¿Te cuesta conciliar el sueño?, ¿Te despiertas a media noche? ¿Te despiertas muy cansado?

¡Atención! Puede que tengas una alteración del sueño.

El sueño es absolutamente imprescindible para mantener un adecuado equilibrio a nivel físico y psíquico y, así, nuestro despertar y comienzo del día será fructífero y podremos alcanzar cada día los propósitos y metas que nos propongamos.

Para conseguir dormir a pierna suelta y levantarte con ganas de comerte el mundo es importante tener una adecuada higiene del sueño.

¿En qué consiste la higiene del sueño?

La higiene del sueño se basa en paliar o eliminar comportamientos que nos impidan conciliar el sueño o que interfieran en su desarrollo.

¿Te pasas toda la tarde durmiendo la siesta?, o por el contrario, ¿cuántos litros de café te bebes al día?

De ahí que, todas las personas tengamos diferentes hábitos rutinarios, los cuales creemos que son saludables o medianamente adecuados en nuestro día a día.

Existen distintos tratamientos para los diversos tipos de alteraciones del sueño. Sin embargo, queremos señalar que la higiene del sueño puede ayudar a que sea más efectivo ese tratamiento y/o lograr un sueño reparador con tan solo tener buenos hábitos para dormir.

De modo que te sugerimos 10 consejos para mejorar tu higiene del sueño y, de este modo, logres despertarte “más fresco que una lechuga“:

1. Procura acostarte y levantarte siempre a la misma hora. Incluso los fines de semana.

2. Si te cuesta conciliar el sueño por la noche, no duermas durante el día. No te eches la siesta. Y si te la echas que no sea de más de media hora. Además, por la mañana pon un límite de tiempo para permanecer en la cama.

3. Practica algún deporte diariamente, y en especial a primera hora del día. Eso te despejará. Por el contrario, no hagas ejercicio justo antes de acostarte, ya que te activará y no podrás dormir.

4. Evita las comidas copiosas en la noche, pero tampoco te acuestes con hambre. Una infusión, tipo manzanilla, tila, valeriana, o un vaso de leche caliente te ayudará a relajarte antes de dormir.

5. Deja de fumar. Puede que al principio creas que no podrás dormir, pero al suprimir el tabaco, el organismo descansa mejor. Además prevendrás posibles complicaciones como la apnea del sueño.

6. Si te gusta el café o el, tómalo por la mañana y en cantidades limitadas. Rechaza beber alcohol.

7. Mantén tu habitación en condiciones óptimas para conciliar el sueño, sin apenas ruido, a una temperatura ideal, alrededor de los 20º, y sin luz muy exagerada.

8. Realiza diferentes rituales antes de acostarte para relajarte, como por ejemplo, tomar una ducha de agua caliente, cepillarte los dientes, leer algún texto sencillo no muy extenso, escuchar música relajante, rutinas de respiración, entre otras.

9. Ve al wc antes de dormir.

10. Usa prendas cómodas que no te molesten ni aprieten para dormir.

Lo dicho… ¡Buenas noches!

 

 

Bibliografía

Giménez Serrano, S. (2002). Insomnio. Asesoramiento integral. Farmacia Profesional, 66-71.

INFAC. (2013). Manejo del insomnio. Información Farmacoterapeútica de la Comarca. 21 (3).

Pérez- Vázquez, C. (2011). Información para pacientes con Insomnio. Consejos para dormir bien.

Problemas del sueño (s.f.).

6 COMENTARIOS