Una cascada, catarata o salto de agua no es más que un desnivel en un curso fluvial, por lo que el agua cae de forma vertical, en ocasiones desde una altura muy elevada. Muchas cataratas son imponentes exhibiciones de la naturaleza y portentosas demostraciones de fuerza y belleza.

En esta ocasión, traemos una selección de siete de los más impresionantes saltos de agua de la Tierra. No se trata de los más altos, sino de siete especialmente asombrosos.

1. Salto Ángel

Salto Ángel

Empezamos la lista con el salto de agua más alto del planeta. Tiene una altura de 979 metros, de los cuales 807 metros son de caída sin interrupción. El mayor salto ininterrumpido de la segunda cascada más alta, el Salto del Tugela, es de 411 metros de altura, poco más de la mitad del Salto Ángel, a pesar de que ascienda a un total de 947 metros de elevación.

Esta maravilla de la naturaleza se encuentra en Venezuela, en el estado Bolívar. En el año 1994 fue declarado Patrimonio de la Humanidad el impresionante Parque nacional Canaima, donde se encuentra el Salto Ángel. El nombre se debe al aviador y explorador estadounidense James Crawford Angel Marshall, más conocido como Jimmy Angel.

El agua del Salto Ángel cae desde la cima de un extraordinario tepuy llamado Auyantepui. Un tepuy es una meseta con pronunciadas paredes verticales. Estas formaciones propias de la Gran Sabana venezolana son tan singulares debido a sus paredes particularmente rectas y sus cimas planas. En el idioma pemón Auyantepuy quiere decir “montaña del diablo”. El nombre de la cascada en pemón es Kerepakupai Vená, que se traduce como “salto del lugar más profundo”. La altura de la columna de agua es tal, que normalmente el agua se pulveriza antes de llegar al cauce del río.

 

2. Salto Yosemite

Salto Yosemite

El Salto Yosemite es una catarata de forma escalonada con tres caídas, de las cuales la mayor tiene una altura de 436 metros. En total, el Salto Yosemite llega a los 739 metros de altitud. Su caudal se aproxima a los 48 metros cúbicos por segundo. El estremecedor panorama que ofrece es el resultado de la perfecta combinación de la fuerza fluvial en descenso con la enorme pared de piedra y el verde valle.

Esta increíble catarata pertenece al Parque nacional de Yosemite en California, Estado Unidos, el cual fue declarado Patrimonio Mundial de la Humanidad en 1984. Lo característico del parque son sus gigantescos acantilados de granito y su apacible valle glaciar. Diversos saltos de agua se hacen notar con sus impresionantes caudales desde las enormes rocas. El gran atractivo es la gran formación rocosa vertical conocida como El Capitán.

 

3. Salto Unión

Cataratas del Iguazú; en el centro, la garganta del Diablo.

Las Cataratas del Iguazú se encuentran entre la Provincia de Misiones de Argentina y el Estado Paraná de Brasil. El Salto Unión es el límite internacional de los dos territorios. El agua, al caer y circular, ha creado un profundo cañón con impresionantes paredes verticales. La Garganta del Diablo constituye la mayor concentración de caudal de las Cataratas del Iguazú que, a su vez, son las cataratas de mayor caudal de cuantas existen en nuestro planeta. Es frecuente llamar también Garganta del Diablo al propio Salto Unión, que es el que da origen al conjunto de saltos en forma de U.

Las Cataratas del Iguazú son un conjunto de 275 saltos de agua siendo el Salto Unión el de mayor caudal y el más alto con 80 metros. El nombre es de origen guaraní y es el producto de la conjunción de dos palabras que se traducen como “agua grande”. La mayor parte de los saltos de agua, el 80 por ciento, se ubica en el lado argentino. En el largo abanico se pueden ver muchos más saltos como el Alvar Núñez, el Lanusse, las Dos Hermanas, el Chico Alférez, el Ramírez o el Bossetti, entre otros. Sin duda, se trata de una de las cataratas más espectaculares, motivo por lo cual fue incluida en las “Siete maravillas naturales del mundo”.

 

4. Catarata Horseshoe

Catarata Horseshoe

La catarata Horseshoe es una de las tres que componen las impresionantes Cataratas del Niágara. Su nombre (“herradura”) tiene su origen en la forma curva de los 671 metros de anchura. Es la más importante de las tres cataratas, pues por ella pasa el 90% del agua del río Niágara con un flujo permanente. Esta catarata se eleva hasta los 53 metros de altura. Se estima que la profundidad de río en la base de la catarata se aproxima a los 56 metros, es decir, sería mayor que la propia catarata.

También se la conoce como la catarata Canadiense, pues es la única de las tres que se encuentra en el lado canadiense. Las Cataratas del Niágara están ubicadas en la frontera entre la provincia de Ontario de Canadá y el Estado de Nueva York de Estados Unidos. Están en el curso del río Niágara, el cual comunica el lago Erie con el lago Ontario. Ambos forman parte del grupo de cinco lagos conocidos como los Grandes Lagos. El río Niágara es una frontera natural entre los dos países.

 

5. Cataratas Victoria

Cataratas Victoria

Las cataratas Victoria son un salto de agua del río Zambeze en la frontera de Zambia y Zimbabue. Las cataratas se elevan hasta los 108 metros y tienen una anchura de 1700 metros. Son particularmente llamativas por ser una sola vertical que forma una impresionante garganta, conocida como la Primera garganta (puesto que hay cinco sucesivas gargantas más). A pesar de ser un solo desnivel y ser una catarata de bloque, tiene una estructura segmentada pues según el caudal, el agua cubre más o menos longitud durante el año.

Un elemento que se ha hecho célebre es la llamada “piscina del diablo” que se crea en el borde de la caída cuando el flujo del río desciende hasta cierto punto. Hay una barrera de piedra que corta la corriente y permite que las personas se bañen en esa zona situada en el límite mismo de las cataratas.

 

6. Catarata de la garganta Baatara

Catarata de la garganta Baatara

Está situada en Tannurin, en el Líbano. La Catarata de la garganta Baatara se caracteriza por caer dentro de un agujero detrás de puentes naturales superpuestos formados de piedra caliza. La caída llega a 25 metros sobre una imponente cueva de piedra caliza conocida como la Cueva de los Tres Puentes. Es en el momento en el que  las nieves de invierno se comienzan a derretir cuando el agua de la cascada cae hacia el abismo de una forma más espectacular, a través de las notables formaciones geológicas. El descubridor fue el francés Henri Coiffait en el año 1952.

 

7. Cascada del Caracol

Cascada del Caracol

La cascada del Caracol es un salto de agua ubicado en el municipio brasileño de Canela. Se trata de una cascada de bloque segmentado y de flujo permanente pero con una marcada estacionalidad. Destaca la hendidura en la parte inferior de la pared vertical desde la que la columna de agua cae. Esto le da una fascinante sensación de suspensión en el aire que se acentúa por la vegetación que envuelve a la piedra del acantilado.