Las esponjas o poríferos  son los animales más antiguos del planeta. Con una biología simple pero eficaz, estos seres acuáticos son capaces de realizar las funciones vitales sin necesidad de ningún órgano.

Esponja (Icelight)

La mayoría de animales se desplaza para buscar alimentos o huir. Sin embargo, las esponjas son animales sésiles y permanecen anclados en el suelo durante toda su vida. Estos animales aparecieron en la Tierra hace unos 600 millones de años durante el periodo Cámbrico y apenas han cambiado desde entonces. Son muy básicos y no tienen sistema nervioso, digestivo, excretor ni circulatorio. Esto pone en evidencia que mayor complejidad no siempre significa mejor supervivencia. Es increíble cómo seres tan simples han podido sobrevivir durante miles de años. Entonces, si las esponjas no tienen órganos ni tejidos, ¿cómo son capaces de alimentarse, obtener oxígeno y reproducirse?

El cuerpo de las esponjas está formado por un exoesqueleto cubierto por poros y canales que conducen a una cavidad central.

Alimentación

Las esponjas filtran agua a través de sus canales para obtener alimento y absorber oxígeno. Como las esponjas carecen de estómago, son células especializadas las encargadas de la alimentación. Estas células se conocen como coanocitos arqueocitos. Las primeras, atrapan el alimento y las segundas lo fagocitan.

Si comparamos la alimentación de los poríferos con el ser humano, es como si las esponjas tuvieran muchísimas bocas pequeñas por todo su cuerpo. Por estas “bocas” o poros, el agua entra y es conducida hasta una cavidad central y después es expulsada por una abertura superior. Con más detalle, el proceso es el siguiente: el agua, cargada de partículas, entra a la esponja a través de los poros. Allí, las partículas grandes (0.5 μm – 50 μm) son fagocitadas. Es decir, unas células especializadas engullen dichas partículas. El agua con las partículas más pequeñas pasa al interior de la esponja donde estas partículas son fagocitadas también.

Las esponjas están filtrando agua constantemente y algunas esponjas grandes son capaces de filtrar más de 1000 litros de agua al día; en el siguiente vídeo se puede observar cómo el agua penetra por los poros de la esponja y posteriormente sale por el ósculo, que es la apertura superior.

Respiración y excreción

Tanto la excreción como la respiración se producen por difusión simple. Esto es, las moléculas atraviesan la membrana celular desde el medio con mayor concentración al medio con menor concentración. De esta manera, las esponjas absorben oxígeno del agua y excretan principalmente dióxido de carbono y amoníaco.

Clases de esponjas

En la actualidad se han descrito cuatro clases de esponjas no extintas: calcáreas, demosponjas, hexactinélidos y homoscleromorfas.

Clases de esponjas. De arriba izquiera a abajo derecha: Oscarella (Parent Géry), Acarnus (SIMoN/MBNMS), Leucosolenia (Juan Snyman) y Euplectella (NOAA).
  • Las esponjas calcáreas suelen ser pequeñas y con cuerpos tubulares. Su nombre se debe al carbonato cálcico que compone su exoesqueleto.
  • La mayoría de las esponjas hexactinélidas tienen forma de embudo. Su cuerpo está compuesto por espículas o unidades silíceas de seis radios llamadas hexactinas.
  • Las demosponjas son muy variables y sus cuerpos también están formados por espículas silíceas. Las esponjas que utilizamos en el baño, siempre y cuando sean naturales, pertenecen a esta clase.
  • El esqueleto de las esponjas homoscleromorfas puede tener o no espículas de sílice y estos poríferos normalmente habitan las profundidades del océano.

Reproducción

Esponja en una playa de Nuevo Gales del Sur, Australia (Jo Elphick)

Los poríferos tienen la capacidad de regenerarse, por lo que en algunos casos es posible que ocurra una embriogénesis somática; es decir, el desarrollo de un nuevo individuo a partir de un fragmento de la esponja. No obstante, la regeneración es habitual cuando la esponja tiene una zona herida y no con fines reproductivos, pues estos animales presentan reproducción sexual.

La mayoría de esponjas son monoicas (un mismo individuo presenta gametos femeninos y masculinos). Los espermatozoides y ovocitos se forman a partir de los coanocitos y los arqueocitos que antes se encargaban de la alimentación.

La fecundación puede ocurrir de varias maneras, pero hay dos modelos más comunes. En las esponjas vivíparas (que retienen el zigoto o célula fecundada en su interior), los espermatozoides liberados entran en los canales de otra esponja, donde son transportados hasta los ovocitos. Por otro lado, las esponjas ovíparas liberan al medio espermatozoides y ovocitos y la larva resultante tras la fecundación se asienta y se desarrolla hasta convertirse en esponja adulta.

¿Sabías que las esponjas podían realizar tantas funciones? ¿Qué más sabes sobre estos animales tan interesantes que colonizaron la Tierra hace millones de años?

 

 

Bibliografía

Hickman, C. R. (2008). Sponges and Placozoans. En Integrated Principles of Zoology (págs. 246-259). McGraw-Hill.

2 COMENTARIOS

Comments are closed.