Durante los años 1950 y 1960 el auge de la cultura residencial benefició al estado de California, que se convirtió en el más poblado de Estados Unidos. La venta de casas unifamiliares y el sector de servicios se convirtieron en las actividades económicas más importantes. La población del estado alcanzó los 20 millones en 1970.