Daenerys llegue a su fin, considerando que el tema de la sucesión ha sido recientemente abordado en la serie.

Finalmente, Arya y Sansa enmiendan sus diferencias y vuelven a conectar como familia, cerrando un arco argumental que en esta temporada resultó un tanto pesado y confuso ante la falta de información, tal como lo vivieron los mismos personajes.

 

El Ejército de la Muerte está listo para la batalla final

Bran continúa su scouting al norte del muro y acompañando a sus cuervos, llegamos al castillo de Guardiaoriente, donde Tormund y Beric patrullan desde lo alto del y observan con sus propios ojos que el Ejército de la Muerte finalmente empieza a movilizar sus piezas e iniciar su ataque final.

Cientos de miles de Espectros, que incluyen Salvajes, Hermanos de la Guardia Nocturna y Gigantes, esperan pacientemente en la base del Muro, un gruñido agudo e intenso irrumpe desde el cielo y a una velocidad alucinante, Viserion, ahora siendo una especie de Dragón de Hielo, navega los cielos y lanza unas llamaradas violentas y de un color azul que las hace ver hermosas. Esta versión mejorada de un dragón ataca con violencia el Muro con poderosas llamaradas y lo derriba sin dificultad alguna.

Ante la atónita mirada de Tormund y Beric, quienes logran sobrevivir en una parte estable de la edificación, presencian el dramático derrumbe de lo único que separaba a los vivos y a los muertos, el imponente Muro ha caído de manera parcial, mientras cientos de miles de Espectros marchan hacia el sur comandados por el Rey de la Noche desde el lomo de Viserion. La Gran Guerra está por comenzar, en la próxima temporada.

Valar Morghulis.

 

Lo bueno

  • Jaime parece recuperar su arco de redención que dejó interrumpido de Dorne en adelante. Acierto dramático en volver a involucrar a Brienne para detonar un cambio en el personaje.
  • ¿Acaso confirmaron el #CLEGANEBOWL? [Vuvuzuela se intensifica]
  • Actuaciones de primer nivel de prácticamente todo el cast. Mención honorífica a Alfie Allen (Theon), y a la conversación entre Peter Dinklage (Tyrion) y Lena Headey (Cersei).
  • El cierre del arco de personaje de Theon se encamina a una redención justa y bien construida.
  • La unión de Jon y Daenerys se consuma y da esperanzas de un futuro para la Casa Targaryen. 

Lo malo

  • Varys toda la temporada jugó un papel secundario, con pocos diálogos y participación, es inevitable sentir que lo desaprovecharon un poco.
  • El plan de Cersei con Euron no tiene sentido con lo que vimos en la pantalla, y si se arregló “tras bambalinas”, se siente un poquito más flojo el guión.

Para los lectores de las novelas, resulta inverosímil la elección del nombre real de Jon