La divulgación científica consiste en publicar y extender el conocimiento científico con el propósito de hacerlo accesible al público general. Se trata de poner al alcance de la sociedad las hipótesis y las teorías científicas que en su contexto académico implican conocimientos técnicos que aquel que no pertenece a la comunidad científica no tiene por qué manejar.

Carl Sagan. Ilustración de Ricardo Alencastro.

En el siglo XX ha proliferado la divulgación científica y han ganado fuerza conceptos como el de “tercera cultura”, que promueven la comunicación interdisciplinaria. Sin embargo, la intención de difundir el contenido de trabajos científicos no es algo novedoso de la consolidación contemporánea de la divulgación científica como área de trabajo específica. Cabe recordar que la obra de Galileo Diálogos sobre los dos máximos sistemas del mundo tiene la forma de debate dialogado en el que discuten tres personajes. Esto permitía una exposición más amena y didáctica, a la vez que potenciaba el alcance social del libro. Además, Galileo lo escribió en italiano y no en latín, por lo que el carácter divulgativo es algo patente.

Las obras de divulgación científica son capaces de estimular la curiosidad científica, desarrollar la facultad de observación, incrementar la claridad de pensamiento, destruir mitos infundados, propicia el desarrollo cultural y consolida una relación de las personas con la ciencia, entre otros muchos beneficios.

Una lista de trece libros es necesariamente parca respecto al ingente número de obras existentes. Como ocurre en cualquier selección, se han quedado fuera gran cantidad de obras de indudable valor que podrán ser recogidas en futuras entregas.

 

1. Albert Einstein | Sobre la teoría de la relatividad especial y general

En palabras del propio autor, esta obra pretende “dar una idea lo más exacta posible de la teoría de la relatividad, pensando en aquellos que, sin dominar el apartado matemático de la física teórica, tengan interés por la teoría desde el punto de vista científico o filosófico general”.

 

2. Stephen Hawking | Breve historia del tiempo

Este libro es posiblemente el clásico más conocido de la divulgación científica y se convirtió en un bestseller en el momento de su publicación, batiendo récords de ventas. En él se exponen temas de cosmología como el Big bang o los agujeros negros.

 

3. Carl Sagan | Los dragones del Edén

Carl Sagan es el divulgador científico más célebre, el cual se hizo especialmente conocido por la serie documental Cosmos: Un viaje personal. Su labor en la comunicación de la ciencia es considerada de las más carismáticas y con mayor influencia. Este libro ganó el Premio Pulitzer en 1978, y en él mezclan ideas de la genética, la evolución biológica, las neurociencias y la antropología.

 

4. Isaac Asimov | Breve historia de la química

Asimov fue un científico ruso especialmente conocido por su faceta de escritor de obras de ciencia ficción, del cual género es considerado uno de los grandes autores de la historia. Ahora bien, no menos conocida es su labor en la divulgación histórica y científica. En esta obra introduce los conceptos e ideas de la química a lo largo de la historia desde la antigüedad hasta las reacciones nucleares.

 

5. Juan Luis Arsuaga | La especie elegida

Arsuaga es el paleontólogo español más importante y uno de los científicos más notables de su país, además cuenta con un considerable reconocimiento internacional. La especie elegida es su primer libro de divulgación científica, el cual es una síntesis de los conocimientos sobre los orígenes del hombre.

 

6. Bill Bryson | Una breve historia de casi todo

Este libro trata de una forma amena la historia general de la ciencia, teniendo en cuenta la forma en la que el conocimiento ha ido evolucionando, además de exponer curiosidades biográficas de las personalidades más relevantes. En este texto se explican conceptos fundamentales de cosmología, geología, biología o química.

 

7. Lee Smolin | Las dudas de la física en el siglo XXI

Este físico teórico es un estudioso de la cosmología y de la gravedad cuántica. Este científico expone los problemas de la teoría de cuerdas y sopesa el valor de la investigación de este campo. Se trata de un libro fundamental para comprender problemas actuales de la investigación científica.

 

8. Roger Penrose | La nueva mente del emperador

Este libro propone una sugerente y controvertida teoría de la mente. En el desarrollo de su tesis presenta conceptos fundamentales de áreas como la lógica matemática y las ciencias de la computación, la mecánica clásica, la teoría de la relatividad, la mecánica cuántica, la cosmología y teoría de la mente.

 

9. António Damásio | El error de Descartes

En este libro, el médico neurólogo António Damásio examina las bases neurológicas de la mente en lo que respecta a la razón y la emoción. Afirma que no cabe sostener una concepción dualista entre mente y cuerpo o entre racionalidad y emoción.

 

10. Richard Dawkins | Evolución: El mayor espectáculo sobre la Tierra

Este libro de divulgación argumenta y presenta evidencias a favor de la evolución biológica. Además, combate contra la postura creacionista y rebate las supuestas pruebas de razonamientos como el diseño inteligente.

 

11. Steven Pinker | Cómo funciona la mente

Steven Pinker es un psicólogo experimental que defiende el paradigma de investigación de la psicología evolucionista. En esta obra Pinker sintetiza gran cantidad de información de las ciencias cognitivas y presenta problemas complejos con audacia.

 

12. Michio Kaku | Universos paralelos: los universos alternativos de la ciencia y el futuro del cosmos

La capacidad pedagógica de Michio Kaku es especialmente reseñable. Este físico teórico especializado en la teoría de campo de cuerdas es autor de diversos libros de divulgación científica, tarea que ha desempeñado con particular interés. Este libro aborda el tema de los universos paralelos.

 

13. Douglas Hofstadter | Gödel, Escher, Bach: un Eterno y Grácil Bucle

El libro, galardonado con el Premio Pulitzer, representa un bucle autorreferencial que simboliza y relaciona las pinturas de Escher, la música de Bach y el teorema de Gödel. Esta obra introduce al lector a los sistemas lógico-formales y plantea problemáticas filosóficas.