La guerra es un tipo de fenómeno que siempre ha acompañado a la humanidad, el cual consiste esencialmente en un conflicto violento y armado entre dos o más colectivos numerosos (relativos a las circunstancias). Las batallas normalmente transcurren en el contexto de guerras más amplias, en el marco de campañas estratégicas y operaciones militares.

Las acciones bélicas han dejado en la historia terroríficos eventos militares para cuya resolución tuvieron que morir desmesuradas cantidades de personas. Es importante tener en cuenta que no todas las bajas implican víctimas mortales y que las formas y estrategias bélicas han evolucionado a lo largo de la historia, incorporando nuevos métodos y avances técnicos.

A continuación, ofrecemos una breve lista de cinco batallas especialmente sangrientas y determinantes en el transcurso de la historia. Se trata de una mera selección de batallas de detestada importancia. Sin embargo, no es una lista que recoja el orden de todas las batallas según su número de bajas.

 

1. Batalla de Stalingrado

En la batalla de Stalingrado se enfrentaron el ejército Rojo de la Unión Soviética y la Wehrmacht de la Alemania nazi. El contexto no era otro que la Segunda Guerra Mundial y supuso un punto de inflexión en la misma. Muchos entienden que la victoria soviética provocó la detención del progreso militar de los alemanes en la Operación Barbarroja.

La batalla aconteció en la ciudad soviética de Stalingrado, anteriormente llamada Tsaritsyn y actualmente tiene el nombre de Volgogrado, y transcurrió entre el día 23 de agosto del año 1942 y el día 2 de febrero del siguiente año. En el bando alemán además combatieron el tercer y cuarto ejército del Reino de Rumanía, el octavo ejército del Reino de Italia, el segundo ejército del Reino de Hungría y la Legión del Estado Independiente de Croacia.

En el intento de toma de la ciudad los alemanes lograron dominar buena parte de la misma, y la Luftwaffe la dejó en ruinas con sus bombardeos. El 6.º Ejército alemán fue rodeado y destruido. Miles de soldados murieron de hambre y frío durante sus prolongados intentos de romper el cerco, y no tuvieron más opción que rendirse.

Sin incluir las piezas de artillería, los carros de combate y los aviones, se calcula que en el bando alemán murieron y desaparecieron alrededor de 734.000 soldados (incluyendo las bajas por enfermedad y heridas) y fueron capturados 108.000, de los que sólo regresaron 6.000. En el bando soviético murieron y desaparecieron 478.741 soldados y 650.878 fueron bajas por enfermedad o heridas. Además, aproximadamente 40.000 civiles murieron.

 

2. Batalla del Somme

La batalla del Somme comprendió un encarnizado enfrentamiento entre el Imperio alemán, por un lado, y el Reino Unido y Francia, por otro. Esta batalla fue la más sangrienta de la Primera Guerra Mundial pero, a pesar de la masacre sin precedentes, no implicó una modificación sustancial del Frente Occidental y la victoria es indeterminada.

Esta batalla no sólo fue cruenta, sino también larga: transcurrió entre el 1 de julio de 1916 u el 8 de noviembre del mismo año. Su nombre proviene del río Somme en el norte de Francia cerca del cual se desarrolló la batalla. Los países involucrados del bando Aliado trataron de romper las líneas del ejército del Imperio alemán en un extenso frente de 40 kilómetros de longitud.

En este episodio concurrieron dos millones de soldados franceses e ingleses y un millón de soldados alemanes. Murieron o desaparecieron 146.431 militares británicos y franceses, y 164.055 alemanes. Sin embargo, entre las dos facciones suman un total de bajas que se aproxima al millón. La letalidad del nuevo tipo de guerra se manifestó de forma brutal en este episodio. El mismo primer día de la contienda, el 1 de julio, llegaron a morir 19.240 soldados del Reino Unido, con un total de bajas de 57.740.

 

3. Batalla de Leipzig

La batalla de Leipzig ocurrió en el marco de las Guerras napoleónicas y fue el combate más determinante de las mismas. Este enfrentamiento también se conoce como la batalla de las Naciones. La llamada Sexta Coalición logró vencer al imperio francés de Napoleón Bonaparte y éste tuvo que replegarse a Francia.

La fecha del acontecimiento fueron los días del 16 al 19 de octubre del año 1813. La batalla se desarrolló en la ciudad alemana al noreste de Sajonia, Leipzig. La contienda involucró a numerosos aliados en ambos bandos, pero las unidades militares principales fueron la Grande Armée francesa, y en el otro bando los ejércitos del imperio ruso, de Silesia, de Bohemia y el Ejército del Norte.

La batalla dio comienzo con una ofensiva de la Coalición con 78 mil soldados desde el sur y 54 mil desde el norte contra el ejército de Napoleón. Después de esta acción inicial los franceses no podían romper el frente enemigo, lo cual provocó que la lucha se encallase. Después de un día de refriegas, el 18 de octubre las fuerzas de la Coalición perpetraron un contundente asalto que decidió la batalla. Contando entre muertos y heridos, la cifra del bando francés se ronda los 40.000 soldados y la del bando de la Sexta Coalición ronda los 55.000 soldados.

 

4. Batalla de Arausio

Ilustración de Jaromir Hrivnac.

En la batalla de Arausio combatieron Roma contra ejército de pueblos germanos, principalmente cimbrios y teutones. Esta victoria germana sobre las temibles legiones romanas hizo que el enfrentamiento superase como desastre militar romano a la batalla de Cannas contra Aníbal Barca. Los cimbrios estaban comandados por Boiorix y los teutones por Teutobod. Los romanos enviaron a dos ejércitos para interceptar y reducirlos.

La batalla aconteció el 6 de octubre del año 105 a. C. entre Arausio y el río Ródano, cerca de la actual localidad francesa Orange. Los ejércitos romanos estaban bajo el mando de Cneo Malio Máximo y Quinto Servilio Cepión, cada uno. Las cifras son difíciles de determinar y es posible que algunos registros las exagerasen para acentuar el desastre. La cantidad oscila entre 20.000 y 80.000 soldados romanos muertos (es una horquilla muy grande), las bajas germanas se desconocen. La estimación de Tito Livio es de 120.000 muertos entre legionarios, tropas auxiliares y no combatientes. En cualquier caso, Cepión y Malio fueron juzgados en Roma por perder el ejército y perdieron sus honores.

 

5. Batalla de Changping

Este enfrentamiento tuvo lugar en el llamado período de los Reinos combatientes, que culminó con la unificación de China por la dinastía Qin. Esta operación militar fue decisiva para la mencionada unificación. La batalla se desenvolvió entre abril del año 262 a. C. y julio del año 260 a. C. en el noroeste de Gaoping. Los combatientes fueron los estados de Zhao y de Qin, cuyos comandantes fueron Lian Po y Zhao Kuo, y Wang He y Bai Qi, respectivamente. El estado de Qin se hizo con la victoria pero no sin protagonizar una de las batallas más letales de la historia, sobre todo teniendo en cuenta que no contaban con las capacidades bélicas modernas. Las muertes del bando de Qin se aproximan a 150.000 y las del bando de Zhao se acercan a 450.000, aunque es difícil hacer un cálculo completamente fiable.