Tras el estallido de la Segunda Guerra Mundial el 1 de septiembre de 1939, las Potencias del Eje reclamaron al gobierno español una mayor implicación en la contienda. El 12 de junio de 1940, el general Franco decidió cambiar la posición española de neutral a no beligerante. El inicio de la Operación Barbarroja, el 22 de junio de 1941, trajo consigo la creación de un cuerpo expedicionario español contra la URSS.

Krasni Bor
Soldados españoles de la División Azul en la Batalla de Krasni Bor

Contexto internacional

El 23 de octubre de 1940, tuvo lugar la entrevista entre Franco y Hitler (el que sería su primer y único encuentro) junto con sus respectivos ministros de Asuntos Exteriores Serrano Suñer y Ribbentrop, en la estación francesa de Hendaya para analizar la posible entrada de España en la contienda. Dicha reunión fue un rotundo fracaso por las exigencias inaceptables que esgrimieron ambas partes y por la desastrosa situación española en aquel momento. Sin embargo, Franco dejaba la puerta abierta a una posible adhesión futura cuando el contexto internacional lo permitiese.

El 22 de junio de 1941, Hitler lanzó la llamada Operación Barbarroja para invadir la Unión Soviética mediante la creación de tres poderosos ejércitos: Norte, Centro y Sur. En dicha ofensiva participaron una coalición de países alineados con el III Reich (finlandeses, rumanos, italianos, croatas, húngaros, entre otros). Franco veía de esta manera su oportunidad ideal para entrar en escena y autorizó la creación de un centro de reclutamiento para aquellos voluntarios que quisiesen luchar contra el régimen comunista y así de esta manera poder saldar su deuda pendiente con el líder alemán.

Características generales

La División Azul fue una unidad de voluntarios españoles, formada por un total de 47.000 hombres, que combatió junto a las tropas nazis en el Frente Oriental contra la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial entre 1941 y 1943. En un principio las autoridades alemanes exigieron que se tratara exclusivamente de un cuerpo de soldados profesionales. Finalmente se acordó que estuviese formado en su grueso por voluntarios civiles. Algunos de ellos eran incluso opositores al régimen franquista, que aprovecharon esta ocasión para limpiar su historial de cara al nuevo orden establecido (como el caso del cineasta Luis García Berlanga). Este cuerpo estaba al mando de oficiales experimentados del ejército español como Agustín Muñoz Grandes o Emilio Esteban-Infantes. Este grupo de voluntarios constituía la 250ª División de Infantería de la Wehrmacht. También participaron unas 146 mujeres procedentes de la Sección Femenina en el Cuerpo de Damas Auxiliares de Sanidad Militar al mando de Mercedes Milá Nolla. En julio de 1941, empezaron los primeros reclutamientos en los que recibieron una breve instrucción de diez días antes de poner rumbo a su destino.

Acciones militares en el Frente Oriental 

Hitler, afanado en su determinación de tomar Moscú, la capital de la URSS, decidió que la División Azul pasara a reforzar al ejército Norte en sus posiciones. Muy pronto la buena disposición al combate y la disciplina militar, añadido a su sobriedad, atrajeron los elogios de los oficiales nazis hacia los combatientes españoles. Algunas de las principales operaciones militares en las que participó la División Azul, tuvieron lugar en la región de Voljov, cerca de la ciudad histórica de Novgorod, entre octubre de 1941 y agosto de 1942 y en el Frente de Leningrado, entre agosto de 1942 y octubre de 1943.

En septiembre de 1941, las tropas nazis capturaron la ciudad de Novgorod, de un gran significado simbólico y estratégico. En octubre de 1941, las tropas españolas se desplegaron en el extrarradio de la ciudad, en la orilla occidental del río Voljov. A principios de 1942, una ofensiva de los soviéticos que perseguía restablecer las comunicaciones entre Leningrado (San Petersburgo) y Moscú, pulverizó a la 18º División alemana. El general de infantería alemán von Chappuis designó a la compañía de esquiadores españoles para socorrer a sus hombres. Los esquiadores españoles debieron atravesar páramos helados y soportar temperaturas de -52º grados hasta llegar a los escasos supervivientes de la 18º División alemana. Después de esta acción, los iniciales recelos de Hitler hacia la División Azul que los llegó a describir como una ‘banda de andrajosos’, pasaron a ser hombres impávidos e indisciplinados que no temían a la muerte.

División Azul
Soldados de la División Azul, por el pintor Augusto Ferrer Dalmau.

Operación Luz del Norte

En agosto de 1942, Hitler ultimaba la llamada ‘Operación Luz del Norte’ para iniciar el asalto final a la ciudad de Leningrado. La División Azul pasó entonces de la defensa de la región de Voljov a participar en el asedio de Leningrado desde su flanco sur. Sin embargo debido a los recientes reveses sufridos en la batalla de Stalingrado, Hitler apostó por una guerra de trincheras. A principios de 1943, tuvo lugar la llamada ‘Operación Iskra’, una contraofensiva soviética para liberar la antigua capital de los zares del cerco nazi. El 16 de enero de 1943, 550 hombres al mando de Manuel Patiño Montes se refugiaron en una región boscosa al sureste de Posselok para frenar la contraofensiva soviética. El enfrentamiento con las tropas soviéticas provocó la muerte del 70% del batallón. Debido a ello, Esteban-Infantes solicitó el traslado de sus tropas a posiciones menos expuestas al enemigo, pero dicha petición tardaría semanas en aprobarse. Sin embargo, la batalla más sangrienta para la División Azul estaría todavía por llegar.

Batalla de Krasni Bor

El 10 de febrero de 1943, en Krasni Bor, a las afueras de Leningrado, unos 5.900 españoles equipados con armamento ligero hicieron frente a 38 batallones del ejército soviético repartidos en 4 divisiones y apoyados por numerosos tanques, durante varias horas interminables. Sin poder hacer frente al poderío soviético, la situación para los soldados españoles era desesperada. En una horas cayeron muertos un millar de ellos debido a la fuerza de la artillería rusa y a las decenas de miles de obuses disparados.

La infantería soviética decidió cargar contra las líneas españolas. Para cuando el Ejército Rojo se abalanzó sobre ellos, los pocos que quedaban con vida montaron sus ametralladoras MG34 y se atrincheraron en los cráteres que habían dejado los obuses soviéticos. Momentos después se produjo un violento cuerpo a cuerpo entre ambos bandos. Los francotiradores rusos también produjeron numerosas bajas al bando español. Ante esta situación, algunos oficiales españoles reclamaron un inmediato apoyo aéreo alemán aun a costa de bombardear sus propias posiciones. Tras 9 horas y 45 minutos luchando solos, los alemanes acudieron en su ayuda tras asegurar el terreno la Luftwaffe. Un grupo de artillería al mando de Guillermo Reinlein siguió resistiendo solo hasta la mañana del día 12, momento en que éste fue relevado.

El ejército soviético consiguió desalojar del enemigo el sector de Krasni Bor pero las bajas para Stalin habían sido demasiado cuantiosas. En total, el ejército soviético perdió a unos 7000-9000 hombres a costa de la férrea resistencia del batallón español. Por el lado de la División Azul, habían caído unos 1.125 hombres, 1.036 heridos y unos 91 desaparecidos. En las siguientes semanas, tuvo lugar un enfrentamiento para hacerse con el control de la orilla occidental del río Ishora. Este choque costó a la División Azul unas 30 bajas diarias, elevándose a 80 el día 19 de marzo.

Voluntarios
Voluntarios de la División Azul en el tren con dirección al Frente Oriental

Retirada de la División Azul y balance final

Finalmente y tras cambiar el transcurso de la guerra, el general Francisco Franco fuertemente presionado por los Aliados, dio la orden de retirada escalonada de la División Azul a fecha del 12 de octubre de 1943. Este hecho coincidió con el cambio de la diplomacia española hacia la contienda mundial. De esta manera, se puso punto y final a las acciones militares de la División Azul en el Frente Oriental. Se calcula que de un total de 47.000 hombres que formaron parte de la División Azul, hubo cerca de 5.000 muertos, 8.700 heridos, 2.137 mutilados y 372 prisioneros por el ejército soviético (muchos de ellos perecerían más tarde en los gulags soviéticos).

Bibliografía

Cervera, C. (2019). “La última batalla de la División Azul: cuando unos andrajosos españoles frenaron a 38 batallones de Stalin”. ABC Historia. https://www.abc.es/historia/abci-ultima-batalla-division-azul-cuando-unos-andrajosos-espanoles-frenaron-38-batallones-stalin-201902100216_noticia.html

Moreno J. X. (2018). “Franco y la División Azul. Lavanguardia Historia y Vida. https://www.lavanguardia.com/historiayvida/franco-y-la-division-azul_12614_102.html

Moreno J., X. (2005). La División Azul. Sangre española en Rusia. Barcelona: Ed. Crítica.

Payne, S. G. (2008). Franco and Hitler: Spain, Germany, and WorldWar IIYale UniversityPress.

Ramírez D. (2018). “Arturo, el último de la División Azul: Hitler fue un asesino, pero no lo sabía al ir a Rusia”. Elespañol Reportajes Memoria Histórica. https://www.elespanol.com/reportajes/20180319/arturo-division-azul-hitler-asesino-no-rusia/290722073_0.html

Rojas A. (2019).”La División Azul: todos los secretos de los españoles que lucharon por Hitler”. Elmundo https://www.elmundo.es/papel/historias/2019/05/23/5ce57733fc6c8349698b45c7.html