En 1453 se produjo uno de los acontecimientos que más trascendencia y significación ha tenido para la Historia de Occidente, la conquista y la incorporación al mundo islámico del ultimo reducto de la Edad Antigua, la ciudad de Constantinopla.

Asedio Constantinopla
Asedio de Constantinopla por el ejército otomano en 1453.

Situación del Imperio Bizantino

Hasta el siglo XI, el Imperio Bizantino se había erigido como una potencia brillante y dominadora, paladín de la resistencia cristiana contra las acometidas del Islam. Sin embargo, Bizancio perdió las llanuras interiores de Anatolia frente a los turcos tras la batalla de Manzikert en 1071, a lo que se sumaría una nueva derrota en Miriocéfalon (1176). Más tarde, el Imperio Bizantino entró en una grave crisis surgida a raíz de la Cuarta Cruzada (1202-1204), cuando un ejército cruzado se volvió contra Constantinopla, estableciendo un Imperio Latino en 1204. En 1261, se estableció la dinastía de los Paleólogos. El azote de la peste negra en 1347 provocó una gran catástrofe, diezmando a la población bizantina. A los últimos emperadores de Bizancio, Manuel II (1391-1425), Juan VIII (1425-1448) y Constantino XI (1448-1453) tan sólo les quedó pedir auxilio a Occidente ante la creciente amenaza turca.

Avance de los turcos

Las llamadas tribus turcas selyúcidas procedentes de Asia Central, se empezaron a establecer en la península de Anatolia a partir del siglo XI. La dinastía selyúcida se extinguiría con la llegada de los mongoles a mediados del siglo XIII. Hacia el año 1300, Osmán I fundó la dinastía otomana y conquistó la ciudad de Bursa en 1326, fijándola como su capital y a lo largo del siglo siguiente, su imperio se extendió hacia Anatolia y el sureste de Europa. Su sucesor Orján I (1326-1362), conquistó Nicea en 1329. Para 1340, ya se había hecho con el control de Asia Menor. A la muerte de Orján I en 1362, le sucedió su hijo Murat I (1362-1389), quien fijó Adrianópolis como su capital europea en 1365. Tras la muerte de Murat I en 1389 durante la batalla de Kosovo, su hijo Bayaceto I (1389-1402) ocupó el mando.

En 1402, Bayaceto I fue derrotado a manos de Tamerlán (descendiente de Genghis Khan) en la batalla de Ankara. Después de este duro revés, se sucedieron varios sultanes en el trono: Solimán (1403-1409), Musa (1409-1413), Mehmet I (1413-1421) y Murat II (1421-1451). Éste último derrotó a la coalición cristiana encabezada por el húngaro Juan Hunyadi en Varna (1444), por lo que su sucesor Mehmet II (1451-1481) pudo planear la conquista de Constantinopla. Ordenó la construcción del castillo de Rumeli Hisar en 1452 para controlar el Estrecho del Bósforo y evitar la llegada de ayuda por mar hacia Constantinopla. A pesar de los múltiples esfuerzos de Constantino XI, Mehmet II ya tenía planeado su inminente conquista.

Correlación de fuerzas

Por el lado musulmán, el ejército regular se componía de 80.000 hombres, los bachi-bazuks (tropas irregulares) en unos 20.000, más varios miles de voluntarios. Dentro de este ejército, las tropas de élite eran los jenízaros, compuestos por 20.000 hombres, de origen cristiano pero educados en la más estricta fe musulmana. El sultán contaba además con la ayuda de Urbán, un ingeniero húngaro quien diseñó un poderoso cañón capaz de batir las murallas de la mismísima Babilonia. Con su poderosa flota al mando de Balta Oghe buscaba sitiar Constantinopla por tierra y mar.

Mapa Constantinopla
Antiguo mapa de Constantinopla

Por el lado cristiano, el emperador Constantino XI contaba con sólo 4.983 griegos y entre 2.000-3.000 extranjeros para defender la capital. Entre ellos se encontraba un soldado genovés llamado Giovanni Giustiniani Longo, junto con otros 700 genoveses. Dos capitanes venecianos llamados Gabriel Trevisano y Alviso Diedo decidieron prestar sus servicios al emperador, convirtiendo sus barcos en buques de guerra y estableciendo una cadena de barcos para impedir el paso de la flota turca a través del Cuerno de Oro. Algunos catalanes al mando de Père Julia y un noble castellano llamado Francisco de Toledo (supuesto pariente de Constantino XI) integraban el resto de tropas extranjeras.

La conquista de Constantinopla

El 5 de abril de 1453, todo el ejército turco se concentró ante Constantinopla. Mehmet II ofreció un pacto a la ciudad según el cual si aceptaban la rendición voluntaria, la ciudad no sufriría daño alguno. Sin embargo, ante la negativa de paz del emperador bizantino, empezó el bombardeo dañando gravemente la muralla externa. El 18 de abril, Mehmet II ordenó un asalto al sector del Mesoteiquion. Giustiniani junto con sus tropas griegas e italianas consiguió repeler el ataque. El sultán trazó un astuto plan para controlar el Cuerno de Oro mediante el traslado de sus barcos por tierra y así poder aislar Constantinopla de la colonia de Pera. Al darse cuenta de la vulnerabilidad de la muralla del valle del río Lico, el sultán decidió concentrar allí sus esfuerzos.

La noche del 24 de mayo, la luna se encontraba en plenilunio y trajo un eclipse que dejó tres horas de oscuridad, lo que fue interpretado como un mal presagio para los cristianos. Por si fuera poco, un icono sagrado de la Virgen se cayó repentinamente durante una procesión, causando un gran desasosiego. Al día siguiente, una espesa niebla cubrió la ciudad y Santa Sofía quedó iluminada por un extraño resplandor.

Caída Constantinopla
Caída de las murallas de Constantinopla

Ataque final

En la madrugada del 29 de mayo, Mehmet II dio la orden del asalto final. Mehmet envió primero a los bachi-bazuks, sus tropas irregulares, pero los cristianos lograron resistir. El sultán dio la orden al destacamento de jenízaros de iniciar otro asalto. Estos se lanzaron en sucesivas oleadas contra la barricada construida improvisadamente por sus defensores.

En la muralla de Blaquernas, existía una poterna llamada Kerkoporta, que ante un descuido de las tropas cristianas, los turcos aprovecharon para infiltrarse en la ciudad. Giustiniani fue herido de gravedad por una culebrina, abandonando el campo de batalla. Fue embarcado en un navío genovés provocando la retirada de todas sus tropas. Alviso Diedo rompió la cadena de barcos y huyó con su flota por el Mármara a través del Estrecho de los Dardanelos. La ciudad estaba perdida. Constantino XI, al percatarse del trágico final que acechaba a la capital imperial, se despojó de sus insignias imperiales y desapareció en el fragor de la batalla.

Vencedores y vencidos

Según la tradición islámica, si una ciudad era tomada por la fuerza, los conquistadores podían dedicarse al saqueo y al pillaje durante tres días. Un gran número de bibliotecas, iglesias y palacios quedaron desvencijados por los conquistadores. Mehmet II se dirigió en persona hasta la catedral de Santa Sofía, declarando que debía ser transformada en mezquita.

La conquista de Constantinopla convirtió a los turcos en una de las grandes potencias mundiales. Se estableció un puente entre sus posesiones europeas y asiáticas, controlando las principales rutas comerciales. Mehmet II se veía a sí mismo como el heredero del Imperio Romano. Se llegó a comparar a sí mismo con Alejandro Magno. Posteriormente conquistó Atenas (1456), Trebisonda (1461) y su poder se extendió a los Balcanes. Rusia resurgiría como la única potencia ortodoxa libre del poderío turco. Su capital Moscú se llegaría a apodar como la ‘Tercera Roma.’

Asalto Constantinopla
Cien mil combatientes turcos asaltaron la ciudad.

Emergencia de Castilla y Portugal

La caída de Constantinopla provocó la disminución del comercio entre Europa y Asia. Como resultado, los mercaderes cristianos tendrían muchas dificultades para viajar a través de las rutas que llevaban a China e India, lugares de donde provenían las especias y los artículos de lujo que les conferían grandes beneficios. Por esta necesidad de comerciar, surgieron nuevas rutas comerciales, en las que portugueses y castellanos tuvieron un papel primordial. Los portugueses emprendieron la circunnavegación de África que culminó con el viaje de Vasco de Gama en 1497-1498. En el reino de Castilla, los Reyes Católicos decidieron financiar la expedición de Cristóbal Colón, quien pretendía llegar a las Indias a través del Océano Atlántico basándose en unos cálculos erróneos. Dicha expedición facilitó el descubrimiento de un nuevo continente desconocido para Europa, que se llamaría América.

 

Bibliografía:

Arnas R. P. (2008). El pensamiento político en la Edad Media. Madrid: Anebri S.A.

Cervera C. (2018). “La conquista musulmana de Constantinopla, la agonizante resistencia de una cristiandad desunida”. ABC Historia 25/02/2019 https://www.abc.es/historia/abci-conquista-musulmana-constantinopla-agonizante-resistencia-cristiandad-ignoro-gritos-auxilio-201706060212_noticia.html

Freely J. (1996). Istanbul. The Imperial City. London: Penguin Books

Lewis B. (1963). Istanbul and the civilization of the Ottoman Empire. University of Oklahoma Press.

Mansel P. (1991). Constantinople. City of the World’s Desire, 1453-1924. London: John Murray Publishers.

Ostrogorsky G. (1984). Historia del Estado Bizantino. Madrid: Akal editor.

Reverte J. (2006). Corazón de Ulises. Barcelona: Penguin Random House Grupo Editor.

Runciman S. (2007). La Caída de Constantinopla 1453. Barcelona: Reino de Redonda S.L

Salinas G. S. (2005). “Significado de la caída de Constantinopla para el imperio otomano”. Universidad de Chile 21/01/2019 https://www.redalyc.org/html/3638/363844244007/

Stone N. (2012). Turkey. A short story. Londres: Thames and Hudson Ltd.

1 COMENTARIO