Se han encontrado alrededor de 60.000 edificios mayas que hasta el momento se encontraban ocultos bajo la espesa selva de Guatemala. El descubrimiento se debe a un grupo de arqueólogos que emplearon una revolucionaria tecnología láser, con la cual fue posible realizar el hallazgo.

El descubrimiento comprende pirámides, palacios y tumbas que durante cientos de años permanecieron velados por la espesura selvática en el departamento del extremo septentrional de Guatemala, Petén. Los rayos de la tecnología láser consiguen penetrar el manto forestal y, así, mostrar lo que se encuentra cubierto.

Entre los descubrimientos se encuentran una muralla de de 14 kilómetros y una pirámide de 30 metros. Las dimensiones del hallazgo y la cantidad de estructuras convierten a este descubrimiento en uno de los más importantes relacionados con los asentamientos mayas.

1 COMENTARIO