1. Castillo de Guimarães

Está ubicado en la ciudad portuguesa de Guimarães, ciudad del distrito de Braga. El castillo fue fundado por Muniadona Díaz, condesa del Condado de Portucale del siglo X, con el propósito de defender el monasterio de San Mamés tanto de los musulmanes como de los vikingos. El original estaba construido de madera y tierra. Se le atribuye la orden de renovación a Enrique de Borgoña debido al grado de deterioro en el que se encontraba la edificación a finales del siglo XI. Alfonso VI de León entregó a Enrique de Borgoña el Condado Portucalense, uno de sus feudos, para recibir apoyo en la Reconquista.

Lo que más destaca del castillo es su estatus de “cuna de la nacionalidad” por estar involucrado en los conflictos de la conformación del reino de Portugal. Alfonso Enríquez, hijo del conde Enrique de Borgoña, se convirtió en el primer rey de Portugal. En una ocasión, en 1127 Alfonso VII de León se dirigió al condado para demandar que Alfonso Enríquez rindiera pleito de vasallaje, por lo que asedió el castillo Guimarães. El futuro rey tuvo que jurarle lealtad para que la ciudad no fuese conquistada. Sin embargo, en 1128 asentó su dominio sobre el territorio con la victoria sobre el ejército de su madre en la batalla de San Mamede.

 

2. Fortaleza de Hohensalzburg

Es la fortaleza europea que mejor se conserva y es la de mayor tamaño. La fortificación se encuentra en la ciudad de Salzburgo, Austria, y empezó a ser edificada en 1077 durante el gobierno del arzobispo Gebhard de Helfenstein. El propósito de su construcción no fue otro más que la de reforzar la defensa del mencionado arzobispo frente a los ataques que los adeptos del emperador Enrique IV del Sacro Imperio Romano Germánico realizaban sobre la ciudad.

El conflicto procede de “la querella de las investiduras” que consistió en una disputa entre los papas y los reyes del Sacro Imperio Romano Germánico por la potestad de los nombramientos eclesiásticos y la asignación de beneficios. Los arzobispos de Salzburgo se alinearon en la posición del Papado.

La forma de la fortaleza que se puede apreciar actualmente se perfiló en el siglo XV con el Principado-Arzobispado de Salzburgo. Cabe señalar que, a pesar de los asedios que sufrió, la fortaleza nunca llegó a ser tomada.

 

3. Castillo de Zafra

Se encuentra en la provincia española de Guadalajara, particularmente en el municipio de Campillo de Dueñas. Es un castillo del siglo XII al que se le presupone un origen árabe por referencias en el Fuero de Molina. Sin embargo, es con el linaje nobiliario español de la Casa de Manrique de Lara cuando adquiere su identidad conocida. Un episodio reseñable aconteció cuando Gonzalo Pérez Manrique de Lara usó este castillo como refugio ante la persecución del rey Fernando III de Castilla, “el Santo”, por su rebelión. Gracias al castillo inexpugnable, la tensión terminó con la firma de la Concordia de Zafra por la que se anexionó el señorío de Molina a la Corona de Castilla tras la muerte de Gonzalo.

La construcción destaca por la orografía escarpada sobre la que se erige y por su torreón o torre del homenaje que sobresale a partir del farallón. Como es frecuente en los castillos medievales, este torreón es la estructura central y resalta por encima de la fortaleza. El nombre de esta torre procede de la costumbre de practicar en ella la ceremonia del pleito de vasallaje u homenaje. Como curiosidad, cabe mencionar que en este castillo se realizó un rodaje para la serie Juego de Tronos, para representar la “Confrontación de la Torre de la Alegría”.

 

4. Château Gaillard o Castillo Gallardo

Está situado sobre un acantilado del Venix normando en el municipio de Les Andelys en Francia, y sólo se conservan las ruinas. El castillo fue construido por Ricardo Corazón de León con la finalidad de reforzar la frontera oriental del Ducado de Normandía en su pugna con Francia. Aprovechó una breve tregua para concluir la construcción de la fortaleza.

Tras la muerte de Ricardo, su hermano y heredero al trono, Juan sin Tierra, firmó el Tratado de Goulet con Felipe II de Francia, pero la paz acordada se rompió dos años después y el rey francés atacó el Ducado de Normandía y asedió el castillo. Felipe Augusto se apoderó del ducado en el año 1204.

 

5. Castillo de Bran

Su ubicación está próxima a la ciudad de Brașov que se encuentra al sureste de la región histórica de Transilvania, en la actual Rumanía. Se le atribuye la condición de residencia de Vlad lll Drăculea o Vlad Tepes (el Empalador), sin embargo, se trata de un dato discutido y dudoso pues se considera que su verdadera fortaleza fue el Castillo Poenari. Su valor es más bien arquitectónico, por su antigüedad y por la leyenda del personaje de Drácula.

En 1212 los militares de la Orden de los Caballeros Teutónicos construyeron una fortaleza en el emplazamiento del actual castillo de Bran. La Orden Teutónica fue creada en 1190 como organización hospitalaria en la tercera cruzada, pero después adoptó la forma de orden militar parecida a la Orden del Temple. Tras las derrotas en Tierra Santa, la orden se desplazó a Venecia y después fue recibida en el reino de Hungría donde edificaron el mencionado castillo. En el año 1225 fueron expulsados por el rey Andrés II por priorizar la autoridad del Papa antes que la del reino. Posteriormente, los teutónicos se establecieron en Israel comprando el castillo de Montfort.

Tras la salida de la Orden Teutónica, la antigua fortaleza se fue deteriorando y por el tiempo y los ataques de los pueblos tártaros. En 1377 el rey Luis I de Hungría ordenó restaurar la fortaleza con una nueva estructura (la actual) con propósitos comerciales y para reforzar su posición frente al principado de Valaquia.

 

6. Castillo de Almodóvar del Río

Está situado en una colina cerca del río Guadalquivir, en el municipio Almodóvar del Río de la provincia de Córdoba, España. Su origen se remonta alrededor del año 740 en la fortaleza Al-Mudawar. En el siglo XII cae en manos cristianas incorporándose a la Corona de Castilla. La edificación ha sido objeto de diversas reformas, ampliaciones y reconstrucciones integrando influencias musulmanas y cristianas. Este castillo también ha sido utilizado para grabar escenas de la serie Juego de tronos.

 

7. Castillo de Ashford

Se encuentra en Irlanda cerca de Cong, en el condado de Mayo. Se erige en un recinto próximo al lago Corrib y se construyó en el siglo XIII por la casa anglonormanda de Burke. A mediados del siglo XIX se llevó a cabo una reconstrucción y una ampliación por obra del filántropo irlandés Sir Benjamin Lee Guinness, por lo que integró aspectos del estilo victoriano en la arquitectura medieval.