Ya sea por méritos propios (atribuidos o reales), por la celebridad de su jinete o por las anécdotas en las que están involucrados, a lo largo del tiempo han existido muchos  caballos ilustres.

7 caballos reales:

1. Bucéfalo: fue el caballo de Alejandro Magno. Etimológicamente su nombre quiere decir “cabeza de buey” o de toro. Acompañó al rey de Macedonia en todas sus expediciones y conquistas hasta que finalmente murió en la batalla del Hidaspes que Alejandro libró contra el rey Poros. Se trata del caballo más famoso de la Antigüedad.

2. Babieca: fue el caballo del noble castellano Rodrigo Díaz de Vivar, más conocido como El Cid Campeador. Esta relación de pertenencia se atribuye a partir de la fuente literaria de  Cantar de mio Cid. Este célebre caballero consiguió controlar bajo su dominio el Levante de la península ibérica al final del siglo XI.

3. Genitor: fue el caballo de Julio César, general y dictador romano. Esta bestia acompañó a su jinete en episodios tan decisivos de la historia de Roma como la Guerra de las Galias o el paso del río Rubicón.

4. Palomo: fue el caballo de Simón Bolívar. El Libertador montó a este animal en sus victorias de importantes batallas como la del Pantano de Vargas, la de Boyacá, la de Bomboná o la de Junín. Este político y militar venezolano es uno de los personajes más destacados, sino el principal, de las guerras de independencia hispanoamericanas contra España.

5. Othar: fue el caballo del temible Atila. Este caudillo de los hunos logró dominar un imperio que abarcaba una extensión extraordinaria desde Europa central hasta el mar Negro y desde el Danubio hasta el Báltico. Atila fue un enemigo del Imperio romano que en aquel momento ya se encontraba dividido en dos. Fue conocido con el sobrenombre de “el azote de Dios” y se decía que “por donde pisaba su caballo no volvía a crecer la hierba”.

6. Incitatus: fue el preferido de los caballos del emperador romano Calígula. Era un caballo de carreras hispano al que su dueño profesaba una devoción extrema: según cuenta Suetonio, quiso nombrarlo cónsul. Además, ordenó construir para Incitatus una caballeriza de mármol con pesebres de marfil, dormía con mantas púrpuras, llevaba adornos con piedras preciosas y tenía a su disposición a 18 sirvientes en un villa con jardines.

7. Marengo: fue el más famoso de los caballos de Napoleón. El emperador francés llegó a poseer 129 caballos. Marengo fue traído de Egipto y fue cabalgado en diversos episodios como la batalla de Austerlitz, la batalla de Jena-Auerstedt, la batalla de Wagram, y la batalla de Waterloo. En esta última batalla fue capturado por el Barón Petre.

7 caballos de ficción:

1. Rocinante: es el caballo de Don Quijote. Cervantes escribió “(…) al fin le vino a llamar Rocinante, nombre a su parecer alto, sonoro y significativo de lo que había sido cuando fue rocín, antes de lo que ahora era, que era antes y primero de todos los rocines del mundo”. En ese momento sólo era piel y huesos, pero Don Quijote lo consideraba “mejor montura que los famosos Babieca del Cid y Bucéfalo de Alejandro Magno”.

2. Sombragrís: es el caballo de Gandalf. Sombragrís es uno de los mearas, que eran de la raza de caballos más veloces, resistentes, longevos e inteligentes del universo ficticio de Tolkien. Los mearas eran de uso exclusivo de los reyes de Rohan, pero el rey Théoden prestó a Sombragrís a Gandalf, y se lo acabó regalando en señal de gratitud por liberarlo del embrujo de Saruman.

3. Silver: es el caballo del personaje ficticio El Llanero Solitario. Este intrépido personaje cabalga para rectificar y resarcir la injusticia galopando hacia el Sol poniente al grito de “¡Hi-yo, Silver, away!”

4. Pegaso: es el caballo de Zeus. Este animal de la mitología griega es un caballo alado que nació de la sangre que cayó de la cabeza de Medusa en el momento en el que Perseo le cortó la babea. El héroe con quien más se lo relaciona es Belerofonte. Éste venció y mató a la Quimera montado en Pegaso.

5. Tornado: es el caballo del personaje ficticio El Zorro. Es de color negro como la vestimenta del personaje que lo monta, y lo acompaña en sus animadas aventuras.

6. Jolly Jumper: es el caballo de Lucky Luke. Este vaquero protagoniza una serie de historietas que parodia y homenajea el género del western. Jolly Jumper sigue a su jinete en sus viajes por el Lejano Oeste. El animal se caracteriza por ser “el caballo más listo del mundo”, llegando incluso a jugar al ajedrez.

7. Ártax: es el caballo de Atreyu, personaje de La historia interminable. Atreyu es un cazador del clan de los “hombres de hierba” o “pieles verdes” a quien la Emperatriz encarga la Gran Búsqueda con el objetivo de salvar la tierra de Fantasía. Ártax muere en el Pantano de la tristeza.